www.diariocritico.com
Brevísima relación de una onda expansiva

Brevísima relación de una onda expansiva

domingo 07 de julio de 2013, 09:15h
El venezolano Maduro susurra las gracias al pajarillo avatar de Chávez encargado de servir como enlace entre el Cielo y la Tierra. No habrá leche para biberones en Caracas, pero la torpeza de los soberbios europeos ha proporcionado una nueva causa al victimismo latinoamericano y dinamita para ese pollo bolivariano aupado al hombro de Nicolás Maduro. Y dos mártires, Morales y Snowden por el precio de uno. Y también un gran alivio para todos; podemos indignarnos con la tranquilidad de saber quienes son los buenos y cuales los malos; no como en Siria, con unos rebeldes al dictador empeñados en usar las armas que les proporcionamos en nombre de la libertad para arrancar el corazón a un gubernamental comiéndolo acto seguido en vivo, latiendo y en directo. O para degollar y decapitar a un humilde fraile cristiano ante las cámaras. Por no hablar de Egipto, donde nos confunde si apoyar o criticar un golpe de estado cuando los indignados lo piden a gritos acampados en una plaza y cuando la democracia legitima un régimen integrista islámico dispuesto a oprimir a la mitad de la población femenina en ambas orillas del Nilo.

El caso del avión presidencial boliviano es un ejemplo de cómo deben ser los conflictos internacionales para tranquilidad de los biempensantes. Poderosos contra débiles. El Occidente imperialista contra la marginada periferia. Y además con un ingrediente añadido. Obsérvese el ímpetu belicoso de Maduro contra España. No tanto contra Francia o Italia, a pesar de que esos países sí negaron el sobrevuelo del Falcon sobre su territorio. Pero el encono antiespañol tiene unas raíces demasiado profundas en Latinoamérica. Y cuando se suma el ingrediente indigenista ya tenemos la letra llorona del tango y el ardor guerrero del indígena caribe. De nuevo el arrogante y malvado español humillando y sometiendo al indiecito bueno. Fray Bartolomé de las Casas y la escenificación perfecta para movilizar a las poblaciones de los países del ALBA distrayendo la atención de los problemas reales.

Quiero creer en la buena intención del embajador español en Viena y en su apetencia por un café con leche y protagonismo a bordo del avión de Morales. Pero el diplomático debería recordar el material de los adoquines del Infierno. Y en el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, alguien debería redactar un manual de instrucciones sobre el manejo de las explosivas relaciones con Latinoamérica, pues con la cercanía pasa con la dinamita y las relaciones familiares; la proximidad multiplica el efecto devastador de la onda expansiva.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios