www.diariocritico.com
Cuando la noche nos confunde

Cuando la noche nos confunde

viernes 03 de octubre de 2014, 19:52h
Me agarro a la famosa frase del gran intelectual cubano Dinio, el amante de las Marujitas, las Yolas y varias de las pedorras del corazón que pululan por revistas y platós del Salvame, para aludir a la confusión que nos está envolviendo a toda la sociedad española con la pamplina de Arturito Mas y su mesa redonda del referéndum de independencia. No hay día en que no salga algún nacionalista de camilla con una nueva ocurrencia que no hace sino añadir leña al fuego con el que estos politiquillos de salón pretenden pasar a la historia. Al contrario de los sesudos debates y tertulias con las que nos bombardean a diario todas las cadenas, yo soy partidario de no hacerles ni caso. En eso Rajoy creo que lo está haciendo bien. La consulta en cuestión es ilegal e inconstitucional, pues se pone en manos de la Justicia y que ésta decida. Y punto en boca. No hay más que hablar por mucho que el paniaguado que dirige ahora los destinos del PSOE, el ínclito Pedro Sánchez, que cada día se le parece más a su antecesor Zapatero, apele al diálogo, a la reforma constitucional y al federalismo. ¿Un diálogo de sordos? ¿para qué? ¿para hablar con alguien que se niega a escuchar? En cuanto al federalismo, estoy esperando a ver si los socialistas se aclaran de una vez por todas. ¿Un federalismo asimétrico que mantenga los fueros vascos y las prerrogativas catalanas o un federalismo en el que todas las comunidades españolas, las diecisiete, tengan los mismos derechos y deberes? Porque, claro, si resulta que ahora los socialistas, que en el único sitio en el que mandan es en Andalucía, dejan a nuestra comunidad en segundo plano tras las consideradas históricas, no les arriendo las ganancias ni siquiera a la superwoman de Triana, Susana Díaz

Así que parece que la noche que nos dio el tío del tambor del Bruch nos tiene confundidos a todos y como no es políticamente correcto aquello de mandarlo al carajo, aquí estamos dándole más vueltas al asunto que un caballito del tiovivo como si al resto de los españoles nos importara muchísimo que Cataluña se hiciera independiente. Ustedes pregunten por la calle y verán la preocupación que nos embarga a los ciudadanos. Un pimiento. En concreto, a los andaluces lo que de momento ocupa su mente es encontrar un puesto de trabajo o conservarlo si es que lo tiene, que todavía somos más de un millón de parados. Eso, y que no le recorten más el sueldo para poder pagarse las vacaciones en Matalascañas o la semana de Feria o Rocío. De ahí que la presidenta, que de momento no ha hecho nada en el año que lleva mandando, siga imbatible en las encuestas. Susana Díaz es ave diurna y no deja que la noche la confunda. Lo tiene medianamente claro y se aplica la máxima de su compañero Alfonso Guerra, "quien se mueve no sale en la foto". Y ella bastante tiene con salir en su Canal Sur donde tiene asegurada una cuota de pantalla similar a Juan Imedio. Alguien, quizás sus antecesores Chaves y Griñán, le ha asegurado que en Andalucía la mejor política es la de no señalarse. Y, por Dios, que está en ello pese a que sus socios de Gobierno no dejen de darle la coña para que ponga en marcha las viviendas sociales, las ayudas a Venezuela o la banca pública. La marca PSOE hará el resto en su particular cortijo. Eso lo sabe bien ella, que ha manejado durante muchos años los hilos del partido. Solo le basta esperar a que caiga en sus manos la fruta madura-.

A la que parece que si está confundiendo la noche es a la juez Mercedes Alaya cuyo horario de trabajo con los EREs y los cursos de formación le ocupa madrugadas enteras. Dicen las malas lenguas de una colega que la conoce bien, su tocaya Mercedes Benítez, que está pensando en abandonar el Juzgado de Instrucción número 6, del que es titular, para pedir el traslado a la Audiencia de Sevilla y ocupar una de las cuatro plazas de magistrado que van a crearse en un futuro próximo. No sé si será cierto o no el rumor, pero no me extrañaría que, harta de aguantar carros y carretas, harta de las presiones de la Junta, harta de que la dejen sin personal y de que se nieguen a entregarle papeles, harta de escraches y de difamaciones, harta de incendios y de obstrucciones por parte del Fiscal Anticorrupción, de peticiones para que el Supremo le retire el caso, de descalificaciones del consejero de Justicia, Emilio de llera, Alaya quiera volver a ser una magistrada anónima más con su trabajo de nueve a tres, sus descansos, su familia y sus hijos. Sinceramente lo sentiría mucho porque no crea que haya nadie capaz de asumir una instrucción que acumula millones de folios y que ha puesto patas arriba la corrupta política andaluza de los últimos quince años imputando a más de doscientos implicados en el mayor desfalco de dinero público de la historia de España. Si alguien se merece un homenaje esa no es otra que la juez Alaya. Y es posible que, si se retira, Susana le conceda la medalla de oro de Andalucía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios