www.diariocritico.com
Lista de agravios

Lista de agravios

miércoles 11 de diciembre de 2013, 17:29h
Me había prometido a mi mismo no escribir sobre esto. No servir de altavoz a aquellos que practican el aldeanismo más carpetovetónico, defensores de su cantón por encima del bien común.

No quiso mi pluma escribir contra esa paletada, tan paradójicamente hispánica, de organizar un simposio titulado "España contra Cataluña". Ni mencionar al susodicho organizador para no agrandar su oquedad en la cabeza tapada por una inmensa boina.

Pero Jaume Sobrequès, director del Centro de Historia Contemporánea dependiente del Departamento de Presidencia, y organizador del (des)encuentro "España contra Cataluña", le ha dado una vuelta de tuerca más a la estupidez.

Ha anunciado que están elaborando un informe sobre los agravios de España a Cataluña desde 1714 que sorprenderán a más de uno. Una especie de lista que hará llorar a aquellos que se sienten presos de una España que les oprime.

Que un centro de Historia tenga que depender de Presidencia es, cuando menos, sospechoso. El afán por hacer el ridículo es tan grande en nuestro país que, créanme, no hay día que no me sorprendan los catetos.

Es lo que Unamuno -quien empezó siendo nacionalista, pero que se curó viajando-, llamaba aldeanismo. Efectivamente, los españoles practicamos el aldeanismo a la primera de cambio, ya sea criticando al pueblo de al lado, ya sea trayendo a colación derechos históricos que nos sacamos de una canción medieval.

Porque si de agravios tuviéramos que hacer listas, ni les cuento las que tendría que poner encima de la mesa Castilla, o simplemente mi pueblo, que es Madrid, abandonado a su suerte, principal donante de tributos al Estado. Lo más sorprendente es que Sobrequès dice que "ya llevamos sesenta folios redactados". No muchos tienen que ser los agravios para tan poca literatura desde 1714.

El nacionalismo cuaja en aquellos lugares donde se produce un mayor crecimiento económico en el XIX, amparados por la existencia de hierro y emprendimiento (País Vasco) o excedentes de la agricultura algodonera, textil y comercio (Cataluña), junto con un Estado que se volcó en proteger estos productos del exterior (1870) y de incentivar las inversiones en ambas zonas.

Así, suele el nacionalismo justificarse por razones fiscales y, por lo tanto, suele ser protagonizado por los más conservadores, la derecha, deseosos de pagar menos (CiU, PNV). Ocurre en todos los lados.

A veces le acompaña la izquierda que participa en la mitología popular de elevar precisamente los mitos a categoría histórica. Y, como los mitos son difícilmente discutibles por su propia irracionalidad, la izquierda más moderada acaba cayendo en la trampa intelectual.

No le basta al señor Sobrequès que el hispanista John H.Elliott le haya mandado literalmente a tomar vientos. No le basta que precisamente el señor Elliott le haya dicho que es un disparate. No le basta con el hecho de que las principales críticas provengan de las personas más cultas, especialistas, de Cataluña.No le basta. Porque la boina calada no le deja ver. Ni oír. Sólo hablar para decir disparates. Prometo no escribir más sobre él.  

@AntonioMiguelC
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios