www.diariocritico.com
David Cameron (i) y Ed Miliband (d)/EFE
David Cameron (i) y Ed Miliband (d)/EFE

Reino Unido afronta hoy las elecciones generales más inciertas de las últimas décadas

> Las últimas encuestas arrojaban un empate técnico entre los conservadores de David Cameron y los laboristas de Ed Miliband

jueves 07 de mayo de 2015, 10:21h
Más de 40 millones de británicos están llamados este jueves a las urnas para elegir un nuevo Parlamento. Los colegios electorales han abierto hoy sus puertas a las 07.00 hora local, en una jornada que se prolongará hasta las 22.00 horas. La campaña electoral concluyó con los laboristas y los conservadores empatados en las encuestas, un complejo escenario político que ha desembocado en las elecciones generales más inciertas de las últimas décadas en el país. El actual primer ministro David Cameron tiene al laborista Ed Miliband pisándole los talones, según las últimas encuestas mientras que el antieuropeistas Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) se situaría como tercero y posible clave de gobierno. 
El líder del Partido por la Independencia de Reino Unido, Nigel Farage, y el líder del Partido Laborista, Ed Miliband, han sido los dos primeros candidatos que han ejercido su derecho al voto este jueves a primera hora en la jornada electoral británica, según informan medios locales.

Las últimas encuestas sobre intención de voto colocan a los dos partidos mayoritarios igualados, con un apoyo cercano al 34 %, mientras que el eurófobo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage obtendría el 12 % de los votos y los liberaldemócratas del actual viceprimer ministro, Nick Clegg, lograrían el 10 %.

El Partido Nacionalista Escocés (SNP) aspira por su parte a llevarse gran parte de los escaños en Escocia, lo que le otorgaría un peso inédito hasta ahora en Westminster.

El Reino Unido tiene un sistema de mayoría simple en el que cada una de las circunscripciones es ganada por el candidato que consigue la mayoría de los votos y descarta al resto.

Según los sondeos, conservadores y laboristas, las dos únicas formaciones con posibilidades de formar Gobierno, no lograrán los escaños necesarios para gobernar en solitario y tendrán que negociar coaliciones o pactos con partidos pequeños.

De confirmarse lo que pronostican los sondeos, tras la votación se iniciará un complejo proceso para formar Gobierno que puede durar días o semanas.

Los principales candidatos

El primer ministro británico, David Cameron (Londres, 1966), se juega su futuro político y opta a la reelección. El candidato conservador declaró que la victoria está a su alcance, a pesar de las encuestas, y defendió que su objetivo es trabajar por alumbrar un gobierno "fuerte y estable". Cameron lleva al frente del gobierno desde el año 2010 con el apoyo de los liberaldemócratas de Clegg.

Ed Miliband (Londres, 1969) se estrena como candidato laborista en las generales tras ganar a su hermano David Miliband en las primarias. Su tarea este jueves es titánica: en los últimos 100 años, tan sólo ha acontecido en tres ocasiones que un partido que hubiese perdido las elecciones obtuviese la mayoría absoluta en las generales siguientes. Esta es, sin embargo, la meta de Miliband, que tendría que irse hasta los años 30 del siglo pasado para encontrar el referente más reciente.

Nigel Farage (Downe, 1964) podría situarse como tercer candidato más votado al frente del Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP). Este partido se hizo mayor de edad en el año 2014, cuando capitalizó su vertiente euroescéptica para lograr ser la formación más votada en las elecciones de mayo al Parlamento Europeo, por encima de laboristas y conservadores. El año pasado también fue el de la entrada del UKIP en la Cámara de los Comunes, donde logró sus primeros dos diputados.

El candidato del Partido Liberal Demócrata, Nick Clegg, (Chalfont, 1967) ha visto como su partido ha sufrido durante estos cinco años el desgaste propio del gobierno, sin haber logrado sacar adelante algunas de sus grandes promesas, como cambios en la ley electoral o la reforma de la Cámara de los Lores.

La UE, el factor de fricción

Dado la incertidumbre que arrojan las encuestas, muchos hacen cábalas con las posibles fórmulas de pactos. Miliband no descarta dialogar con los conservadores de Cameron, algo que sí ha hecho con los nacionalistas escoceses, una formación situada a la izquierda del espectro político.

Clegg, quien no tiene asegurado el asiento, de acuerdo con los sondeos, se ha presentado aún así como garantía de la "estabilidad y la decencia", independientemente de con quién negocie su integración en el gobierno. La hoja de ruta que ha anticipado ya es que sus primeros interlocutores será la fuerza que más escaños obtenga.

Ya que la demoscopia reserva este estatus a los 'tories' o consevradores, el principal elemento de fricción entre ambos podría ser el referéndum sobre la continuidad de Reino Unido en la Unión Europea (UE) que Cameron prevé imponer como condición innegociable en cualquier pacto. Como eurófilos convencidos, los de Clegg podrían prever un "elevado precio" por admitir el plebiscito, si bien ya han matizado que no será una línea roja.

En este sentido, el potencial baile de alianzas ante unos resultados que se esperan no concluyentes ha dominado este final de campaña tanto como las promesas con las que los líderes intentaron movilizar a un electorado que apostará a un nivel sin precedentes por formaciones más allá del triunvirato que esta Legislatura ha dominado la Cámara de los Comunes.

Además de los liberaldemócratas, los conservadores tienen como potenciales socios a los unionistas norirlandeses del DUP y a los eurófobos del UKIP, dos formaciones con las que comparte una agenda de derechas y posicionamientos similares en materia de economía. Los laboristas, a la espera de confirmar si el rechazo al SNP se mantiene tras el 7 de mayo --Cameron lo ha calificado esta jornada de "timo"--, podrían, por su parte, liderar una alianza con otras formaciones anti-austeridad como los nacionalistas galeses de Plaid Cymru, o los Verdes.

Previsiones tras el cierre

Una vez los colegios electorales cierren este jueves a las 22 horas (una hora más en horario peninsular español), tras 15 horas de votación, comenzará el recuento en las 650 circunscripciones en juego, con los resultados finales previstos para las primeras horas del viernes. De confirmar el escrutinio final las quinielas que apuntan a un parlamento sin mayorías absolutas, comenzará una batalla contrarreloj por asegurar las alianzas estratégicas que permitan formar gobierno.

Así, ser la fuerza más votada, o contar con el mayor número de escaños, no otorga la potestad automática de componer un ejecutivo, ya que la clave que da el acceso al número 10 es qué conglomerado de grupos parlamentarios aseguran la estabilidad al gabinete, una posibilidad que está abierta a todas las fuerzas.

Por ello, uno de los elementos fundamentales en las horas posteriores al veredicto electoral es quién tomará la iniciativa, un rol que los analistas políticos atribuyen a Cameron, de quien se espera que comparezca en Downing Street para proclamar la victoria de los suyos y la legitimidad que un potencial mayor volumen de parlamentarios le otorgaría, según él, para intentar dar forma a un gobierno que debería durar hasta 2020.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios