www.diariocritico.com

Sólo falta el Papa

martes 22 de septiembre de 2015, 10:16h

El primer ganador de estas elecciones que ya no se sabe si son comarcales, autonómicas, regionales, nacionales, internacionales, generales, plebiscitarias, universales, interplanetarias, o definitivas, ha sido Artur Mas. Porque lo que está claro es que estos comicios no son unas `simples´ elecciones autonómicas. Mas ha jugado a polarizar esta cita electoral entre los que quieren un futuro como independientes y los que se lo impiden.

La unidad del president con partidos de ideologías, no lejanas, sino opuestas, ha sido otro ejemplo de compromiso por un bien común. Por el otro costado, las distintas formaciones han contribuido a que `Junts pel Sí´ tenga más razón de ser ante la dinámica de todos contra uno.

Rajoy, en su inmovilidad manifiesta, ha encontrado un camino para contrarestar la deriva soberanista: los amigos de Zumosol y el miedo. Salió la banca, la patronal, grandes empresarios por separado, mandatarios de los principales países del mundo, dirigentes de la UE, hasta el mismísimo Obama ha hecho referencia a la unidad de los estados. Ya sólo falta el Papa que en cualquier momento de su visita al continente americano salga por peteneras y diga “Hijos míos, un país unido jamás será vencido”.

También me decían entre bromas en el barrio de Gracia de Barcelona, que están esperando las declaraciones de los niños de San Ildefonsopidiendo entre sollozos y con voces quebradas: “No os vayáis queridos amigos catalanes”. Este escenario del catastrofismo al más puro estilo Mediaset, esta pasarela de agentes que, a buenas horas, se ofrecen como marionetas al servicio de la causa para “avisar” de aquello que tenían que haber avisado hace años, allá por el 2012, ahora ya es tarde señora, y esperemos que no se convierta en gasolina de primera calidad para los que buscan fuegos donde quemar sus incompetencias.

Ahora que los candidatos se toman a risa, y con ironía hablan imitando los doblajes que se hacían de los indios en las películas estadounidenses, es cuando se comprueba la poca seriedad de nuestros políticos, la escasez de compromiso a la hora de explicar las razones de este proceso y buscar lo llamativo en función de una repercusión.

Si usted pasea por Barcelona estos días y pregunta a sus conocidos o comparte charleta con algún catalán que quiera conversar sobre esta cita electoral- así simplifico más y no me equivoco con la magnitud- comprobará querido amigo, que muchos les dirán que apoya a los que están unidos, a los que muestran claridad en su planteamiento, que hay que dar fuerza a la lista que “de verdad” defiende los intereses de Cataluña, y luego continúa diciendo: “ Yo les apoyo, pero es que no habrá independencia” Pues estimados todos, esto, va en serio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios