www.diariocritico.com

Supermartes

martes 01 de marzo de 2016, 10:08h

Los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos por el partido Demócrata y por el Republicano tienen en el llamado Supermartes, la principal prueba de fuego de cara a sus posibilidades. Se llama Supermartes porque son 14 estados en el bando republicano y 11 en el demócrata donde se celebran primarias con unos 880 delegados en juego. Hay que recordar que la clave está en ir consiguiendo delegados para alcanzar la cifra mágica que convierte a quien lo logra en el candidato correspondiente. Es la culminación de la carrera en caucus, primarias, debates, mítines, chats y todo tipo de actividades para demostrar que las propuestas de cada candidato son las más adecuadas, que no siempre las mejores. Un largo y sostenido esfuerzo político que demanda un cuantioso gasto de dinero recaudado por todos los medios, se supone que legales, y donde internet juega un papel relevante. En esta campaña, la red no está resultando tan decisiva como lo fue para que el primer presidente afroamericano, Barack Obama, llegara a la Casa Blanca. Los aspirantes republicanos necesitan llegar a la Convención Nacional de su partido con 1.236 delegados, la mitad de los 2.470 en juego, para lograr la nominación, teniendo en cuenta que hay 150 superdelegados que llegan a la cita decisiva sin estar asignados pero, habitualmente, se suman a quien ha conseguido llegar a la cifra mágica. Un candidato demócrata requiere de 2.246 delegados, de los 4.491, para ser proclamado vencedor. En este caso, son 718 superdelegados sin voto concreto.

Hillary Clinton se presenta con clara favorita para poder afianzar su candidatura frente al senador Bernie Sounders. La ex secretaria de Estado cuenta ya con 544 delegados frente a los 85 de un digno y sorprendente rival que está proporcionando cierto interés a la carrera demócrata por sus planteamientos socialistas que reclaman una economía que permita un mejor reparto de la riqueza, igualdad entre hombres y mujeres y oportunidades para los jóvenes que están reaccionando positivamente a sus mensajes pero sin llegar a superar el peso de las minorías negras e hispanas. Entre los republicanos crece la preocupación por el ascenso imparable del multimillonario Donald Trump quien lejos de desinflarse por sus estrambóticas y xenófobas propuestas, va abriendo brechas frente a sus más cercanos perseguidores, los hispanos Cruz y Rubio. El estado de Texas con 155 delegados para los republicanos y 252 para los demócratas será muy trascendente en la gran cita del Supermartes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios