www.diariocritico.com
Morsi, en la cárcel

Morsi, en la cárcel

miércoles 06 de noviembre de 2013, 18:31h
El juicio contra el ex presidente egipcio Mohamed Morsi se reanudará el próximo 8 de enero. El tribunal gana un tiempo que todos van a intentar aprovechar en su beneficio, sobre todo el Gobierno interino de los militares que puede ir controlando aún más la situación. 

Es muy complicada la situación porque también los islamistas tienen más tiempo para intentar desestabilizar al Ejecutivo y provocar brotes de violencia que coloquen al país en una situación aparente de caos. Hay muchos intereses cruzados en juego dentro de Egipto, en la región y en la escena internacional. El apoyo de Estados Unidos en una fecha tan señalada como la que ha elegido el secretario de Estado, John Kerry, es crucial para definir la voluntad de Washington de apoyo a su aliado en el mundo árabe frente a quienes pretenden utilizar los argumentos de la democracia y de la libertad para alcanzar el poder y ejercerlo en beneficio de sus propios intereses. Es cierto que en Egipto se produjo un golpe de estado militar que derrocó a un presidente democráticamente elegido. Pero también es cierto que ese presidente y su organización, los Hermanos Musulmanes, había gobernado durante meses con el único objetivo de crear un centro de poder para sí mismo, con mayores atribuciones que las que tenía el dictador depuesto, Hosni Mubarak

Y lo que es incontestable son los 20 millones de firmas que había recogido la oposición a Morsi para exigir su salida del poder que estaba manipulando en contra de los derechos de las mujeres y de muchos colectivos egipcios, entre ellos, los 8 millones de cristiano coptos. Además, no se puede olvidar el desastre económico de su gestión, el incremento del paro, el desabastecimiento de luz y gasolina y la inseguridad en las calles. 

La gran mayoría de los egipcios acogió la decisión del general Al Sisi como un golpe de estado democrático que se empañó por la durísima e inadmisible represión contra los dos campamentos islamistas que provocó la muerte de un millar de personas.  Lo que está claro, después de todos los acontecimientos, es que los Hermanos Musulmanes no son demócratas, utilizaron la democracia para imponer su dictadura islamista, y que el régimen militar debe posibilitar una Constitución de todos y para todos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios