www.diariocritico.com
El Santo Grial de madame Lagarde

El Santo Grial de madame Lagarde

sábado 10 de agosto de 2013, 09:43h
La directora general del Fondo Monetario Internacional cree haber encontrado el Santo Grial para España. Ella, junto a esa especie de Percibal pijo que es el comisario Olli Rehn, los dos bien sujetos a sus sillas, a sus abultados sueldos y a sus numerosas prebendas de superfuncionarios internacionales quieren que nuestro país sea el conejillo de Indias para esa nueva  Europa que quieren crear  sobre la base de que quien menos tenga, más tenga que pagar.

Su fijación con nuestro país viene de lejos. Aprovechan cualquier ocasión para amargarnos la vida con sus ocurrencias sobre la crisis y la mejor forma de salir de ella tras cinco años en los que, tras aplicar sus recetas, tenemos un 27 por ciento de paro, un mercado interior  deprimido y un sistema económico que vuelve a apoyarse en el turismo como palanca de futuro. Sol y caza que decía el por entonces  ministro Solchaga y van a terminar por darle la razón.

Ella y sus diez mil cruzados no se plantean su razón de ser, ni si deben hacerse el harakiri por los desastres que han causado a lo largo y ancho del mundo, ni si sus ajustes de todo tipo deben empezar por ellos mismos. A ella le basta con afirmar una cosa y su contraria mientras contempla desde la lejanía como el caso de corrupción en torno a Bernard Tapie y esos 40 millones de euros de ayudas le rozan pero no la hieren, al menos hasta ahora.Todo l que ha hecho y esta haciendo España le parece poco. Es capaz de afirmar sin ruborizarse que las políticas restrictivas no están dando el resultado que se esperaba en Europa y que convendría relajar los duros ajustes que se están realizando en algunos países para añadir semanas más tarde que el problema en España son los "elevados" salarios que tenemos y que habría que rebajarlos un diez por ciento hasta dejarlos en la base en torno a los quince euros por hora. Una propuesta que el rubicundo Olli se ha apresurado a apoyar entre los aplausos de sus colegas de la Comisión europea, otros adalides del control siempre que no sea sobre ellos y sus privilegios.

A esa bajada de salarios, por supuesto, tienen que acompañarla más impuestos indirectos, que son los que nos gravan a pobres y ricos por igual, menos pensiones, menos Seguridad Social, menos de todo lo que hasta ahora se entendía por estado del bienestar. A cambio de poner en marcha este nuevo paquete de ajustes sus pronósticos nos llevarán a que el paro no bajará del 25 por ciento hasta 2018, que será a partir de ese año en el que nuestro déficit pueda estar en el tres por ciento, y que con mucha suerte y mucha condescendencia por parte de las autoridades económicas y financieras europeas nos darán nuevas prorrogas para que perseveremos en ser más pobres.

Estamos acostumbrados a que las profecías del Fondo Monetario y de la Comisión europea no se cumplan, eso si, sin que ninguno de sus miembros dimita por haber errado y con ese error haber propiciado más problemas y durante más tiempo a millones de ciudadanos. Ellos son así, inmunes al dolor ajeno, escondidos tras las máscaras de los números que elaboran sus acólitos dentro de esa maraña burocrática que es uno de los auténticos cánceres de Europa.

Una Europa en la que tras las declaraciones decepcionantes que salen de las cumbres de los jefes de estado y de gobierno, lo que se esconde es la simple regla de la supervivencia: lo que un país pierde, lo gana otro; y para franceses, alemanes o italianos todo lo que sea colocar en el escenario de la crisis a España para ellos quedarse entre bambalinas a ver los efectos que causan sus medidas económicas, es ganar tiempo, espacio, competitividad a costa nuestra.

Madame Lagarde no inventa nada nuevo. Como una elegante garza levanta el vuelo cuando cree que puede tener problemas y se marcha en busca de nuevos acuíferos en los que picotear hasta dejarlos son reservas. Sirve a los que tiene que servir, que para eso le pagan sin rebajas del diez por ciento.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios