www.diariocritico.com
El calendario de los nuevos diputados: el 13 de enero se constituyen las Cortes y el Rey abrirá consultas para designar al candidato a presidente
(Foto: Agencias)

El calendario de los nuevos diputados: el 13 de enero se constituyen las Cortes y el Rey abrirá consultas para designar al candidato a presidente

sábado 19 de diciembre de 2015, 10:16h

El sueldo de los nuevos diputados empezará a contabilzarse desde este mismo lunes aunque las Cortes no abrirán sus puertas hasta el 13 de enero. A partir de ese día, el Rey Felipe VI iniciará los contactos con los distiintos líderes de los partidos con representación parlamentaria y comunicará al presidente del Congerso el nombre del 'elegido' para someterse a la votación de investidura como presidente del Gobierno. En ese momento correrá un plazo de dos meses tras los cuales, si nadie ha conseguido la mayoría suficiente, se convocarían nuevas elecciones. Paralelamente, se deberán formar los grupos parlamentarios, un proceso que se vislumbra complicado.

El Rey Felipe VI abrirá el 13 de enero una ronda de consultas en enero con los partidos que hayan obtenido representación parlamentaria en las elecciones generales de este domingo. Ese día se constituirán las Cortes Generales, y a partir de ahí la incógnita será a qué candidato a la Presidencia del Gobierno designa el jefe del Estado, ya que, según las encuestas, ningún partido conseguirá una mayoría suficiente para ser investido en solitario jefe del Ejecutivo.

Ese 13 de enero, quien resulte elegido presidente del Congreso se desplazará al Palacio de la Zarzuela para informar oficialmente al jefe del Estado de la constitución de las Cámaras y de los partidos que tienen representación parlamentaria.

A partir de ese momento, Felipe VI convocará en Zarzuela a los líderes de esos partidos, desde el más minoritario al mayoritario, con idea de conocer cuál sería su posición sobre una u otra posible candidatura a la Presidencia del Gobierno. Será el estreno del jefe del Estado en esta tarea que hasta ahora siempre había llevado a cabo don Juan Carlos.

Acabada la ronda de consultas, el monarca volverá a llamar al presidente del Congreso para comunicar su decisión sobre quién debe ser el candidato para someterse a una sesión de investidura. Hasta ahora, siempre ha sido el líder del partido con más diputados, pero nada implica que deba ser siempre así porque en el sistema parlamentario priman las negociaciones y recabar el apoyo más nutrido en la Cámara.

Tras recibir la propuesta, el presidente del Congreso convocará a la Junta de Portavoces para poner fecha a esa Sesión de Investidura. Como los grupos disponen de cinco días hábiles desde la constitución de la Cámara para formarse, la Junta de Portavoces no estará habilitada para organizar la agenda parlamentaria hasta el 20 de enero.

Por todo ello, y no habiendo un plazo fijo, no se espera que la investidura del próximo presidente del Gobierno tenga lugar hasta finales de enero. Habiendo mayoría absoluta, todo se puede solventar en una semana, como ocurrió con Mariano Rajoy en 2011, pero lo habitual es que se tarde algo más de 15 días para celebrar una primera votación.


En esa Sesión de Investidura, el candidato propuesto expone su programa de gobierno y luego toman la palabra los portavoces de los distintos grupos para, después, proceder a la votación. Si el aspirante obtiene el voto de la mayoría absoluta (176), se entenderá otorgada la confianza.

Si no logra, al menos, la mitad más uno de los votos se fijará una nueva votación 48 horas después de la anterior, en la que ya le bastará con lograr una mayoría simple de apoyos, esto es, más votos a favor que en contra.

En el caso de que tampoco consiga ser investido en este segundo intento, se tramitarán sucesivas propuestas por el mismo procedimiento y, si transcurren dos meses a partir de la primera votación de investidura y ningún candidato hubiese obtenido la confianza del Congreso, habría que convocar nuevas elecciones.

En ese caso, el presidente de la Cámara Baja sometería a la firma del Jefe del Estado el decreto de disolución de las Cortes y de convocatoria de los comicios, una circunstancia ésta que hasta ahora no se ha dado nunca.


Los requisitos para formar grupo parlamentario


Los partidos contarán con cinco días hábiles desde la constitución de las Cortes (13 de enero) para crear sus grupos parlamentarios en el Congreso y en el Senado. Este trámite se prevé complicado esta legislatura debido a la voluntad de varias candidaturas territoriales de tener voz propia en el Congreso y el freno que pueden encontrar en los requisitos exigidos, lo que hace que la Mesa de la Cámara sea la que vaya a tener la última palabra.

El Reglamento del Congreso contempla dos vías para poder crear un grupo parlamentario. La más directa es obtener al menos 15 escaños en las elecciones. La segunda vía, donde la Mesa del Congreso tiene cierto margen de interpretación, requiere reunir al menos cinco diputados y además el 5% de los votos a nivel nacional o bien un 15%en aquellas circunscripciones en las que se presentó candidatura.

Estas condiciones garantizan que los dos partidos mayoritarios puedan constituirse en grupo, ya que a priori superarán los 15 escaños. Tampoco parece que puedan tener problemas, en principio, los partidos emergentes, Ciudadanos y Podemos, según lo que pronostican las encuestas.

Pero además se da la circunstancia de que Podemos se presenta mediante coaliciones con otros partidos en Galicia, Cataluña y la Comunidad Valenciana, en dos de ellas también con IU. El objetivo de estas candidaturas es constituirse como grupo parlamentario propio, lo que en caso de ser posible podría dar la circunstancia de que Podemos contara con diputados en hasta cuatro grupos parlamentarios diferentes.

Sin embargo, las encuestas señalan como difícil que estas coaliciones cumplan con todos los requisitos que marca el Reglamento y quedarían en manos de la flexibilidad o no de la Mesa del Congreso.

En caso de no poder constituirse como grupos propios, queda la incógnita sobre el futuro de los diputados de esas coaliciones, que podrían sumarse a otro grupo ya formado o quedarse en el Mixto. Se da la circunstancia de que no todos ellos pertenecen a Podemos, por lo que, por ejemplo IU, ya ha descartado tajantemente durante la campaña la opción de que aquellos que pertenecen a sus siglas se sumen al grupo parlamentario de Pablo Iglesias.

Precisamente, el futuro parlamentario de IU está también en el aire en función de los resultados que consiga en las urnas. En la pasada legislatura, la coalición de la Izquierda Plural formada por IU, ICV y CHA concurrió a las elecciones y, tras sumar 11 escaños, se constituyó como grupo parlamentario. Pero ahora la candidatura que encabeza Alberto Garzón, en la coalición de Unidad Popular, a tenor de las encuestas, puede no reunir los requisitos para constituirse como tal, por lo que podría tener que recurrir a otras vías.

En cuanto a la antigua CiU, que en 2011 no tuvo problema para crear grupo al sumar 16 diputados, ahora está en el aire que Democracia i Libertad, la nueva coalición de Convergéncia (CDC), tenga su propia formación parlamentaria sin Unió.

Por su parte, el PNV tradicionalmente ha cumplido esos requisitos, al superar el 15% en todas las circunscripciones vascas. No le ocurrió lo mismo a Amaiur en 2011, cuando pese a haber logrado más diputados la marca de Bildu no llegó a ese 15% en Navarra y la Mesa del Congreso, con mayoría absoluta del PP, no quiso mostrar flexibilidad alguna y sus diputados acabaron en el Grupo Mixto.

En el mismo caso se encontró ERC en 2004, cuando logró 8 diputados pero no llegó al 15% de los votos en Barcelona ni Valencia, donde también había presentado listas. Pero en su caso, la Mesa de la Cámara dio por buena la formación de grupo. El PP, no obstante, protestó ante el Tribunal Constitucional, que resolvió que la Mesa tiene margen para interpretar el reglamento.


Diputados 'prestados'


Otra vía para intentar formar grupo si no se cuenta con los cinco escaños que se requieren es recurrir a préstamos de diputados de otros grupos. En anteriores legislaturas, Coalición Canaria (CC) logró formar grupo con menos de cinco escaños gracias al trasvase puntual de diputados de UPN, un año, o del PSOE, en otra ocasión.

En las elecciones de 2011, UPyD tenía cinco diputados pero no alcanzaba el 5% del voto estatal, por lo que tuvo sumar a Foro Asturias y superar ese umbral. Y en 2008, IU-ICV y ERC no lograban juntos formar grupo por no alcanzar ese 5% y tuvieron que recurrir al BNG para poder constituirse. Una vez formado el grupo parlamentario, los diputados que habían ayudado a la tarea lo abandonaban con destino al Grupo Mixto.

Ese Grupo Mixto es donde recalan todos los partidos que no se han adscrito a un grupo propio. En la pasada legislatura ha llegado a estar formado por 18 diputados de nueve partidos distintos (Amaiur, ERC, BNG, CC, NC, Compromís, Foro Asturias, UPN y Geroa Bai).


Tener grupo propio supone grandes ventajas políticas, económicas y de medios. La formación que cuenta con grupo tiene garantizada su representación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y voz propia en la Junta de Portavoces y capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones; mientras que dentro del Grupo Mixto hay que repartirse tiempos de intervención y asientos en las comisiones.

En las sesiones de control, tener grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos, pero en el Grupo Mixto todo ese 'pedazo de tarta' debe distribuirse a partes iguales.

En el plano económico, por ejemplo, durante la anterior legislatura las fuerzas políticas que se constituyeron en grupo recibieron en el Congreso una subvención fija de 28.597,08 euros mensuales y otra variable, en función del número de diputados componían el grupo, que ascendía a unos 1.645,49 euros mensuales por escaño.


Además, sólo habiendo conseguido grupo parlamentario propio se puede acceder al cobro de las subvenciones por envío gratuito de propaganda electoral durante la campaña. Y las ventajas se prolongan para las siguientes elecciones, porque los que ahora consigan grupo parlamentario propio tendrán opción a presencia en los futuros debates y planes de cobertura informativa de los medios públicos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.