www.diariocritico.com
Alaya ya tiene su 'claqué'

Alaya ya tiene su "claqué"

martes 23 de julio de 2013, 09:50h
Admirada y odiada, ensalzada y vituperada, idolatrada y aborrecida, no cabe duda que la juez Mercedes Alaya se ha ganado un puesto entre los andaluces más famosos de esta segunda década del siglo XXI. Como un auténtico martillo de herejes, lleva minuciosamente la instrucción del Caso de los EREs fraudulentos de la Junta con una persistencia que para sí quisieran muchos políticos que la denigran. Más de tres años de diligencias exahustivas, decenas de miles de folios de instrucción, cerca de un centenar de imputados y lo que te rondaré morena han hecho que esa "muñeca de porcelana", como la calificó alguien, que todos los días acude a su Juzgado número 6 de Sevilla acompañada del troler en el que guarda sus autos, se convierta en el paradigma de la Justicia independiente. Su tenaz lucha contra el todopoderoso poder de la Junta de Andalucía, capaz de acallar bocas y doblegar voluntades en un abrir y cerrar de ojos, la ha colocado en una especie de altar aupada por todos aquellos que han sufrido en sus carnes los repetidos excesos de una Administración acostumbrada a hacer lo que le viene en gana sin necesidad de dar cuentas ante un Parlamento que han controlado casi cuarenta años ininterrumpidos. Pese a las innumerables presiones recibidas tanto del poder político como del judicial, a la larga, su poder se ha visto reforzado por un trabajo titánico que puede tener sus críticas, pero que ha puesto sobre la mesa las miserias y las triquiñuelas de un poder, el político, que maneja a su antojo la delegación de soberanía que le ceden los ciudadanos cada cuatro años.

Un tal Eduardo Maestre, quien se define como un ciudadano "agitador y músico", utilizando las redes sociales y el poder de convocatoria que da internet, ha convocado para el jueves, día 25 de julio, festividad de Santiago Apostol, patrón de España, una concentración de apoyo ante los Juzgados del Prado de San Sebastían, mediante un vídeo colgado en Youtube, en el que afirma que su objetivo es "aplaudir, apoyar u mostrar su respeto" a Alaya, "a la que admiramos cientos de miles de personas" y a la que compara con Agustina de Aragón o el Cid Campeador y con una "reencarnación de la Justicia". Estoy convencido que la convocatoria no le ha tenido que sentar nada bien a la protagonista del homenaje dada su sensibilidad bastante alejada de protagonismos innecesarios. Como también lo estoy de que algún partido político que ustedes y yo conocemos, y que Griñán y Susana controlan, hará lo posible para reventar la convocatoria de la "claqué" alayista. Ya verán.

Personalmente no comparto algunas de las decisiones que ha adoptado en su instrucción la juez Alaya, porque creo que no están lo suficientemente documentadas y pueden provocar, entre otras cosas que algunos de los imputados queden fuera de la causa al haber prescrito sus posibles delitos, pero no cabe duda que tiene todo mi respeto y admiración por la ingente labor que está llevando a cabo en un caso, el de los EREs, tan complicado, enrevesado y difícil en el que cualquier otro magistrado hubiese tirado la toalla hace bastante tiempo. El hecho de que haya imputado a una ex consejera y ex ministra (Magdalena Álvarez), a un ex consejero (Antonio Fernández) y a una veintena de altos cargos en ejercicio de la Junta demuestra claramente que la juez tiene redaños más que suficientes para enfrentarse al mismísmo presidente de la Junta, José Antonio Griñán. De hecho esa huída anticipada anunciada por Griñán y su relevo dictatorial por Susana Díaz no se entendería si no existiese la juez Alaya y su investigación, determinante en lo que puede deparar el futuro a corto y medio plazo en Andalucía.

Resulta curioso comprobar el distinto prisma con el que se ven las cosas. Mientras en Madrid se habla y se debate sobre la comparecencia ante el Congreso de Mariano Rajoy para explicar el Caso Bárcenas y la posible y ridícula moción de censura que podría presentar Rubalcaba, por aquí abajo, al sur del sur, el debate no es ya si Griñán comparecerá o no ante el Parlamento andaluz para hablar sobe los EREs fraudulentos, sino cuanto tiempo tardará la juez Mercedes Alaya en imputarle. Él lo sabe y de ahí sus prisas para buscar un relevo digital personificado en Susana Díaz que le salve los muebles al PSOE. Por lo tanto, la cuestión en Andalucía no gira en torno a un debate más o menos tenso sino a una huída del presidente de la Junta antes de que el presidente sea llamado al Juzgado número 6 de Sevilla. El plazo no es demasiado largo, Son muchos los que creen que será antes del otoño y de ahí que entonen la famosa canción que dice: "Cuando llegue septiembre todo será maravilloso". Ya veremos. 

AndalucíaCrítica>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios