www.diariocritico.com
El parto de los montes

El parto de los montes

miércoles 09 de abril de 2014, 18:43h
No es la primera vez que me pasa. Lo de las europeas ha sido como el parto de los montes, la confirmación de una evidencia dilatada. Después de muchos rodeos y circunloquios, de quinielas imposibles, ha ocurrido lo que tenía que ocurrir. Cada día estoy más convencido de que Mariano Rajoy tiene en la muñeca un reloj de arena en lugar de un digital. Hay que ver lo que tarda este hombre en tomar una decisión. Qué le cuesta soltar prenda. Todos estábamos convencidos de que el jerezano Miguel Arias Cañete iba a ser el cabeza de lista del PP a las elecciones europeas. Por varios motivos, por su experiencia negociadora, por su capacidad, por sus antecedentes y porque no había nadie en el partido que le hiciera la mínima sombra para este puesto. De hecho, si Arias Cañete no hubiese estado destinado de antemano a Europa cabría la posibilidad de que Juanma Moreno no presidiera en estos momentos el PP andaluz. Rajoy casi ha agotado todos los plazos legales hasta que, finalmente, ha dado a conocer el nombre que todos sabíamos desde hace más de seis meses. Y no podía ser otro que Miguel Arias Cañete.

Lo único que ha conseguido Rajoy, y a lo mejor es lo que pretendía, es poner de los nervios a la candidata socialista, Elena Valenciano quien  como un pato mareado o un pollo sin cabeza, ha estado un mes sin saber a quien apuntar en sus mítines y quejándose de que el PP no era capaz de encontrar un candidato presentable, cuando lo realmente impresentable es que ella no le llega a su rival ni a la suela del zapato. Y a los hechos me remito. Eso lo sabe Pérez Rubalcaba, Susana Díaz y lo saben muchos electores andaluces que han seguido de cerca las negociaciones sobre la Política Agraria Común donde Cañete y sus aliados mediterráneos han logrado ganarle el pulso a los todopoderosos países nórdicos. Es una pena que la presidenta andaluza, Susana Díaz, represaliara a su oponente en las primarias, Luis Planas quitándole la Consejería de Agricultura, porque con Miguel Arias en Bruselas y Luis Planas en Sevilla, la agricultura andaluza, fundamental en el sector exportador de la comunidad y para la economía de esta tierra, hubiese contado con un tandem realmente imbatible. 

Con el nombramiento oficial de Miguel Arias comienza de verdad la campaña para las elecciones europeas del 25 de mayo. Hay quien le quiere restar importancia a estos comicios por su habitual alto nivel de abstención. Es cierto que los ciudadanos españoles siguen viendo muy lejos Bruselas o Estrasburgo, que muchos creen que las decisiones que se adoptasen las sedes comunitarias apenas si nos afectan. Error, craso error. Si como muestra vale un botón, que le pregunten a los miles de olivareros andaluces qué ocurriría si la UE decidiera suspender las actuales ayudas. Más de la mitad de los olivos que pueblan nuestros campos tendrían que ser arrancados, el oro líquido dejaría de ser uno de los productos estrella de nuestras exportaciones y cientos de miles de autónomos y  jornaleros acabarían engrosando las ya larguísimas listas del paro. Y no está el horno para esos bollos y mucho menos en Andalucía donde la tasa de desempleo es una de las más altas de Europa. 

En un mundo cada día más globalizado en el que las fronteras cada vez están más diáfanas y en el que internet nos conecta con los lugares más alejados, lo lógico es que todos seamos partícipes de cualquier decisión que, se adopte donde se adopte, ya sea en Madrid, en Bruselas, en Nueva York o en Tokio, pueda afectarnos. Y estas elecciones nos afectan, y mucho. En Europa deben estar los mejores representantes de los españoles, aquellos que sean capaces de defender con uña y dientes los intereses de nuestro país y no como suele ocurrir, los desechos de tienta de algunos partidos que no saben dónde colocar a sus figuras en decadencia y las manda lejos. Y no doy nombres. Que cada cual se aplique esta sentencia y juzgue si en las listas van o no los mejor preparados.

P.D.-Me guardo mi opinión sobre las últimas decisiones de la juez Mercedes Alaya en el Caso de los EREs fraudulentos. La implicación del Congreso y el Senado y las nuevas investigaciones de la Guardia Civil que vuelven a apuntar a la responsabilidad de Chaves y Griñán, vía Viera, merecen un artículo aparte. Como decían Tip y Coll, "mañana hablaremos del Gobierno".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios