www.diariocritico.com
Vidas paralelas, casos desiguales

Vidas paralelas, casos desiguales

martes 16 de julio de 2013, 08:58h
Permítanme que, ante todo, le dé las gracias al vicesecretario general del PSOE-A, el ínclito Mario Jiménez, por su interés en facilitarme todos los días algún motivo en el que fundamentar estos artículos. Su verborrea vácua e inane es tal que no hay jornada en la que el número dos de Griñán en el partido no aporte temas sobre los que los comentaristas políticos podamos debatir. La última declaración, lo pueden leer en esta misma página, no tiene desperdicio. Dice el tal Jiménez que no le parece en absoluto tolerable que se pueda hacer "ningún tipo de paralelismo" entre lo que está ocurriendo en el Partido Popular y el caso de los ERE. "No existe ningún paralelismo o equiparación posible" entre el caso Bárcenas que afecta a "toda la cúpula" del PP y el de las irregularidades en expedientes de regulación de empleo ni entre la situación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ingresó en su "cuenta más de 1,5 millones de euros de dinero opaco" y la del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, quien ha cumplido siempre "escrupulosamente con la ley", y el bocazas de Mario Jiménez añade que Griñán siempre ha cumplido "escrupulosamente" con la ley y lo máximo que se está cuestionando, en virtud del último auto de la juez que instruye el caso ERE, Mercedes Alaya, es si las leyes que aprueba el Parlamento "son legales o no". Manda huevos, que diría Trillo. Y éste muchacho tan avispado es el que manda en el socialismo andaluz. ¿Se puede ser más tonto? Desde luego hay que ver la de majaderías que tiene que decir uno para ganarse el sueldo. No, si ahora resulta que la culpa de toda la extensa trama de los EREs falsos la va a tener el ujier que le lleva el vasito de agua a Manolo Gracia, presidente de la Cámara autonómica. Habrase visto tamaña idiotez.

En fin, a lo que iba, que en cierto modo lleva razón Jiménez sobe lo del paralelismo, que lo de Bárcenas y lo de los EREs, los dos casos de corrupción política que traen a los dos partidos más importantes del espectro político español por la vía de la amargura, que no tienen nada que ver con las biografías de Plutarco son unas vías paralelas si nos atenemos sólo a algunos de sus protagonistas. Luis Bárcenas es como Francisco Javier Guerrero, unos chorizos de cuidado, ambos se han aprovechado de la situación para embolsarse unos cuantos millones de euros aprovechando que pasaban por allí y el dinero fluía como el agua. Ambos han pasado por la cárcel y está aun por ver si, al final, acaban condenados. También coinciden ambos asuntos en que los responsables político finales, Mariano Rajoy y Pepe Griñán, respectivamente, parecen haber estado en la inopia durante una década al no enterarse de lo que ocurría en los despachos vecinos. Esos son los únicos paralelismos entre ambos asuntos, bueno, esos y el de la presunta financiación ilegal de los partidos, de todos los partidos, que aquí quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra, que también es como para rasgarse las vestiduras a esta altura de la película.

Por lo demás hay que diferenciar claramente a uno y a otro. En el de los EREs han desaparecido no cuarentaitantos millones de euros, sino al menos trescientos millones (hay quien los cifra en más de mil) que, además no los han pagado ninguna empresa privada para conseguir favores, sino que pertenecen al erario público y que, para más inri, iban destinados a los parados. En principio me parece a mi que la diferencia entre ambos casos es importante por más que uno y otro entren en la presunta ilegalidad. Pero es que hay más. Mientras en Andalucía el Gobierno de la Junta y el PSOE-A han tratado por todos los medios de boicotear y obstaculizar la instrucción de la juez Mercedes Alaya, poniendo incluso recursos a sus autos y destinando la defensa de los altos cargos imputados al erario púbico, da la impresión que en Madrid nadie ha presionado de momento al juez Ruz para condicionar su  investigación.

La pregunta que uno se hace es la de siempre ¿qué intereses particulares de algún director de periódicos se mueven detrás del Caso Bárcenas? ¿por qué medios tan distintos y distantes como El país y El Mundo han hecho causa común con este escándalo? No me digan que es por la independencia y la libertad de expresión que eso o se lo cree a estas alturas ni Pedro Jota. Como dice un amigo que comparte su afición con el diario de Unedisa, no creo en las casualidades y toda esta movida que sacude España tiene ocultos secretos y oscuras intenciones aún no desveladas. La crítica al poder simpre es buena pero no se puede utilizar como palanca para cambiar y modificar los resultados de las urnas. Para eso está la política y los partidos. Quien quiera cambiar al Gobierno, que funde un partido y se presente a las urnas. Lo demás no es sino provocar una especie de golpe de Estado escudándose en la libertad de expresión. Todos deberíamos tenerlo en cuenta y dejar que los jueces, todos los jueces, Ruz y Alaya, en Madrid y en Sevilla, hagan su trabajo. Después llegará el momento de pedir responsabilidades...y dimisiones. 

Lea AndalucíaCrítica>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios