www.diariocritico.com

Sigue el conflicto con CIRSA

La Prefectura reprimió a los trabajadores del Casino flotante

La Prefectura reprimió a los trabajadores del Casino flotante

El desalojo por la fuerza de trabajadores en huelga reunidos frente al Casino Puerto Madero derivó en una violenta batahola que dejó un efectivo de la Prefectura Naval herido de gravedad y 13 lesionados
Diez manifestantes -nueve varones y una mujer- fueron detenidos, según informó la oficina de prensa de la Prefectura sin especificar los cargos, pero delegados de los trabajadores dijeron que fueron once en total, aunque de uno de ellos desconocían dónde había sido alojado o si había sido liberado luego.

"El último mensaje que mandó era: ’me están deteniendo’", aseguraron los representantes gremiales en conferencia de prensa poco antes de las 3 de hoy.

Uno de los detenidos es menor de edad y otro es un abogado que patrocina al personal del casino en conflicto, de apellido Moyano, añadieron.

El agente herido "tiene derrame cerebral y sangre en los pulmones", dijo a Télam un portavoz de esa fuerza de seguridad.

La televisación de los incidentes lo mostró en el momento en que estaba caído con una herida sangrante en su frente, mientras era auxiliado por sus compañeros.

La oficina de prensa no suministró la identidad del herido, pero informó que era atendido en el hospital Argerich aunque se preveía su traslado, cuando su condición lo permitiera, al Hospital Naval.

Informó además que otros seis efectivos sufrieron lesiones durante la refriega en Puerto Madero, aunque en esos casos se trató de contusiones o raspones sin gravedad.

Representantes gremiales informaron que los manifestantes lesionados fueron siete, atendidos en el hospital Argerich, "algunos con impactos de latas de gases en la cabeza y en el cuerpo", se quejaron.

El personal del casino flotante se mantiene en huelga y manifiesta en las inmediaciones de la sala de juego, en la Dársena Sur del puerto metropolitano, en demanda de la reincorporación de 74 trabajadores despedidos a mediados de noviembre.

En el origen de este conflicto hay una disputa entre la Aleara, el sindicato de juegos de azar al que el personal del casino está afiliado, y el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (Somu), que reclama exclusividad gremial en todo artefacto flotante.

Pese a la huelga, la sala de juegos permanece abierta con escaso personal a cargo, "menos del 5 por ciento" según los huelguistas.

El nuevo episodio de este conflicto comenzó poco después de las 22 del martes cuando una unidad de la Prefectura equipada con escudos, cascos, corazas y palos, avanzó sobre decenas de trabajadores que realizaban una asamblea frente al acceso principal de la sala de apuestas.

Los efectivos navales se organizaron en formación compacta, con los portadores de escudo al frente, y avanzaron paso a paso sobre los manifestantes, que se mantuvieron en su lugar prácticamente hasta el momento del contacto, cuando además volaron granadas de gases lacrimógenos.

La tensión explotó entonces en forcejeos, insultos, gente de los dos bandos afectada por los gases, proyectiles improvisados y corridas, que se generalizaron en varias cuadras a la redonda.

"Vinieron a desalojarnos por la fuerza sin mostrar ninguna orden", protestaba uno de los manifestantes ante la cámara de un canal de noticias mientras era reducido por infantes de uniforme beige.

Según manifestantes, el objetivo de la operación pudo ser despejar el área donde se desarrolla la protesta, en la que los manifestantes mantenían varias carpas, de modo de facilitar el acceso al casino de clientes que llegan en automóvil.

El campamento gremial fue desmantelado por la Prefectura tras el desbande.

"Soportamos dos veces ataques de la patota (alusión a un supuesto grupo de choque sindical) y ahora esta represión salvaje en la oscuridad de Puerto Madero", dijo el delegado Leonardo Bonani.

Los manifestantes se reagruparon más tarde en las escalinatas de la Facultad de Ingeniería, en el paseo Colón e Independencia, donde en asamblea resolvieron ir a reclamar frente a la sede de la Prefectura en favor de la libertad de los detenidos.

También confirmaron que a mediodía marcharán desde el Obelisco hasta el Ministerio de Trabajo para reclamar la reincorporación de los 74 despedidos.

Abogados que los patrocinan afirmaron hoy que la Prefectura Naval cometió "una irregularidad tras otra" en esta operación.

"Tuvieron a siete trabajadores desaparecidos entre tres y cuatro horas. Los encontramos detenidos en el propio Casino, que no es un centro de detención legal, y no nos informaban", dijo la abogada Claudia Ferrero.

La letrada afirmó que ese grupo de detenidos fue trasladado luego a la División de Investigación Penal Administrativa (DIPA) de la Prefectura Naval, sobre la avenida Comodoro Py.

"Son seis mayores y un menor. Entre los mayores está el abogado Moyano. Vimos al menor y a otro detenido. Están muy golpeados", comentó Ferrero.

La abogada se quejó de que no hubo orden judicial de desalojo, no se informó quién estuvo a cargo del operativo, se utilizó un lugar de detención ilegal, se negó a los abogados acceso a los detenidos y no se informó qué juez está a cargo del menor preso.

Ferrero dijo que hubo otros tres detenidos en un centro de detención de la Prefectura en La Boca, cuya libertad se aguardaba de un momento a otro.

La profesional adelantó que el caso será denunciado ante el Gobierno y organismos de derechos humanos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios