www.diariocritico.com
Cataluña a la deriva

Cataluña a la deriva

viernes 27 de septiembre de 2013, 16:30h
  Tras el debate "soberanista" celebrado en el Parlamento de Cataluña dos cosas han quedado muy claras: el presidente de la "Generalitat" está más que nunca en manos de ERC y volverá a adelantar las elecciones. Por exigencias del guión pactado con Oriol Junqueras, Artur Mas mantiene la convocatoria de una consulta referendaria a sabiendas de que es ilegal y de que, en consecuencia, no podrá celebrarse. Por eso, curándose en salud, amenaza con otro anticipo electoral; unos comicios que querría plebiscitarios. En esta ocasión iría con un programa electoral que dejaría atrás la calculada ambigüedad del "derecho a decidir" para apostar abiertamente por la independencia a la manera de sus socios de ERC. Es una estrategia que parece inspirada por la desesperación. Parece haber olvidado lo que le pasó la vez anterior cuando de manera temeraria interpretó la manifestación de la "Diada" del 11 de Septiembre en clave plebiscitaria y decidió acabar la legislatura convocando elecciones anticipadas. CiU sufrió la mayor derrota de su historia: perdió doce diputados. A Mas le cercan los problemas.

   Sus socios de Unió, el partido de Durán Lleida, que no están por la independencia, podrían romper la coalición. Las últimas encuestas, indican que Convergencia podría llevarse otro revolcón electoral ya que quien capitalizaría el fervorín independentista sería Esquerra Republicana. Mas se ha metido en un callejón sin salida política honorable. Si no fuera porque ha engañado a mucha gente con una palabra fuera del tiempo, su infortunio no tendría más trascendencia que certificar lo atrevida que puede resultar la mediocridad.

   Nunca estuvo a la altura de Jordi Pujol y cuando ha querido reeditar el discurso de Lluis Companys se ha confundido de época. Nuestro tiempo es el de la Unión Europea, no el de la creación de nuevas fronteras. A la deslealtad inicial hacia el Estado del que como presidente de la "Generalitat" es el primer representante en Cataluña  ha sumado un discurso -"España nos roba"- peligrosamente dañino para la convivencia entre catalanes partidarios de la secesión y catalanes que quieren seguir siendo españoles. Más allá de la dimisión, a Mas le quedan pocas opciones. Lástima que no haya reflexionado acerca de lo pronto que los vascos se olvidaron de Ibarretxe. Nos habría evitado unos cuantos problemas y Cataluña habría tenido un gobierno ocupado en resolver los problemas reales que angustian a la gente: el paro, la liquidación de empresas, los recortes salariales, el cierre de ambulatorios o las listas de espera en los hospitales. Claro que quizá sea mucho pedir que los políticos piensen en los ciudadanos (ahora van a lo suyo a mantener el poder o a conseguirlo) y no nos creen más problemas de los que están en condiciones de resolver.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios