www.diariocritico.com
Adiós Di Stéfano, adiós al mejor de la historia

Adiós Di Stéfano, adiós al mejor de la historia

lunes 07 de julio de 2014, 18:15h
El fútbol mundial está de luto en plena celebración del Mundial, que así también se oscurece con la muerte de Alfredo Di Stéfano, no sólo el mejor jugador de todos los  tiempos, sino el precursor de esa figura mítica que trasciende épocas, que queda en la historia 'per omnia saecula saeculorum'. Porque la 'Saeta Rubia', además de permanecer en activo y casi al cien por cien de rendimiento hasta cerca de la cuarentena de años, transformó también a 'su' club, el Real Madrid, en el mejor de todos los tiempos, merced a sus cinco épicos triunfos consecutivos en la Copa de Europa, que añadir a la Intercontinental y a las siete Ligas. Algo que ninguno de los teóricos competidores, los ya retirados Pelé, Cruyff, Maradona y el 'dúo dinámico' actual que forman Cristiano y Messi, por el trono futbolero no lograron.  

Como tampoco fueron ejemplo de profesionalidad y casta a tope, de sudar la camisola sintiendo sus colores durante toda su carrera. En eso, Di Stéfano también fue muy superior, cual ha explicado en varias ocasiones su colega y coetáneo Paco Gento al referirse al hispano-argentino: "Era capaz de sacar un córner y de ir a rematarlo". No sólo eso, sino que aunque la Saeta fuese un delantero genial -que podía hacer de goleador, asistente, extremo e interior-,  también brillaba y batallaba en el medio campo y bajaba a defender con idéntica bravura. Todo lo cual le pone igualmente por encima de esos teóricos competidores, al menos en la opinión argumentada de quien esto firma.

Porque, al margen de lo que puedan ofrecer en los años que aún les restan Cristiano y Messi -incomparables por tanto ahora con el fallecido-, y sin dejar de reconocer la grandeza de Pelé, a nivel de clubes, el brasileño brilló únicamente en su país, donde era intocable y nadie osaba darle la leña que se reparte en el fútbol más competitivo y físico de Europa e incluso Argentina. Sí que Maradona destacó en su aventura del Barça y Nápoles, pero sin continuidad ni títulos como esas cinco Copas de Europa de Di Stéfano. Peor fue lo de Cruyff, quien se entregó al máximo en el club azulgrana los dos primeros años, para acabar autoalineándose en el nada complicado puesto de 'líbero' antes de marcharse al Levante e iniciar un periplo vergonzoso en otros equipos menores e indignos para un sensacional futbolista como el holandés.

Para redondear su mito, el ahora tristemente desaparecido, también fue capaz de seguir sirviendo al fútbol como entrenador con un historial igualmente superior al de Cruyff y/o Maradona, ya que acumuló Ligas y otros títulos en River Plate, Boca Juniors, Valencia y Real Madrid. Después continuó como ejemplo vivo en este 'su' Real Madrid, el mejor adalid y banderín de enganche de los blancos. Y ha querido la casualidad que al menos los componentes de la actual plantilla le hayan homenajeado en vida ofreciéndole sólo mes y medio antes de su fallecimiento la soñada 'décima'. Lo dicho/escrito: el fútbol planetario está de luto y ya lo seguirá estando 'per omnia saecula saeculorum'. Gracias Di Stéfano. Amén.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.