www.diariocritico.com
El gatopardo en San Telmo

El gatopardo en San Telmo

miércoles 25 de septiembre de 2013, 08:10h
Uno puede entender las urgencias que le entraron a Pepe Griñán para abandonar la Presidencia de la Junta sabiendo, como sabía, que la juez Mercedes Alaya preparaba para principios de septiembre un terrorífico auto en el que le señalaba a él y a su antecesor en el cargo, Manuel Chaves, como responsables últimos de la trama de los EREs fraudulentos. Hasta ahí no hay mucho que explicar porque todo está bastante claro y su fuga era más que predecible. Lo que ya no entiendo tanto es que, teniendo como tenía algunos compañeros de partido lo suficientemente preparados como para poder sucederle con las garantías suficientes de eficacia y responsabilidad (veáse el caso del ex consejero Luis Planas) montó el paripé de las pseudoprimarias teledirigidas para dejarle el puesto en bandeja a su ahijada Susana Díaz. Porque, claro, si él se hubiese quedado en la sombra en Sevilla para seguir manejando los hilos de la Junta hubiese sido comprensible que pusiera en San Telmo a una marioneta manejada desde la calle San Vicente, pero su huída a Madrid como senador autonómico y su más que posible futuro relevo en la Secretaria General del PSOE-A, convierten esta maniobra política en innecesaria, arriesgada e incomprensible. Porque es más que evidente que el único valor que arrastra Susana Díaz es que puede ser una buena candidata socialista para las próximas elecciones andaluzas en unos momentos en los que la oposición popular se encuentra bastante despistada. Por lo demás, el "parto de los montes" de su nuevo Gobierno ha sido un más de lo mismo en el que ha faltado pulso, juventud, ideas, renovación y nuevas figuras que aporten el necesario impulso que exige y necesita Andalucía para salir del bucle melancólico, la mediocridad y el atraso en el que se haya sumida.

Y es que el nuevo Ejecutivo que regirá los destinos andaluces hasta el 2016 si es que finalmente Susana decide agotar la Legislatura y que lleva ya más de veinte días gobernando no es sino una especie de gazpacho mal elaborado en el que se mezclan tomates demasiados maduros y rancios como los ex consejeros de Griñán (la propia Susana Díaz, María Jesús Montero, Luciano Alonso y Emilio de Llera) con pimientos amargos como son los ex alcaldes y ex concejales cuestionados o controvertidos (Manuel Jiménez Barrios, Elena Víboras, María Jesús Serrano y Maria José Sanchez Rubio), con un pepino "manido" como el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, cuya extraña e intempestiva huída "por cansancio" de la Autoridad Portuaria de Málaga está aún por explicar (José Sánchez Maldonado) y con el necesario aditivo  de ajos pasados de fecha de los "camaradas" de IULV-CA (Diego Valderas, Elena Cortés y Rafael Rodríguez). Una amalgama intragable regada con aceite de oliva de reparto territorial y vinagre con excesivo sabor a "aparato socialista" a la  que habrá que darle esos cien días de tregua y confianza que se suelen pedir. La primera impresión que se tiene es que Giuseppe Tomasi di Lampedusa ha entrado en San Telmo y ha propagado por todos los rincones del antiguo Palacio de los Montpensier, Universidad de Mareantes y Seminario Diocesano su conocido lema de El Gatopardo, ya saben aquel que dice, "Que todo cambie para que todo siga como está". Y lo primero que dicen que ha hecho Susana ha sido cambiar los muebles del antiguo despacho de Pepe Griñán que les parecían demasiado serios y antiguos. Ya se sabe que Susana es mucho más moderna de Ikea y del minimalismo decorativo. Corren rumores de que está embarazada. De ser verdad, le damos desde aquí la enhorabuena. Sería todo un éxito que adelantara las elecciones andaluzas para celebrarlas con las Europeas y sembrara Andalucía de retratos con la tripita. Seguro que sería un buen reclamo para llevarse un buen puñado de votos.

Mientras tanto, el PP sigue mareando la perdiz y Génova no se decide a señalar un candidato claro para Andalucía. Se habló en principio de Miguel Arias Cañete, que ha quedado descartado por iniciativa propia, se habla ahora de la ministra Fátima Báñez. Si quieren que les sea sinceros yo apuesto más por alguien de aquí como el secretario general del PP-A, José Luis Sanz, la delegada del Gobierno en Andalucía,  Carmen Crespo o el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto. Sería muy difícil que el PP volviera a ganar las elecciones como hizo en 2012, y aunque lo consiguera, parece claro que la suma de PSOE e IULV-CA, volvería a darle el Gobierno a los socialistas. El candidato o candidata, sea al final el que sea, debe tener claro que el día después de los comicios será simplemente el líder de la oposición en el Parlamento andaluz. De ahí que nadie quiera "quemarse" y continúen las quinielas. Claro que convendría que se pusiesen las pilas porque Susana lleva ya varios meses de campaña y tiene a su servicio todos los medios que le da la Presidencia de la Junta, que son muchos y muy poderosos.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios