www.diariocritico.com
Filipinos españoles

Filipinos españoles

miércoles 13 de noviembre de 2013, 08:07h
Alguna vez nos han explicado el porqué los tifones y los huracanes reciben nombre de mujer. Ni me acuerdo, ni quiero, porque el nombre de Yolanda seguro que tiene connotaciones positivas para millones de personas aunque en estos momentos estremece escuchar su nombre.  Miles de personas han perecido por el azote de la naturaleza en el centro de Filipinas. De repente, las imágenes de la película, real como la tragedia misma del tsunami de 2004 en el sudeste asiático, "Lo imposible", inundaron las pantallas de todas las televisiones.

Esta nueva catástrofe natural se ceba con una región que hace poco tiempo sufrió un terremoto. El sufrimiento, la desesperación, el dolor, la impotencia y el pánico de miles de personas ha conmocionado al mundo entero que presta rápidamente su ayuda humanitaria para paliar los enormes daños que sufren unos ciudadanos filipinos que si nos fijamos en sus apellidos son descendientes de españoles.  Pero no son esos lazos históricos y familiares los que nos deben concienciar de la magnitud de la tragedia; la cuestión estriba en sus condiciones de vida previas al tifón, en la precariedad de sus viviendas y  en que no se produjo evacuación para evitar la elevada pérdida de vidas humanas. 

Y no hace falta recordar los apellidos españoles de los muertos porque hace escasas semanas otra catástrofe humanitaria se produjo en las aguas cercanas a la isla italiana de Lampedusa. La miseria y la desesperación, con el engaño infame de las mafias, conducen cada día  a miles de personas a una aventura suicida en el Mediterráneo. Son casos diferentes con un resultado común: muerte y desolación, quiebra del ser humano y vergüenza para quienes podemos y debemos ayudarles y no lo hacemos con la intensidad que se necesita.

Por eso, la lejanía de Filipinas no puede justificar que ignoremos la catástrofe, la penuria extrema de miles de personas, sobre todo de los niños expuestos a los indeseables sin escrúpulos, porque, además de su condición humana, llevan apellidos españoles. Pero lo mismo debemos hacer en África, invertir y promover el desarrollo político, económico, social y cultural de esos pueblos para que sus vidas no naufraguen con un tifón o en el Mediterráneo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios