www.diariocritico.com
Aliado americano

Aliado americano

miércoles 15 de enero de 2014, 07:42h
España ha vivido durante muchos años bajo la influencia de la gran superpotencia norteamericana, lo que ha supuesto efectos positivos y otros negativos. El apoyo que recibió la dictadura de Franco por parte de Washington a cambio, entre otras razones, de unas magníficas y operativas bases militares en suelo español condicionó la opinión de la España de los vencidos. Históricamente, este reproche a los políticos norteamericanos es totalmente fundado y lógico, además de coincidente con otras actuaciones similares o peores en países de América Latina, por ejemplo, donde el caso chileno es aterrador. La transición democrática en España abrió muchas puertas a base de esfuerzo por demostrar la calidad de la nueva democracia española y por ser un aliado fiel en la OTAN.

Una vez normalizadas las relaciones tras el acuerdo de utilización conjunta de algunas de las bases en territorio español, las relaciones políticas se engarzaban con los intereses económicos, empresariales y comerciales. Y destacaría un aspecto que resulta muy clarificador cuando se hablaba de un notable antiamericanismo en la sociedad española: vestimos ropa americana, comemos hamburguesas, vemos el cine de Hollywood, escuchamos su música, hacemos turismo en Nueva York y miles de jóvenes españoles estudian en Estados Unidos. Podemos hablar de cambio  generacional que aparca los malos tragos de la memoria y apuesta por una realidad arrolladora en la forma de vida que tiene actualmente su culminación con las nuevas tecnologías de la comunicación procedentes de Estados Unidos, que han transformado el mundo.

España tiene el eje de su política exterior entre dos aguas, según el partido que esté en el gobierno más Europa o más Estados Unidos. Ahora con Mariano Rajoy, tras la experiencia sufrida por el egoísmo alemán y francés con la crisis, volvemos a poner la proa rumbo al otro lado del Atlántico con la confianza de que no se atraviese otra guerra como la de Irak. La visita a la Casa Blanca pretende ser un espaldarazo a las reformas y a la salida de la crisis. Hay mucho más en juego. Toda la estrategia de la política exterior del Reino de España, que debería ser consensuada para evitar bandazos.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios