www.diariocritico.com
Esta educación que padecemos

Esta educación que padecemos

jueves 17 de octubre de 2013, 16:33h
Tenemos la LOMCE recién estrenada, aunque hasta septiembre no empezará a entrar en vigor y un año o dos después tal vez ya no lo esté y volvamos a empezar este despropósito educativo en el que vivimos donde unos quieren, sin consenso alguno, cambiar la legislación que nos ha llevado al fracaso escolar más alto de Europa y otros mantener, sin cambios, lo que ha sido y es un lastre para el futuro de millones de jóvenes y para todo el país. Y en algunos sitios, como en Baleares, hay una marea, que se opone a que los estudiantes de esa comunidad, que vive por y para el turismo, aprendan en inglés, además de en castellano y en balear o catalán. Así nos va.

Luego, andamos peleados con la subida de las tasas universitarias que, tal vez vayan a impedir que algunos puedan llegar a ella, pero que no van a hacer que todos los que no valen para la Universidad o que no pegan un palo al agua en todo el curso, salgan de esas aulas. Valoren un dato interesante que no he visto reflejado estos días cuando se han dado los datos del Informe PISA sobre adultos que nos ponía en comprensión lectora y en matemáticas -como en los niveles educativos- a la cola de Europa. El dato es que los adultos de otros países que han estudiado Formación Profesional obtienen mejores resultados que los adultos españoles que han pasado por la Universidad. Así nos va. 

Aquí tenemos una Formación Profesional tres veces inferior en alumnado a la Universidad, pero no verán ustedes ninguna protesta pidiendo más dinero, más becas o más medios para la FP. Todos queremos que nuestros hijos -si no forman parte de ese 30 por ciento que no obtiene ningún título y mínimo aprovechamiento- lleguen a la Universidad aunque salgan de allí para irse al paro o al extranjero. Alguien ha dicho que son muchos los pasan por la Universidad sin que la Universidad entre en ellos. Podemos seguir hablando de la falacia de que todos deben ir a la Universidad. A la Universidad tienen que ir los mejores, tengan o no medios, y debe ser un lugar de exigencia y de rigor. Otro ejemplo: muchos másteres -hay ¡2.800! diferentes en las Universidades españolas- se han puesto en marcha antes, incluso, de que comenzaran sus grados -¡2.700!-. 

Pero, ¿saben ustedes dónde va a fracasar la reforma Wert y, posiblemente, todas las que vengan? En el profesorado. Si no cuentan con los profesores, si no se plantea un consenso para elevar el nivel de acceso y en la permanencia en la enseñanza, si no establecen incentivos para una verdadera carrera docente, si no logran el compromiso de los profesores, ninguna reforma educativa prosperará. Sólo los profesores pueden hacer una verdadera revolución educativa. Pero con los profesores -los tenemos muy buenos, pero también malos y muy malos- sucede lo mismo que con los alumnos: se trata igual a los buenos que a los malos. Tanto profesor maltratado, olvidado, no escuchado, desmoralizado no es el mejor aval para ninguna reforma.

[email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios