www.diariocritico.com

Alejandro Muñoz Alonso y el nacimiento de la sociología científica en España

domingo 14 de febrero de 2016, 19:02h

El 12 de Marzo de 1973, recibí una carta de Alejandro, como Director del Instituto de la Opinión Pública, convocándome a una Mesa Redonda en el Hotel Santa Maria del Paular en Rascafría los días 22 al 24 de julio. A ella se invito a los que entonces empezábamos a destacar en el mundo de la Sociología y de Psicología Social, como éramos, Murillo, Jiménez Blanco, Velarde, Gonzalez Seara, Diez Nicolas, Moya, Lopez Cepero, Miquel, Trinidad, Martin Martinez, Mozaz, Orizo, etc con Muñoz Alonso y yo mismo.

Se trataba de debatir, sobre la “La Investigación Social en España” y sentar las bases en pleno franquismo, de lo que debería ser el conocimiento de las actitudes y de la forma de ser de los españoles, más tarde el CIS, famoso por sus encuestas, sobretodo electorales. En honor de Alejandro fallecido recientemente, debo decir que allí en tres días, sentó con nosotros las bases, del uso de las técnicas sociales en la comprensión de la verdad en lo que esta tenia de observable. El Régimen no nos puso pegas, y nos adelantamos cinco años a la llegada de la Democracia en 1977.

Fui el encargado de elaborar un proyecto de Conclusiones, que hoy deseo hacer públicas, para la Historia de la Sociología y de su promotor Alejandro Muñoz Alonso.

“Los reunidos expresaron su acuerdo sobre la necesidad de establecer cauces para la comunicación de sus experiencias en este campo. En efecto, y en España desde hacía ya algún tiempo se registraba un auge de la investigación realizada por diversos tipos de entidades y los recurso dedicados a esta tarea que ya comienzan en 1972 a ser considerables. En esta situación, la falta de coordinación empieza a hacerse notar como una barrera al progreso técnico y científico en esta área.

Los participantes llegaron a la conclusión de que el logro de los objetivos implicaba una tarea que exigía una serie de fases previas con un grado mínimo de formalización. En concreto se llegó a las siguientes: La elaboración de un Censo de Centros de investigación e Investigadores, en el que se precisen las investigaciones realizadas, recursos utilizados y procedencia de los mismos. Para llevar a cabo esta tarea el Instituto de la Opinión Pública preparara un proyecto de cuestionario que será sometido a los participantes en la “Mesa Redonda” para consideración y posibles correcciones. Los reunidos fueron informados de un plan para la creación de tres bancos de datos estadísticos, de encuestas y documentales que se desarrollaran bajo el patrocinio de la Fundación March por la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense y por el departamento de Sociología y Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid. Se estima que esta iniciativa es de un interés fundamental para la Investigación Social.

Se considera necesario realizar un esfuerzo para la normalización de terminología de las Ciencias Sociales, considerándose una vía adecuada la preparación de un glosario de equivalencias idiomáticas. Es objetivo prioritario para el próximo futuro el estimular el intercambio de experiencias técnicas y metodológicas, para ello el IOP prepara unas próximas jornadas. Se acuerda utilizar el boletín de la IOP como vehículo de comunicación para los temas que interesen a los investigadores sociales.

A más largo plazo se estima la conveniencia de crear una Asociación para la Investigación Social Empírica. Los asistentes se congratularon del espíritu existente durante la Reunión del Paular, considerándolo una buena muestra de buena voluntad y colaboración profesional y como índice de una fructífera cooperación en el futuro”.

Naturalmente y aunque nunca se logro una eficaz colaboración entre los Institutos privados, pues eramos competidores, si fue la primera vez que se consiguió que empresas como la mía, Bernard Krief, Icsa Gallup o Data, nos reuniéramos y expresáramos los problemas comunes de dar a conocer la realidad social española, muy controlada todavía por el Régimen, especialmente por Manuel Fraga. Bien es cierto que muchos de los investigadores sociales, nos movíamos ya en el campo de la política nofranquista, intentando con nuestras informes, como lo fue el FOESSA de Gómez Reino y Jhon Linz, dar una pincelada sobre el gran desconocimiento de lo político, que existía entre la población española, que apenas sabia distinguir entre derechas e izquierdas.

De ahí, que después de pasar por la Platajunta, propusiera yo y construyera en 1976 el Centro Democrático, luego UCD, que le sirvió a Adolfo Suarez para ganar las elecciones en 1977, y que siempre me encontrara con Alejandro Muñoz Alonso, tanto profesionalmente, en febrero de 1970 fue nombrado subdirector general de Información, tras el cese de Joaquín Benítez Lumbreras. Dos años después, fue designado director del Instituto de la Opinión Pública y en 1974 ocupó el cargo de subdirector general de Planificación de la Estructura Social, del Ministerio de Planificación y Desarrollo. Dentro de su labor docente, fue profesor adjunto de la Universidad Complutense de Madrid, catedrático de Opinión Pública en la Facultad de Ciencias de la Información y catedrático emérito en la Universidad San Pablo-CEU. como en la política en el PP a partir de 1989. Como quiera que escribí la Historia del PP, como un desarrollo del Centro Derecha desde 1812 a 2011, nos veíamos con frecuencia, en viajes y conferencias, aunque yo me hubiera apartado siempre de la política, centrándome en mi labor como investigador social, que me ha llevado a sobrepasar las cuatrocientas publicaciones. Alejandro fue un espejo, para el esfuerzo y el mérito, es más, a partir del Paular, un precursor.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios