www.diariocritico.com
Tres candidatos que miran hacia la izquierda

Tres candidatos que miran hacia la izquierda

viernes 27 de junio de 2014, 16:17h
Las elecciones europeas han dado un vuelco a este país, que ahora gira su cabeza hacia la izquierda. Una izquierda que ve una oportunidad de oro en las elecciones municipales que ya se ven a la vuelta de la esquina de diez meses. Por supuesto, con el permiso de Podemos, 1,2 millones de votos, como le gusta presumir a Pablo Iglesias, pese a ser aún una incógnita si logrará conservarlos o se los devolverá a los que creen ser sus legítimos propietarios: IU, víctima de un claro ataque de cuernos, y un PSOE en busca de sí mismo, de renovarse o morir. Es el giro a la izquierda... de la izquierda.
Hay quien sueña con convertir las elecciones municipales de 2015 en la segunda vuelta de las del 12 de abril de 1931, en las que el triunfo de la izquierda en las grandes ciudades derrocó a la Monarquía y colocó la bandera republicana en todos los balcones. El exceso oratorio del portavoz de IU en el Senado, José Manuel Mariscal, mientras defendía su voto en contra de la Ley de Abdicación el pasado 17 de junio refleja la importancia de unas urnas que retratarán a todo el mundo, la primera foto fija del nuevo mapa político español.


Uno de los protagonistas de esa imagen saldrá de la terna puesta en suerte a los militantes del PSOE para elegir al sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba. Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias rivalizan en su pedigrí de izquierdas ante sus bases, cuyo malestar ha dado la vuelta al partido. Y se la volverá a dar -o eso es al menos lo previsto- en las primarias de noviembre, donde les espera ya en la línea de salida Carme Chacón, absolutamente desaparecida desde hace varias semanas.


"Hombre de izquierdas"


Eduardo Madina insistió en su primer mitin ante los militantes -en la Extremadura de Guillermo Fernández Vara- en que él es "un hombre de izquierdas". Negó ser un "radical" como le llamaron desde el PP haciéndole un favor, pero defendió y presumió de su adn arraigado en el socialismo vasco desde hace varias generaciones.



Sin embargo, su programa se centra más en las cuestiones de organización del partido, consciente de que si como él repite en todas sus intervenciones, "no hay posibilidad de alternativa en este país que no pase por el PSOE", es peligroso girar demasiado a la izquierda, como su compañero y paisano Ramón Jáuregui ha dicho en su chat con los lectores de Diariocrítico.


Una de las claves del discurso de Madina es que hacen falta "9 o 10 millones de votos" para un proyecto como el que él propone: "Un proyecto potente de transformación profunda en la economía, el modelo social y el modelo de convivencia" para "cambiar las cosas al servicio de la gente que más sufre". Pero sin concretar más allá de la pura actualidad como el aforamiento. Y con las palabras muy medidas para no volver a meter la pata como le pasó con el jardín soberanista de Cataluña.


Madina es consciente de que -como avisa Ramón Jáuregui- sin el centro izquierda nunca conseguirá esos 10 millones de votos. Pero no puede decirlo. Al menos de momento. La realidad de los números es que en el 25M, la suma total de la izquierda rondó los 7 millones de votos, la mitad de ellos del PSOE, muy lejos de los 11 millones que obtuvo Zapatero en 2008 y los 7 millones de 2011.



Si gana, su primera tarea será, por tanto, averiguar dónde se han ido los votantes del PSOE.


"Laico, federal y republicano"


Pedro Sánchez, su principal rival, lo tiene en cambio meridianamente claro: "Una política inequívocamente de izquierdas" es la base de su discurso a los militantes. "Laica, federal, con valores republicanos, feminista y comprometida con el medio ambiente", son sus principios e incluye compromisos concretos, como una reforma fiscal "realmente progresista que refuerce la inspección, ponga coto a los beneficios fiscales a los especuladores, prime la actividad productiva y establezca un impuesto a las grandes fortunas"; Sanidad y Educación "gratuitas para todos ... en función de la renta de cada ciudadano"; la reforma de la Constitución para construir un estado federal e incorporar nuevos derechos...


Sánchez apuesta por "recuperar las alianzas de siempre" para recuperar el apoyo ciudadano. En primer lugar, con UGT, "Pero además, renovaremos nuestra amistad y trabajaremos mano a mano con los colectivos que en los últimos tiempos nos han retirado la confianza. Los llamados "indignados", las organizaciones sociales de base, los partidos de la izquierda, el mundo de la cultura, el arte y el pensamiento progresista. Es urgente pedir y ofrecer ayuda para restaurar la alianza de los progresistas en España".


Andalucía como referente


José Antonio Pérez Tapias, en su condición de miembro destacado de Izquierda Socialista, la corriente más numerosa y crítica del partido, no tiene que demostrar nada sobre giros a la izquierda. Sin embargo, su papel es aún el de tercero en discordia, con escasas posibilidades de llegar el primero a la meta del domingo 13 de julio pese a la inyección de oxígeno que ha insuflado a IS la crisis que ha abierto Ferraz en canal.


Su propuesta parte de una reforma de la Constitución en la que el PSOE debe hacer gala de su "memoria republicana" y hacer realidad el referéndum sobre la Monarquía. Su referente es Andalucía, "donde se ha demostrado que la unidad de acción de la izquierda es posible" con el pacto PSOE-IU. Pérez Tapias tampoco mira hacia el centro en busca del voto perdido y apuesta por "un socialismo capaz de crear alianzas de progreso y bienestar social con todas las fuerzas políticas de izquierdas".


Puertas giratorias


Esas fuerzas políticas pasan necesariamente por IU y Podemos. La coalición de Cayo Lara vive también su propia transformación interna con la vista puesta en el todavía embrión de partido que lidera Pablo Iglesias. Y el discurso de éste empieza ya a dar tantas vueltas sobre sí mismo como las puertas giratorias que quiere desterrar de la política.


IU busca a Podemos para no acabar fagocitado y Podemos busca crecer a costa de las decenas de pequeñas formaciones nacidas en la Puerta del Sol un 15M, desde los animalistas al Partido X, pero manteniendo la hegemonía que le dan los 1,2 millones de votos de las Elecciones Europeas.


IU, aunque en menor medida que el PSOE, se dispone a sufrir su propia catarsis interna. Las voces que han 'animado' a dimitir a Willy Meyer son las mismas que también piden el relevo de las actuales caras visibles de la Coalición, señalando directamente a José Luis Centella, portavoz en el Congreso.



Sólo se salva Cayo Lara, a quien no se puede negar que ha conseguido situar de nuevo a IU como una fuerza política decisiva en el panorama político español.
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios