www.diariocritico.com
Un final a la huelga de limpieza que deja una factura de más de un millón de euros para los madrileños

Un final a la huelga de limpieza que deja una factura de más de un millón de euros para los madrileños

> Ana Botella presume de gestión e incluso pide una ley de huelga más restrictiva
> La regente de la capital asegura que "la estrategia de intimidación no repercutirá en los bolsillos de los madrileños"

lunes 18 de noviembre de 2013, 07:36h
Los trabajadores de limpieza de Madrid tienen claro que este fin de huelga se ha producido por una pequeña victoria frente a Ayuntamiento y empresas concesionarias, que le ha permitido conservar sus puestos de trabajo pese al ERTE y otras rebajas. Pero nadie acepta la derrota. Menos aún la gran cuestionada por todos, la alcaldesa Ana Botella. La del PP ve necesario abordar con determinación la redacción de una ley de huelga, que ponga freno a los perjuicios que sufren los ciudadanos" y cree que no se puede dar "el incumplimiento sistemático de los servicios mínimos que afectan a servicios públicos esenciales".

- Los trabajadores de la limpieza en Madrid consiguen tumbar el ERE y salvar 1.134 empleos en el último minuto
Los empleados de los servicios de limpieza viaria y jardinería de Madrid volvieron esta medianoche a trabajar en las calles de la capital, después de que a lo largo de la tarde de ayer las distintas asambleas de trabajadores refrendaran el acuerdo alcanzado de madrugada por las empresas concesionarias y los sindicatos que ponía fin a una huelga que se ha prolongado durante 13 días. Finalmente, no se ejecutará ninguno de los 1.134 despidos contemplados en el ERE que pretendían poner en marcha las empresas FCC, OHL y Sacyr.

Sin embargo, toda la plantilla se someterá a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo de 45 días al año y a una congelación salarial hasta 2017. Además, los trabajadores que lo deseen podrán acogerse a bajas incentivadas con 28 y 29 días por año trabajado o excedencias de cinco o 10 años con indemnizaciones que serán del 50% y del 75% del salario bruto anual, respectivamente.

Se estima que los costes de la huelga serían unos 500.000 euros sólo en daños al mobiliario urbano, 454.500 en desperfectos de vehículos, instalaciones y material de las concesionarias, el coste de pagar ahora casi 9.000 horas extras de agentes de la Policía municipal y el trabajo de unas 200 personas contratadas por Tragsa de manera temporal, según recoge el diario 'El Mundo'.

El acuerdo se alcanzó después de que en la medianoche del viernes el Ayuntamiento contratara a trabajadores de la empresa pública Tragsa para retirar de las calles la basura acumulada por el incumplimiento de los servicios mínimos durante la huelga. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se felicitó ayer de que el conflicto haya finalizado sin ningún despido, éxito que atribuyó "a la flexibilidad de la reforma laboral" aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy. "Quisieron llevar al límite a Madrid y no lo han conseguido", afirmó en rueda de prensa. Además reclamó una reforma de la ley de huelga para evitar que en el futuro otros conflictos laborales como este perjudiquen servicios públicos esenciales.

El Ayuntamiento de Madrid calcula que el coste de la huelga supera el medio millón de euros, a los que habría que sumar el coste del dispositivo especial de policía para vigilar los servicios mínimos. Ana Botella aseguró ayer que ni un solo euro de ese dinero recaerá en los bolsillos de los ciudadanos sino que los pagarán las empresas concesionarias.


Botella: "Las conductas chantajistas hacen aún más necesario aprobar una ley de huelga"

   La alcaldesa afirma ver necesario abordar con determinación la redacción de una ley de huelga, que ponga freno a los perjuicios que sufren los ciudadanos" y cree que no se puede dar "el incumplimiento sistemático de los servicios mínimos que afectan a servicios públicos esenciales".

   Así lo ha expresado Ana Botella en el Ayuntamiento: "No es posible que la convivencia ciudadana, ante un derecho constitucional como es el de la huelga, se pueda ver alterada hasta límites intolerables", ha declarado Ana Botella, al tiempo en que ha insistido en que "es necesario, por tanto, abordar las normas que regulan el derecho de huelga, insuficientes" y que, a su juicio, "están basadas en un real decreto del año 77, anterior a la Constitución".

   En este sentido, ha hecho hincapié en que se trata de un modelo "obsoleto" frente a una "reivindicación histórica de la sociedad española". Así, ha añadido que los ciudadanos de la capital "no pueden volver a ser los rehenes de los protagonistas de un conflicto que hoy ha finalizado", ha declarado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios