www.diariocritico.com
Tiburones en río revuelto

Tiburones en río revuelto

miércoles 29 de enero de 2014, 18:50h
Hace unos días asistí al acto anual de la entrega de los premios que la Asociación de la Prensa de Sevilla concede con motivo de la festividad de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas. Este año, el quinto de la ya larga crisis que azota a la profesión y la está dejando para el arrastre, los homenajeados han sido, entre otros los trabajadores de El Correo de Andalucía, el periódico decano de la prensa sevillana que ha estado a pique de un repique de echar el cierre por defunción gracias a la desastrosa gestión de sus últimos dueños mas preocupados por hacerse autopropaganda y relanzar su imagen y sus negocios que por defender la libertad de prensa y el derecho a la información. Hasta ahí, nada que objetar. Los periodistas de El Correo, profesionales donde los haya, han mantenido una dura batalla durante muchos meses, trabajando sin cobrar y resistiendo los embates de la crisis, en lucha por su empleo y por la supervivencia de un periódico que, desde que era propiedad de la Iglesia, ha sido clave en la historia de la capital de Andalucía en los últimos cien años. Ahora, ha sido un empresario onubense proveniente del sector de los seguros, Antonio Morera Vallejo, quien se ha hecho cargo de la deuda millonaria del periódico y pretende relanzarlo. Nada que objetar y "chapeau" para un personaje polémico que sabe que este negocio de la comunicación conlleva unos riesgos que a nadie se le ocultan.

Y es que en esta època de rios revueltos son muchos los empresarios desaprensivos, los tiburones de las finanzas, que han visto claro que la posibilidad de adquirir a bajo precio un medio de comunicación (todo a un euro) podría ser la solución para presionar a las administraciones públicas a apoyar algunas de sus inversiones que tenían en contra a diversos sectores de la sociedad. Es lo que le ocurrió al anterior propietario de El Correo, el empresario extremeño Alfonso Gallardo quien pretendió utilizarlo para conseguir vía libre de la Junta al oleoducto que quería unir el puerto de Huelva con su refinería en Badajoz. Para ello en 2007 le compró al Grupo Prisa editor del El País, sus periódicos en Andalucía, a saber, el diario Jaén y El Correo de Andalucía que, junto al Odiel de Huelva, le convirtieron en el tercer grupo mediático de la comunidad tras Vocento y el Grupo Joly. Al frente del consejo de El Correo, Gallardo colocó al ex presidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla. Su apuesta mediática no le sirvió, sin embargo para lograr sus pretensiones empresariales y, tras acumular pérdidas, decidió desembarazarse de sus periódicos en 2012, dejando de pagar las nóminas de los empleados de El Correo y fichando a un conocido "broker" extremeño procedente de Vocento y especialista en "liquidar" empresas en crisis, para que buscara un comprador del periódico sevillano. Al final ha sido Morera Vallejo quien ha asumido de deuda y ha comprado el rotativo salvándolo momentáneamente del cierre.

La pregunta ahora es si al nuevo dueño de El Correo el mueven sólo intereses altruistas o si, como su antecesor, busca con su compra utilizarlo en su propio beneficio que, según algunas fuentes, no sería otro que el conseguir el reconocimiento de una sociedad, la sevillana, que pese a los éxitos empresariales del Grupo Morena&Vallejo, aún no ha concedido a su creador por más medallas que le haya concedido la Junta de Andalucía al empresario de Chucena. Ojalá y me equivoque, pero me da la impresión que todos los dueños que ha tenido El Correo desde que dejó de pertenecer al Arzobispado, han ido buscando más o menos lo mismo. Habrá que esperar si el nuevo dueño del rotativo puede aguantar las pérdidas acumuladas que arrastran todos los medios de comunicación o considera que su mantenimiento en pro del lavado de imagen requiere un excesivo precio que no le compensa pagarlo.

Es para lo que han quedado la gran mayoría de los medios de comunicación en el río revuelto de la crisis. Lo que menos importa es estas alturas, diga lo que diga tanto el presidente de la APS, como la presidenta de la Junta de Andalucía, es la defensa de la libertad de información y la democracia. Para la presidenta de la Junta, Susana Díaz, "los profesionales de El Correo supieron que estaban defendido su dignidad y ellos y un empresario con coraje han hecho posible que este periódico siga cada mañana en los quioscos". Díaz se refirió a los periodistas como a "obreros intelectuales de incalculable valor social", incidiendo en que "la libertad y el compromiso con la veracidad no son condiciones ocasionales sino que deben acompañar siempre el ejercicio de la política y el periodismo". "Periodismo y democracia avanzarán juntas o caerán juntas", destacó..Palabras y solo palabras. Muy bonitas, eso sí. Como las que todos los días utilizamos los periodistas en los medios escritos, en las radios, en las teles o en internet. Aquí, los tiburones van a lo suyo y los profesionales de la información les importamos un carajo. Al tiempo  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios