www.diariocritico.com

Bailando con lobos

jueves 08 de octubre de 2015, 07:25h

El primer título que se me ocurrió para este artículo fue el de la película de Sidney Pollack “Danzad, danzad, malditos” basada en la novela negra de Horace MacCoy “¿Acaso no matan a los caballos?” o el de “Dirty dancing” de Emile Ardolino, pero al final he optado por el de “Bailando con lobos” de Kevin Costner porque retrata mejor lo que está ocurriendo en las últimas semanas con diversos políticos del panorama patrio a los que les ha entrado una vena danzarina propia del concurso televisivo “Mira quien baila”. Algo que ya han hecho líderes mundiales como Obama o Putin y que no ha levantado tanta polvareda mediática como ha ocurrido aquí. Los meneitos más sonados han sido los del candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, Miquel Iceta y, por supuesto, los de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en El Hormiguero de Pablo Motos.Las redes sociales se han hartado, las imágenes han sido, como se llama ahora, trending topic y el asunto ha sido carnaza de sesudas tertulias políticas sacándole punta como si se tratase de un hecho de gran relevancia para el personal.

Uno se queda bastante estupefacto con las tonterías que se dicen y con las chorradas con las que nos quieren entretener. Por eso de todo este espectáculo mediático me quedo con la magnífica impresión que me produjo la intervención de la vicepresidenta en el programa estrella de Antena 3. He de confesar que admiro la capacidad de trabajo, la inteligencia, el saber estar y el desparpajo político de la vicepresidenta a quien considero uno de los principales pilares del Ejecutivo de Mariano Rajoy y una excelente candidata a suceder a su jefe a corto o medio plazo. Soraya demostró la otra noche, en vivo y en directo, que es capaz de lidiar con la más fea, soportar preguntas comprometedoras, responder con soltura y salir airosa de cualquier entrevista por dura que ésta sea poniendo en evidencia al entrevistador y ganándose a la audiencia con su espontaneidad, su sinceridad y, ¿por qué no? con su baile. Chapeau.vicepresidenta.

Contrasta esta actitud franca y directa con la de nuestra querida presidenta quien, pese a haber nacido en Triana, parece que se ha tragado varios sapos. Que conste que, si contemplamos el panorama político actual, Susana Díaz es de las pocas figuras emergentes que sabe ganarse a un auditorio con sus propuestas populistas que levantan ampoyas en la dirección de su propio partido. Lo malo de Susana es que los hechos suelen desmentir sus dichos. Vamos que su indudable fuerza dialéctica se queda en nada a la hora de llevarlas a la realidad. De ahí que haya chocado de pleno con los muchachos de Podemos que se han convertido, por encima del primer partido de la oposición en Andalucía, el PP, en la verdadera bestia negra del todopoderoso PSOE andaluz.

Porque en esta legislatura se está viendo en el Parlamento de Andalucía algo que no se había producido en los anteriores cuarenta años, la parálisis de la Cámara por la negativa de socialistas y Ciudadanos a aceptar en la Mesa las propuestas de la oposición que, en este caso, está formada por el PP, Podemos e IULV-CA. El presidente de la Cámara, secretario general del PSOE cordobés, Juan Pablo Durán, se permite el lujo de actuar como si se tratara de una dictadura vetando cualquier iniciativa que no esté en la órbita de su partido. No sólo eso, sino que incluso se atreve a dar lecciones de periodismo a los redactores de algunos medios que no comulgan con sus trazas pseudochavistas.

Y es que el PSOE no está acostumbrado a gobernar en minoría y, pese a los resultados de las elecciones, continúa pensando que las cosas siguen igual que hace tres décadas cuando Borbolla, Chaves o Griñán, actuaban en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas como si fuese su cortijo particular. Por eso no es de extrañar que algunos diputados como los populares o los de Podemos, opten por abandonar los plenos cuando sus propuestas son relegadas al olvido por la mayoría sociociudadana que, pese a no estar consolidada como un acuerdo de Gobierno, en la práctica se está configurando como un pacto en toda regla por más disimulos que pongan sobre el tapete los muchachos de Albert Rivera..

Ya veremos qué ocurrirá cuando los próximos presupuestos de la comunidad lleguen a la Cámara andaluza y si Ciudadanos es capaz de aguantarle el pulso a Susana Díaz. Mucho me temo que los socialistas cederán en algunas chorradas que proponga Ciudadanos para poder sacar adelante sus cuentas. Mucho me temo que el cuento de la buena pipa va a seguir adelante en todo lo que nos queda de Legislatura. Si Soraya protagonizó un Bailando con lobos, lo que está pasando aquí, en Andalucía, es más de Dirty dancing.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios