www.diariocritico.com
Harto de butifarra y pan tumaca

Harto de butifarra y pan tumaca

miércoles 17 de septiembre de 2014, 10:01h
Yo no sé ustedes, pero yo estoy, hablando mal y pronto, hasta los mismísimos de la llamada cuestión catalana. Llevamos meses con la murga independentista de Arturito Mas y su referéndum y lo que te rondaré morena porque hasta.que decidan o no sacar las urnas a la calle, si es que el Gobierno y los tribunales llegan a permitírselo, al resto de los españoles nos queda aguantar carros y carretas. Personalmente, en estos momentos cambio de emisora o de canal de televisión cada vez que los tertulianos de turno se ponen a dabatir y a darle vueltas y más vueltas a lo mismo. Como decimos por aquí abajo es que son unos jartibles, más que el tío del tambor. Y ya verán lo que nos espera como los escoceses consigan independizarse del Reino Unido el día 18. Vamos a salir de nacionalistas catalanes, de diadas y de esteladas hasta la mismísima coronilla. Parece que estoy viendo. a Mas y sus amigos de Esquerra Republicana de Catalunya echándose a la calle en Canaletas y Las Ramblas para celebrarlo como si el Barça hubiese ganado la champion ligue. Ya veremos lo que ocurrirá cuando el Barça se tenga que enfrentar al Cornellá, al Sabadell y el Palu Tordera en la Liga catalana.

Han tardado casi cuarenta años, pero estos lodos se vienen fraguando desde que, primero a Josep Tarradellas y después al ex muy honorable Jordi Pujol, la UCD de Adolfo Suárez y su café para todos les permitió creerse por encima de cualquier otra autonomía. Unos polvos que han ido calando en la sociedad catalana y, sobre todo, en los hijos de los charnegos andaluces, extremeños, murcianos o gallegos que lograron con su trabajo situar a la economía catalana al frente del Estado y que los distintos gobiernos de la nación, tanto del PSOE como del PP, Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y José María Aznar incluídos, han alentado cediéndoles competencias, recursos, dádivas y financiación a cambio de apoyos puntuales. Lo de Mas era la consecuencia lógica de este despropósito alentado por un nacionalismo rancio que pretende cerrar sus fronteras a España y a esa Europa en la, afortunadamente, que cada día desaparecen más aduanas. En fin, allá ellos con sus filias, fobias y traumas existenciales. A mi, desde luego, no me van a amargar la vida. Que se beban todo el cava que quieran y que se agarren un atracón de butifarra y pan tumaca, que aquí abajo tenemos nuestro jerez, nuestra manzanilla, nuestro aceite de oliva, nuestras gambas de Huelva y nuestro jamón de Jabugo que le dan cien vueltas a sus espetec de Casa Tarradellas y hasta al mismísimo menú minimalista y estratificado de Ferran Adriá.

Hecha esta introducción, necesaria ante el hartazgo catalanista que nos invade, y ante la próxima cita electoral de las municipales en la primavera de 2015, quisiera romper una lanza por ese proyecto que ha lanzado el Gobierno de que gobierne la lista más votada. Dados los precedentes que hemos tenido en diversas capitales andaluzas con los ejecutivos sociocomunistas como el liderado por Monteseirín y Rodrigo Torrijos en Sevilla, de tan ingrato recuerdo para todos, no me parecería mal que se reformara la ley electoral para que hubiese una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados y que ganase el mejor de ellos. No sé por qué los socialistas de Pedro Sánchez han puesto el grito en el cielo ante esta propuesta porque, evidéntemente, si alguien puede salir beneficiado por ella son los dos grandes partidos, el PP y el PSOE, evitando quedar presos durante cuatro años por otras fuerzas minoritarias que, como ocurre actualmente en la Junta de Andalucía, condicionan y mucho las políticas de sus socios de Gobierno. Que se lo pregunten si no a Susana Diaz. Además también se evitaría con ello que algunas peligrosas fuerzas demagógicas emergentes como el Podemos de Pablo Iglesias pudiesen llegar a ser la llave de la gobernabilidad de muchos ayuntamientos españoles con lo que ello lleva de peligro para la estabilidad.

Por lo demás, estos días del primer aniversario de la gran Susana al frente de la Junta transcurren placidamente sin que su particular mosca cojonera, la juez Mercedes Alaya, haya vuelto a sacar nuevos autos de imputación sobre los EREs fraudulentos o los falsos cursos de formación. Muy callada está y eso suele ser peligroso. Ya veremos si no no sorprende con otro bombazo el día menos pensado. Algunos están tentándose la ropa por lo que pueda venir.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.