www.diariocritico.com

El PSOE no consigue romper la disciplina de voto del PP, pese a las críticas internas a la reforma del aborto

> 151 votos a favor de solicitar la retirada del anteproyecto; 183 votos en contra y 6 abstenciones
> De los 350 diputados acudieron a la votación sólo 340

martes 11 de febrero de 2014, 21:32h
La manifiesta postura de la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, crítica con la reforma del aborto, ya auguraba lo que ocurriría horas después. Gallardón ha conseguido pasar la primera prueba de fuego de su anteproyecto, argumentando precisamente esto, que se trata de un anteproyecto de ley que aún no ha comenzado su trámite parlamentario y, por tanto, aún es susceptible de debate y modificación. El PSOE que pretendía romper la disciplina de voto en las filas 'populares' se ha llevado un rotundo batacazo, como ya sucediera en la votación de la guerra de Irak donde también propusieron el método de voto secreto por papeleta en urna. El resultado final a la propuesta del PSOE de retirar todo el anteproyecto de ley ha sido: 151 votos a favor, 183 votos en contra y 6 abstenciones, con un total de 340 diputados presentes. Es decir, han votado prácticamente en bloque todos los diputados presentes del PP, sin que ninguno votara a favor de la propuesta, ya que de los 185 que tiene el grupo parlamentario, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su jefe de Gabinete, Jorge Moragas, se encontraban en Turquía.
El PP ha superado la votación secreta que el PSOE ha planteado en el Congreso pidiendo la retirada de la reforma de la ley de aborto, pero sus votos no suman los diputados del Grupo Popular presentes en el hemiciclo, lo que podría dar a entender que ha sufrido alguna abstención.

Al final, 183 diputados han votado contra la petición del PSOE de retirar la reforma, más seis abstenciones. De antemano se sabía que el diputado de Foro Asturias, Enrique Álvarez Sostres, se iba a abstener, mientras que desde Unió aseguran que sus seis diputados votaron en contra, al igual que el de UPN, Carlos Salvador.

Descontando eso, los votos del PP contra la retirada del anteproyecto serían 176, pero en el hemiciclo había 179 diputados 'populares', con los ministros presentes, incluyendo Alberto Ruiz Gallardón, que se incorporó tarde a la votación. Ello indica que algunos de sus diputados podrían haber derivado en la abstención, al igual que algunos parlamentarios de Convergencia (CDC), que disponían de libertad de voto.

Los partidarios de retirar el anteproyecto sumaron 151 papeletas atribuidas a PSOE, Izquierda Plural, UPyD, PNV, Amaiur, Esquerra, BNG, CC-NC y Compromís.

En total se emitieron 340 votos, los mismos que participaron presencialmente en una votación anterior, donde el PP llegó a sumar 179 votos, incluyendo dos no presenciales que no participan en la votación secreta, y a los que hay que sumar otro que se equivocó. Total, 178 presentes, antes de que llegara Gallardón.

En cualquier caso, algo más del 52 por ciento de la Cámara Baja se ha manifestado a favor de que el actual anteproyecto de ley de Protección del Concebido y de la Mujer embarazada continúe en periodo de consultas para que, tal y como han confirmado desde el PP en alguna ocasión, la normativa llegue al Congreso de los Diputados e inicie su tramitación parlamentaria a la entrada del verano, es decir, tras las elecciones europeas de este próximo mes de mayo.


Postura del PP

El PP ha ofrecido diálogo y consenso a los grupos de la mayoría de la oposición en el Congreso de los Diputados, durante el debate de una proposición no de ley del PSOE que pedía la retirada del anteproyecto que lidera el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Mientras, desde la oposición han tachado de "retrógrada" e "innecesaria" la nueva regulación planteada por el Gobierno.

   Al debate han acudido como invitadas representantes de distintas asociaciones de mujeres, mientras que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, han sido los únicos miembros del gabinete ministerial presentes en el mismo. Al final se ha incorporado Miguel Arias Cañete y, ya para la votación, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. El autor del anteproyecto, Alberto Ruiz-Gallardón, no acudió al Pleno.

   La portavoz adjunta del PP en el Congreso, Marta Torrado, ha defendido su voto en contra de la proposición no de ley del PSOE en que el anteproyecto de ley es susceptible de debate y mejora, puesto que aún está en fase de consultas. "Estamos dispuestos al diálogo y a llegar al consenso", ha ofrecido a la oposición.

   "Con su solicitud de retirada del anteproyecto no querrán que no se debata una iniciativa del Gobierno, ¿verdad?", ha preguntado al PSOE, al mismo tiempo que ha criticado que la exministra de Igualdad responsable de la vigente reforma, Bibiana Aído, compareciera en su momento en el Congreso para defender la normativa cuando ésta ya había sido aprobada.

   En referencia a que el PSOE habla en nombre de las mujeres, Torrado ha dicho que en el PP hay mujeres que "no son menos modernas" que las socialistas porque piensen diferente de ellas, para acusarles de seguir un "feminismo rancio".

   Igualmente, ha dicho que va a velar por los intereses de las menores a las que en la actualidad sí hay que darles un consentimiento paterno para que puedan asistir a una excursión del colegio y no para abortar.


UNA LEY "INNECESARIA"

   La 'número dos' del PSOE, Elena Valenciano, ha pedido a los diputados del PP que se pregunten si la ley garantiza la libertad, si será eficaz para el fin que persigue, si mejorará la igualdad entre las personas, si dará más seguridad a las mujeres o si es una ley realmente necesaria.

   "Contesten a cada una de estas preguntas y verán como la respuesta a todas es no. Esta ley no aumentará sino que cercenará la libertad de las mujeres porque ellas no van a ser las que decidan", ha subrayado Valenciano, para vaticinar que con esta ley España pasará a formar parte de los escasos países europeos que limitan la libertad de las mujeres en la materia.

   A su vez, sostiene que esta ley no será eficaz puesto que las normativas que restringen el derecho a la libre maternidad no hacen descender el número de abortos, sino que aumentan las prácticas inseguras.

   "El camino que deberá seguir una mujer que desee interrumpir su embarazo será un auténtico calvario, una dramática carrera de obstáculos que, además, alargará el momento de interrumpir el embarazo, aumentando las semanas de gestación y, por lo tanto, los riesgos para la salud", ha subrayado Valenciano, para finalmente apelar a las diputadas del PP "para que no voten como diputadas lo que no votarían como mujeres".

APOYO AL PSOE

   La portavoz de Igualdad de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Ascensión De las Heras, se ha sumado a la propuesta del PSOE ante el rechazo de la sociedad española y de expertos ante este anteproyecto de ley que, a su juicio, "huele a Derecho Canónico y a incienso". "Hoy lo que está en juego aquí es la libertad de las mujeres del país, a las que se quiere recortar sus derechos fundamentales, decidir sobre su cuerpo y su propia sexualidad", ha destacado.

   Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, argumenta su voto a favor de la proposición no de ley del PSOE porque no va a mejorar la seguridad jurídica de la mujer, ni tampoco su libertad. "Trata a las mujeres como sujetos menores de edad y que deben ser tuteladas por terceros expertos. Incluso si la mujer no respeta lo que la legislación establece ni siquiera se le considera responsable", ha asegurado, al mismo tiempo que ha criticado que se vote en urna de forma secreta porque los ciudadanos tienen derecho a saber qué se vota.

   Desde el PNV, Joseba Agirretxea ha anunciado que comparte la petición de los socialistas de retirar el anteproyecto de ley de Alberto Ruiz-Gallardón porque considera que no es una reforma "necesaria". "El PNV siempre va a considerar el aborto como un fracaso pero, ante la realidad de que se producen interrupciones del embarazo, éstas deben darse con seguridad médica y jurídica", ha afirmado.

    Mientras, Teresa Jordà, de ERC, ha explicado que respalda esta iniciativa socialista porque no quiere que nadie decida por ella, "ni Rouco, ni Gallardón". "Me avergüenza que en el siglo XXI alguien obligue a tener un hijo no deseado. Ustedes sí deberían ir a la cárcel a tener hijos no deseados. La Santa Inquisición como ya no puede quemar a las mujeres que quieren abortar las pretende meter en la cárcel", ha remachado.

   Desde el BNG, Olaia Fernández Davila, ha subrayado que apoya al PSOE en esta iniciativa ante una ley "opresiva y represiva" en la que una minoría impone sus creencias y donde el gobierno pretende laminar los derechos de las mujeres y los garantiza.

   Onintza Enbeitia, de Amaiur, ha criticado por su parte la reforma del Aborto que lleva décadas hacia atrás y que acabará posibilitando que un violador salga antes de la cárcel que un médico que ayudará a una mujer que ha interrumpido de forma voluntaria su embarazo. "En mi coño y en mi moño mando yo", ha sentenciado.

EL CASO DE CIU

   En el caso de CiU, los diputados de Convergencia tienen libertad de voto en cuestiones de conciencia como la interrupción voluntaria del embarazo. La portavoz de los seis diputados de Uniò, Monsterrat Surroca, ha adelantado que desde un "planteamiento de coherencia y rigor" no van a apoyar la proposición no de ley del PSOE porque no se oponen a la tramitación de un proyecto de ley, al tratarse de una norma que actualmente no ha entrado en tramitación parlamentaria y que se encuentra en fase de consultas y puede ser modificada.

   "Hay que respetar la voluntad de un Gobierno de presentar las iniciativas que quiera", ha subrayado, a la vez que alega que Uniò no ha tomado una decisión sobre el fondo de la reforma porque no se conoce el texto que "aún no existe" y su voto de hoy no define su voto ante una previsible reforma de la ley del aborto. "En una cuestión sensible como ésta, tanto el PP como el PSOE hagan política partidista para desviar la atención sobre determinados temas que pesan ante las próximas elecciones", ha lamentado, para tachar este tema de "cortina de humo".

   Mientras, Lourdes Ciurò, de Convergéncia, ha explicado el "posicionamiento general" de los otros diez diputados que conforman CiU porque en temas de conciencia tienen libertad de voto y no tienen por qué votar todos lo mismo. Así, ha dicho que esta nueva regulación es "innecesaria" y se presenta con "torpeza" porque dentro del propio PP se han oído voces discordantes. También ha destacado que con la normativa vigente de 2010 han descendido el número de abortos.



Lea también:

Gallardón riza el rizo: echa en cara a ICV que rechace la ley del aborto como la ultraderechista Le Pen
Hasta el New York Times arremete duramente contra la retro-reforma del aborto de Gallardón
Gallardón responde a los que le critican desde montañas lejanas: "Ningún tratado internacional establece el aborto como un derecho"
Rajoy: "La reforma de la ley del aborto estaba en nuestro programa electoral"
Todo sobre la ley del aborto
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios