www.diariocritico.com
La Manduca de Azagra: Lo mejor de Navarra en Madrid

La Manduca de Azagra: Lo mejor de Navarra en Madrid

Ni lo duden. Si lo que quieren es comer en Madrid verdura de auténtico lujo, elaboradas casi con el amor de una madre y el toque de una cocinera actual, hemos encontrado el mejor, o al menos, uno de los mejores restaurantes: La Manduca de Azagra.

La manduca, Sagasti, 14, MadridTel 915910112. www.lamanducadeazagra.com

Ni lo duden. Si lo que quieren es comer en Madrid verdura de auténtico lujo, elaboradas casi con el amor de una madre y el toque de una cocinera actual, hemos encontrado el mejor, o al menos, uno de los mejores restaurantes: La Manduca de Azagra. Es tan buena su verdura que convence hasta a quienes no son aficionados a esos platos.

 Nosotros tomamos para empezar una patata laminada con “midi-cuit” y virutas de trufa que era un auténtico placer para el paladar y para la vista. Un planto magníficamente montado y también muy bien elaborado que consigue una agradable mezcla de sabores. Entre los primeros también tomamos unos ajetes tiernos fritos y pimientos de cristal asados a la parrilla. Parece sencillo; pues no, no lo es conseguir el punto que le dan  en la Manduca. Claro que partiendo de una materia prima tan buena como la que usan en ese restaurante es más fácil.

De segundos: unos garbanzos con callos de bacalao que, por decir poco, son excelentes. Una mezcla bastante sorprendente, además. Lo recomendamos, desde luego. Igual que hacemos con el estupendo planto de alcachofas y cardo. Naturales, por supuesto, como no podría se de otra forma en la Manduca de Azagra. Pero además tan delicadamente cocinadas que esas dos verduras no  pierden sabor juntas, es más,  salen potenciadas.

En el capítulo de postres caímos en la tentación de probar la torrija caramelizada con helado. Buenísima, si uno la toma sin pensar en el sabor de las torrijas de nuestra madre. No tiene nada que ver, ni el aspecto, ni la textura, ni, desde luego, la elaboración.

La carta de vinos es un poco escasa en comparación con el resto de  la oferta del restaurante. Se espera un poco más. 

Y todo ello dirigido por su propietario, Juan Miguel Sola, que se enorgullece de traer la verdura de la huerta de su familia, allá por Navarra. Y desde luego lo hace muy bien al escogerlas. Un auténtico profesional de la restauración al que acompaña en los fogones Raquel. También navarra ella, como demuestra su buen hacer  con la verdura. 

El servicio es también muy bueno. Uno no se da ni cuenta de que están, lo cual es una importante virtud en un camarero, aunque hoy en día esté muy olvidada esa buena costumbre.

El ambiente es entre pijo y de ejecutivo agresivo. Pero como el local es muy agradable y está muy bien distribuido, pues uno come únicamente con quien ha quedado,  y no con los comensales de la mesa de al lado. Y no es broma, ahora pasa en muchos restaurantes, aprovechan tanto el espacio que al final casi puedes escuchar las conversaciones ajenas.

Sobre el precio, no podemos decir que la Manduca de Azagra sea barato, no. Entre 50 y 60 euros por persona. Caro, pero menos que otros ‘atracos’ de los que sufrimos cotidianamente en Madrid.

Pero si algún día tiene usted el capricho de sentirse como en Navarra comiendo su mejor verdura, ni lo dude. Saltase los recortes presupuestarios y vaya a la Manduca de Azagra.

 

Calificación:

Ambiente: 8 (mesas separadas, luz suficiente, pero no excesiva, elegante sin ser recargado). Servicio: 8 (contando con la atención de Juan Miguel), Comida, 8 (sobre todo, claro, en el capítulo verduras).

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios