www.diariocritico.com
Otra vez el contubernio judeomasónico

Otra vez el contubernio judeomasónico

viernes 18 de abril de 2014, 13:44h
Acabáramos. La culpa no es nuestra sino del Gobierno de Rajoy que nos tiene manía a los andaluces por votar durante cuarenta años seguidos a los socialistas. Lo de menos para el Gobierno andaluz es que hayan desaparecido otros dos mil millones de euros de dinero público a través del fraude de las ayudas a los cursos de formación sin que los que dan la pasta a través de los acuerdos de concertación social y tienen la obligación de gestionarla, el Gobierno andaluz de Chaves, de Griñán o de Susana, se hayan enterado de la misa la media. O, lo que es peor, sí se han enterado y han mirado para otro lado para no causar víctimas con el fuego amigo. Aquí, en Andalucía, no hay investigación que aborde la Guardia Civil o la UDEF de la Policía Nacional que no destape un nuevo fraude, un sonado escándalo. Da la impresón de que en las últimas décadas la Junta se ha dedicado a repartir dinero a diestro y siniestro, más a siniestro que a diestro, todo hay que decirlo, como si nos sobrara. Da igual que hubiera crisis y recortes, da igual que ese dinero estuviese destinado a los parados, que aquí superan el millón y medio, que seamos la comunidad más atrasada de Europa. Como dijo en su momento la consejera y ministra de Cultura, Carmen Calvo, "el dinero público no es de nadie", aunque parece que sí, que es sobre todo de algunos listillos bastante cercanos al partido en el poder.

Pero a lo que iba, que los socialistas andaluces, cogidos de nuevo en otro chanchullo que se suma al de los EREs fraudulentos, al de las facturas falsas de la UGT o al de Invercaria, vuelven a la cantinela franquista del contubernio judeomasónico y a identificar al Gobierno de Susana Díaz con toda Andalucía. Ya han visto lo que afirma el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo de Susana, Luciano Alonso, acusando al Ministerio del Interior de filtrar la información sobre la investigación acerca de un posible fraude que alcanzaría los 2.000 millones de euros, que ha calificado como "inaceptable" y "muy grave", puesto que "no se puede hablar así de un pueblo, de una comunidad autónoma ni de un Gobierno". Ja, que me parto y me troncho.Y no es eso, no es eso. Aquí nadie ha dicho que los andaluces hayan defraudado miles de millones. Porque es mentira. Aquí quien ha defraudado, o al menos ha permitido el fraude sin aplicar controles algunos, es el Ejecutivo andaluz y su Parlamento dominado por el bipartito. Y han sido unos cuantos, llamense Guerrero, Lanzas, Fernández o Fulanito de tal, casi todos con carnet del PSOE, de la UGT o de Comisiones Obreras, quienes se lo han llevado calentito a sus cuentas corrientes o o lo han guardado debajo de sus colchones, que de todo hay. Ojalá y esos miles de millones se hubieran repartido entre todos los andaluces, al menos nos hubiera permitido a muchos un pequeño respiro en las habituales estrecheces diarias.

Cualquiera que haya estado al tanto de los acuerdos de concertación social que tanto defendían Chaves y Griñán, y que Susana quiere recuperar cuanto antes, conocía que los cursos de formación a los parados que la Junta subvencionaba con cientos de millones cada año, eran la clave para la subsistencia de las organizaciones sindicales y empresariales. Aquí raro era que la mayoría de los responsables de la CEA, de UGT o de CC.OO., no estuviesen en relación con alguna empresa dedicada a impartir estos cursos, algunos de ello con una temática absolutamente absurda para un parado como era el cultivo de la amapola o del champiñón, al que apuntaban a sus hijos o a sus amiguetes que por supuesto no acudían ni a una sola clase, para cubrir el expediente. El caso era trincar la subvención de la Junta, muchas veces millonaria. Dice la Policía que sólo en Málaga el fraude de los cursos de formación puede ascender a dos mil millones de euros. Multipliquen por ocho provincias y háganse una idea de lo que está pasando con estos grandes defensores de las políticas sociales.

Perdónenme que me repita, pero todo esto ocurre porque, con el asentimiento y los votos de buena parte de los andaluces, los socialistas se creen los dueños absolutos del cortijo. Mientras el regimen siga campando a sus anchas desde Tarifa a Despeñaperros y desde Ayamonte al Cabo de Gata, esto no tendrá vuelta de hoja y seguiremos teniendo el gran privilegio de ser los primeros de Europa en pobreza, en número de parados y en corrupción política. Y de eso sí que tenemos la culpa los andaluces.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios