www.diariocritico.com

El más grave problema andaluz

jueves 26 de noviembre de 2015, 18:10h

Hace poco tiempo, en una comida en la que estaban presentes diversos ex dirigentes del PP andaluz, salió a colación la problemática elaboración de las listas a las elecciones generales del próximo 20-D y las críticas por incluir en ellas a ciertos personajes de escasa relevancia electoral y nula capacidad política. Alguien recordó que, hasta no hace mucho tiempo, los miembros de las candidaturas populares eran cuidadosamente elegidos no sólo por la dirección del partido en Madrid o en Sevilla, sino de acuerdo también con otras instancias sociales y económicas de enorme peso en Sevilla y en toda Andalucía.

-En los años 80 y 90, las listas del PP andaluz, afirmaba un comensal, no se aprobaban jamás si no tenían el visto bueno de don Javier, al menos en sus cinco primeros puestos

-Te refieres, claro, a don Javier Arenas.

..

-No, no me refiero a Javier Arenas,quien, al menos en teoría, era quien mandaba en el partido como presidente regional, me refiero a otro don Javier ya desaparecido, mucho más importante y poderoso, a quien se le consultaban muchas de las propuestas de los programas electorales para que diera su aprobación.

Silencio absoluto. Nadie quiso dar el apellido de don Javier, pero todos los presentes en la mesa sabíamos de quien se hablaba Don Javier era mucho don Javier y yo lo pude comprobar en el periódico en el que entonces trabajaba en el que tanto su familia como la gran empresa que dirigían eran tratadas con guante blanco y mano de seda dado su enorme peso no solo en la economía sevillana sino también en la andaluza y española.Y no era sólo en ese periódico, sino en casi todas las empresas de comunicación andaluzas.

No sé si la historia es verdad o fue tan solo un chisme político más alejado de la realidad de los que suelen comentarse en las tertulias. Lo que sí sé es que, desde finales de los años 40 del pasado siglo y hasta el momento, la familia en cuestión ha controlado numerosos resortes políticos de los que no se libraban casi nadie. Porque puede ser cierto o no que don Javier controlara las listas del PP-A, pero sí lo es que ninguna fuerza de todo el espectro político andaluz, ni PP ni PSOE ni PA ni tan siquiera la anticapitalista IULV-CA quería enemistarse con ellos. Como decía don Francisco de Quevedo, “poderoso caballero es don dinero”.

Echando mano de otro clásico refrán español, aquel que dice que “a perro flaco, todo son pulgas”, he de comentar una noticia que, no por menos esperada, ha sacudido las estructuras políticas, sociales y económicas de Andalucía en los últimos días. Si no nos bastaba con el millón y pico de parados que soporta nuestra comunidad con una tasa de desempleo que supera el 31 por ciento, ahora nos enfrentamos con el preconcurso de acreedores que ha presentado la mayor multinacional andaluza, Abengoa, que puede dejar en la calle a miles de trabajadores, sobre todo en su sede central sevillana de Palmas Altas.

La cuestión no es baladí y sé de buena fuente que tiene preocupado no sólo al Gobierno andaluz se Susana Díaz sino también al de Mariano Rajoy que puede ver enturbiada su campaña electoral de no conseguirse alguna solución a corto plazo. Junta de Andalucía y Gobierno central andan presionando a los bancos más importantes del país para que le faciliten a la multinacional sevillana créditos puente que le permitan salir del actual atolladero. No harán falta de momento los más de cinco mil millones que debe, pero sí en torno a mil para que pueda enjugar sus deudas hasta que llegue un comprador solvente que se haga cargo de esta emblemática empresa sevillana que ha exportado el nombre de Andalucía a todo el mundo y que está a punto de cumplir los 75 años desde su fundación. En la quiebra de Abengoa hay muchos culpables. Desde sus gestores que emprendieron una equivocada huída hacia adelante cuando el Gobierno dejó de subvencionar las nuevas fuentes de energía, hasta la ceguera de unos políticos que, en lugar de potenciar la investigación y las inversiones en energías alternativas, se han dejado presionar por diversas multinacionales foráneas que dominan el actual mercado energético español-

Lo cierto es que, si alguien no lo arregla pronto, y yo estoy convencido que el problema de Abengoa va a tener una solución rápida por la cuenta que les trae a todos los políticos sean del partido que sean, la situación podría ser caótica para la economía andaluza y para aquellos inversores que han fijado su vista en esta tierra-

Si don Javier lavantara la cabeza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios