www.diariocritico.com
El PP, fraccionado entre 'sorayistas' y 'cospedalistas'

El PP, fraccionado entre 'sorayistas' y 'cospedalistas'

> Se aventuran hipótesis como la 'venida a Madrid' de Feijoo o el foco sobre Aznar

domingo 26 de abril de 2015, 09:28h
Rajoy lo tiene ciertamente difícil para vencer, y más aún para convencer, cuando ya comienza la carrera definitiva hacia las elecciones, a tres semanas de distancia. No ha sido esta que concluía este domingo, no, una gran semana de fiesta para el Partido Popular.
La pésima gestión del 'caso Rato' -culparán a la 'mala comunicación', como siempre, de lo que no son sino dislates en los despachos directivos--, el estallido de otros 'casos', como los 'sobresueldos empresariales' de Trillo y Pujalte, quizá no ilegales, pero políticamente antiestéticos, han sido factores que agudizaron algo que ya merodeaba por algunos titulares de medios: hay serias divergencias internas en el partido que aún cuenta con el mayor poder que una formación haya tenido en la España democrática. Y esas diferencias, que afectan tanto al Gobierno como al partido que sustenta al Gobierno, tendrán que sustanciarse de un modo u otro. Aunque no, desde luego, con cambios de caras a corto plazo: ya se sabe que a Rajoy le horrorizan los cambios de caras, y no solamente de eso. Que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, no se soportan es algo que ninguna de ellas se molesta en disimular desde hace tiempo, y lo mismo puede decirse de la antipatía que preside la relación entre la propia Cospedal y su vicesecretario general, el todavía influyente Javier Arenas. Como es un clamor que el Ejecutivo está dividido abiertamente en dos grupos, uno de ellos muy contrario a la gestión de la vicepresidenta. En algunos encuentros muy reservados que el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha venido manteniendo estos días con ciertos informadores, se esfuerza en quitar importancia a la crisis interna e insiste en que todo va, e irá electoralmente, bastante bien, aunque ya no quepa desconocer que las encuestas indican una pérdida de influencia territorial para los 'populares'. Pero ya ni este esfuerzo de acercamiento del presidente a sus muy poco queridos periodistas, incluyendo a los que acaso podrían considerársele más cercanos, ya ni sus proyectos de 'pisar' la calle y hablar con menos triunfalismo, parecen bastar: cunde una cierta desmoralización en las filas del PP ante las elecciones municipales y autonómicas, para las que falta ya menos de un mes. Muchos 'barones' que son alcaldes de ciudades y presidentes de autonomías temen el castigo ciudadano: muchos de ellos -no todos, desde luego-podrán retener el poder, pero ¿a costa de qué pactos, de qué concesiones? --La 'venida' de Núñez Feijoo-- Hay rumores para todos los gustos, incluyendo los que hablan de una 'venida a Madrid' del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, para ocuparse de enderezar las cosas en el partido. Mucho dependerá, naturalmente, de los resultados que María Dolores de Cospedal logre en su 'feudo' castellano-manchego; si gana y conserva la presidencia regional, los cambios se aplazarán. Si pierde, posibilidad que indican algunas encuestas tras la desafortunada reforma electoral que ella propició en Castilla-La Mancha...Entonces, habrá un tsunami. Se entienden los nervios de la rocosa Cospedal cuando se equivoca hablando de 'saquear'  en lugar de 'sanear' el país. Y los de Sáenz de Santamaría hablando de 'amnistía' fiscal en lugar de, ejem, 'regularización', referido al muy pringoso 'caso Rato'. Y, ya que hablamos de rumores, no son pequeños los que afectan a José María Aznar. Hay dos tendencias en el PP: los que quieren recordar los 'lazos privilegiados' del ex presidente con Rato...y los que, en el otro extremo, quieren dar un mayor protagonismo a Aznar -representante, al fin y al cabo, de una era dorada en el PP--, tanto en la campaña electoral presente y en la futura como a la hora de las decisiones ejecutivas. Así que todo está abierto. Por ejemplo, las explicaciones oficiales por ese 'caso Rato', un 'affaire' en el que perviven muchos misterios, incluyendo esa increíble y muy mal justificada rebaja de la fianza por las pérdidas en la  privatización de Bankia, que bajó de ochocientos...a treinta y cuatro millones de euros. Por estar abierto, lo está incluso el relevo en la presidencia del Eurogrupo, que debería presidir, y ojala lo haga, Luis de Guindos: poco ha favorecido la explosión del 'caso Rato' a las aspiraciones del ministro de Economía español. Porque la 'marca España' está sufriendo no poco -hay que ver las cosas que se comentan, me dicen. en la corte de St James sobre el embajador Trillo-con todos estos avatares. Y nada, nada, se va a empezar a cerrar, incluyendo la investidura de Susana Díaz en Andalucía, más fácil ahora que Griñán y Chaves han anunciado su sacrificio, hasta después de esa fecha mágica, el 24 de mayo, un día en el que cualquier cosa será posible en las urnas. Esta vez, el veredicto de esas urnas va más allá de los meros gobiernos de municipios y de varias comunidades autónomas: tendrá efectos secundarios muy relevantes, ya lo verán.  Incluso los tendrán para esos emergentes que empiezan a cosechar críticas en algunos medios. Porque no deja de resultar significativo el primer 'cruce de espadas' que se ha hecho patente entre Podemos y Ciudadanos a cuenta de las propuestas regeneracionistas de unos y otros. Lo dicho: todo, todo, está abierto en estos momentos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.