www.diariocritico.com

Reclaman la consulta del 9-N

Muchos huecos en una Diada que los promotores auguran más multitudinaria que el año anterior

>> La guardia urbana cifra la convocatoria en 1,8 millones de personas

jueves 11 de septiembre de 2014, 17:21h
Muchos huecos. Demasiados. Al menos a la hora oficial (17.14) de formación de la famosa V con que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) quiere hacer una demostración de fuerza de los independentistas, todavía quedaban espacios libres en las calles de Barcelona y cundía la preocupación. Aún así, una multitud de cientos de miles de personas que la organización pretende que sean "entre dos y tres millones", es decir, muy superior a los 1,6 millones de hace un año, coloreaba a es ahora la Ciudad Condal con las camisetas amarillas y rojas (a 15 euros cada una) que pintan la senyera humana. La guerra de cifras, en cualquier caso, no frenará el proceso que tendrá su siguiente paso el día 19, fecha prevista para aprobar la Ley de Consultas y, quizá, para que Artur Mas firme el decreto de convocatoria de la consulta del 9-N. El president se ha comprometido a hacerlo ante decenas de periodistas de todo el mundo.
Con ánimo reivindicativo y "simbólico", a las 17 horas y 14 minutos ha arrancado la masiva manifestación independentista que recorrerá esta tarde Barcelona conmemorando la derrota catalana ante las fuerzas borbónicas el 11 de septiembre de 1714 y reclamando la celebración de un referéndum secesionista el próximo 9 de noviembre.

Justo en esa fecha, Emma cumplirá 16 años. Por eso la organización, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), ha elegido a esa niña para que dé el pistoletazo de salida a la movilización depositando un voto simbólico en una urna también simbólica. A Emma la han acompañado los cánticos de Lluís Llach, quien, con su piano, ha entonado "Ara és l'hora", el himno de esta Diada tan reivindicativa.

La idea de la organización es formar una gran uve de victoria que recorra dos vías centrales de la capital catalana, la Gran Vía y la Diagonal. A eso de las 16 horas, se temía que hubiera algunos huecos y ya se especulaba en cómo rellenarlos, pero sólo una hora después todo era triunfalismo entre los miembros de la ANC que ya calculaban una participación de entre "dos y tres millones" de personas.

Un cálculo poco concreto, pero en cualquier caso, la organización está obligada a superar la participación que calculó el año pasado y que situó en 1,6 millones de independentistas. Sea como sea lo importante es el "negoci". Y sin duda, la Asamblea ha hecho negocio en esta ocasión. Algunos participantes demandaron acudir al evento con camisetas propias, pero la ANC argumentó que eso no era posible. Es obligatorio llevar la camiseta roja o amarilla -para dibujar la senyera- de la organización, que cuesta 15 euros. Con más de medio millón de asistentes inscritos, la ANC de Carme Forcadell ya ha ingresado en caja más de 7,5 millones de euros.

Lea también:

La comunidad internacional da la espalda a Mas
Rajoy alerta de que una Cataluña independiente no tendría transplantes
Mas mantiene la consulta y evita hablar de elecciones anticipadas
La Policía blinda el Centro Blanquerna en Madrid para evitar otro asalto fascista
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios