www.diariocritico.com

La "segunda ronda", la última esperanza para la gran coalición y para el PP

> Suben las apuestas por Soraya Sáenz de Santamaría ante los previsibles fracasos del presidente y Sánchez
> También circuló el nombre de José Bono como un candidato de consenso para frenar a Podemos

miércoles 13 de enero de 2016, 20:56h
El partido ha comenzado, aunque los jugadores lleven mucho tiempo 'calentando' en la banda. En la estrategia de las negociaciones para formar Gobierno, el balón está en poder de Mariano Rajoy que, hoy por hoy, está empeñado en presentarse a la investidura pese a que casi cada día sus adversarios le repiten que no lo conseguirá. Pedro Sánchez está ansioso por robarle la pelota, aunque también parece que la perderá acosado por la defensa numantina de Pablo Iglesias aunque cuente con la aparente ayuda de Albert Rivera. Habrá, pues, que repetir el partido... salvo que el PP se saque de la manga la baza de Soraya Sáenz de Santamaría para, en el último minuto, como en Cataluña, se alcance algún tipo de pacto. Es la "segunda ronda" de las negociaciones, dos palabras mágicas para quienes apuestan por una gran coalición o algo lo más parecido posible. Todo con tal de frenar a Podemos.
Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, en la sesión de apertura del Congreso este miércoles.
Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, en la sesión de apertura del Congreso este miércoles. (Foto: EP)

Una vez constituidas las Cámaras, la tensión se ha disparado porque el cronómetro ha empezado a correr. El Rey, previsiblemente, no empezará hasta la última semana de enero las consultas con los portavoces de los distintos grupos parlamentario. Estos tienen de plazo hasta el día 20 para constituirse, pero es previsible que el nuevo presidente del Congreso, Patxi López, que es un “buen tipo” como astutamente dice Alberto Garzón, lo ampliará al menos un par de días. El de IU probablemente los necesite.

Salvo que Felipe VI imprima una celeridad inusual a su primera gran intervención en la política España, la primera votación de investidura tiene todas las papeletas para celebrarse en la primera semana de febrero, y ahí será el momento en que empezará la verdadera cuenta atrás, dos meses que pasarán demasiado rápido para algunos. El Rey tendrá que volver a citar a los líderes políticos -o eso se deduce de la Constitución y el Reglamento del Congreso- y, según el guion previsto, Pedro Sánchez debería ser el siguiente en someterse a la votación de investidura.

Un pacto con Ciudadanos que prospere gracias a la aquiescencia del PP -tal y como ha ocurrido hoy para elegir presidente del Congreso- puede no ser lo más conveniente para el líder socialista, al que se le acusará de apoyarse en la ‘derecha’ con tal de gobernar. Y está por ver que la excusa de ‘salvar la unidad de España’ sea suficiente para que lo entienda su electorado. Tampoco quizá el del PP acepte de buen grado que se deje gobernar a los socialistas.

El galimatías político parece conducir inevitablemente a unas nuevas elecciones mientras cunde la desesperación entre quienes apuestan por la gran coalición. O lo que se pueda, con tal de frenar a Podemos, en estado de gracia para presentarse a unas nuevas elecciones. Por eso Pablo Iglesias se permite tensar tanto la cuerda, las líneas rojas, con el PSOE. Sánchez, además, está condicionado por los acuerdos del Comité Federal sobre con quién y qué puede negociar.

"Gobierno de salvación"

Entre los ejemplos de la desesperación que cunde estos días entre algunos están los rumores interesados que copian la idea de Pablo Iglesias de elegir a una personalidad independiente como presidente del Gobierno y proponen, entre otros, nada menos que a José Bono para encabezar una especie de ‘gobierno de salvación’. Incluso meten a “la Zarzuela” en el ajo… "¡Pero si es de gente como él de quien queremos salvarnos!", exclamó este miércoles una diputada del PSOE al comentárselo.

Un segundo ejemplo sería la pregunta que hace un par de días se le formuló en un ministro en funciones que está de salida de la política sobre si es cierto que se va a intentar alargar todo lo posible la ‘interinidad’ de Rajoy para no perjudicar a la economía y mantener en la medida de lo posible la famosa ‘estabilidad’. El interpelado puso primero cara de asombro, aseguró desconocer cualquier movimiento en ese sentido -los tiempos están tasados por la Constitución, recordó- y luego puso cara de horror ante la perspectiva de tener que seguir varios meses más en su Ministerio.

Dependiendo de hasta dónde esté dispuesto o pueda apurar Pedro Sánchez el plazo de dos meses que empezará a contar en la primera votación de Rajoy, los defensores de una gran coalición confían en que haya tiempo para una “segunda ronda” de negociaciones en la que el PP podrá, por fin, aprovechar la carta de Soraya Sáenz de Santamaría que se jugó en el famoso debate “a 4”. Aunque sea como en Cataluña, en el tiempo de descuento.

¿Cómo? Eso es casi lo de menos.

- Todos los diputados de la Mesa del Congreso, renuncian a coches oficiales menos ...

- ¿Renunció Rajoy a la presidencia del Congreso a cambio de algo?

- El PP recibió votos nacionalistas y algunos suyos fueron para Ciudadanos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios