www.diariocritico.com
Becas ¿para todos?

Becas ¿para todos?

martes 11 de junio de 2013, 16:32h
El Ministerio de José Ignacio Wert ha tomado otra medida que, de momento, no ha llenado las calles de mareas estudiantiles de protesta, pero que lo hará. Nada más, o nada menos, que condicionar la cuantía de las becas a las notas. Es decir, que habrá una parte fija y otra variable, que será más alta o más baja en función de los resultados que consiga cada alumno. El Gobierno sostiene que los mejor parados serán los alumnos con menos rentas y mejores notas, pero los estudiantes, los sindicatos y algunos expertos lo rechazan porque dicen que va a crear incertidumbre. Tienen razón, pero eso es bueno.

    A la Universidad van tres veces más alumnos que a la Formación Profesional, por ejemplo, y a pesar de la considerable subida de las matrículas, los alumnos que llegan al nivel educativo superior, apenas pagan un veinte o veinticinco por ciento de lo que cuestan sus estudios. Además, todos los que se quejan de la selectividad, olvidan que es un examen que supera más del 93 por ciento de los que se presentan. ¿Tan alto es el nivel de los que acceden a la Universidad? Más bien todo lo contrario, cada año baja el listón para que pasen todos los que quieran. Debería ser al revés. Para acudir a una Universidad becada para todos -los que pueden pagarla y los que no- habría que exigir mucho más. Y para seguir en ella y no tardar seis u ocho años en aprobar cuatro cursos, habría que exigir un rendimiento mínimo razonable a todos los que se benefician de los impuestos de todos los españoles.

   Está claro que la educación obligatoria debe ser gratuita para todos, y de verdad. Es decir sin gasto alguno o cuidando y compartiendo materiales, pero eso no significa que algunos se dediquen a vegetar o a cosas mucho peores y lo tengamos que aguantar. Un abandono escolar del 25 por ciento, nos cuesta a todos los ciudadanos una pasta porque lo que "fabricamos" durante esos años es un montón de ciudadanos imposibilitados de aproximarse al mercado laboral o, lo que es lo mismo, gente condenada a la exclusión social.

Debería haber becas para todo aquel que demuestre que tiene capacidad para estudiar y ni uno sólo de éstos debería perderse. Y debería ser mucho más cara la Universidad, al menos para todos aquellos que demuestren que no quieren estudiar, aunque se lo paguemos. Pero también es cierto que las Administraciones educativas deben ser muy cuidadosas para garantizar, en estos tiempos de crisis y de familias para las que la educación es un extra casi inalcanzable, que ni una sola persona que lo merezca se pierda en el camino. Yo no creo que cualquiera tenga que tener acceso a la Universidad. Sólo deben ir los que sean capaces de hacer el esfuerzo que exige una enseñanza superior. Tengan o no tengan recursos. Cualquiera podría jugar al tenis en la calle o en una pista pública, pero a Roland Garros sólo se puede ir si se demuestra que se ha ganado el derecho. Como lo ha demostrado Nadal. Sin esfuerzo, sin sacrificio, sin dejarse la vida en el empeño no se consigue nada. Tampoco en la educación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios