www.diariocritico.com

Susana mete presión a Sánchez

miércoles 23 de marzo de 2016, 15:46h

Círculos cercanos a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, no ocultan la posibilidad de que ésta se presente como candidata a la Secretaría General del PSOE en el próximo Congreso Federal que, de no haber contraórden de última hora se celebrará el 21 y 22 de mayo después de que los militantes elijan al secretario general en una consulta que se celebraría en torno al 8 de mayo. Preguntas y callan. Sus máximos allegados ni afirman ni desmientes, luego algo hay de cierto en ese run-run. Ese es en principio el calendario que ha impuesto Pedro Sánchez aunque son muchos los dirigentes regionales del partido que apuestan por retrasar la celebración del XXXIX Congreso Federal hasta que se aclare el turbio panorama político en el que estamos sumidos actualmente y se dirima si finalmente hay que repetir las elecciones generales. Y Sánchez se niega en redondo porque un aplazamiento sría firmar su sentencia de muerte.

La cuestión no es baladía porque Sánchez se juega el ser o no ser. Él sabe que sin logra ser investido presidente del Gobierno, con el apoyo de quien sea, tiene los días contados. De ahí que la búsqueda de socios que le ayuden se esté convirtiendo para el secretario general del PSOE en algo obsesivo. Si su ascenso fue meteórico pasando ser ser un don nadie a líder del primer partido de la oposición en un abrir y cerrar de ojos, su caída puede ser aún más meteórica si cabe. Si antes del 2 de mayo, y quedan apenas cuarenta días, no consigue convencer a Pablo Iglesias de que es necesario su apoyo o al menos su abstención y la de sus marcas blancas así como del PNV y los independentistas catalanes, para que la coalición PSOE-Ciudadanos-CC obtenga el respaldo del Congreso con Sánchez como presidente del Gobierno, toda su estrategia de supervivencia se habrá ido al garete.

Sabe que si llega al 3 de mayo sin lograr respaldos automáticamente se convocarán nuevas elecciones generales y otro fracaso similar al del 20-D, convirtiéndose posiblemente en el tercer partido del país tras el PP, y la coalición Podemos-IU, sería la puntilla a su nefasta gestión. De ahí que resulte lastimosa y yo diría que hasta patética su hégira mendicante en busca de ayudas para su candidatura en Cataluña con su entrevista con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, o su forzado encuentro con AlexisTsipras para que medie con Iglesias. Al pobre mío no le queda más remedio que conchavarse hasta con el mismísimo diablo para salvar el pellejo. Y creanme que eso es lo que me da más miedo de Sánchez, su escasez de miras por los ciudadanos e esta país llamado España y por sus propios votantes que no parecen interesarle lo más mínimo en este demencial sálvese el que pueda en el que se ha metido. O sale elegido sea como sea presidente del Gobierno antes del 2 de mayo o se va directamente a la cola del paro. Es lo que hay.

Todo eso lo sabe Susana. Y sabe también que no tendría difícil obtener los apoyos necesarios para ser elegida secretaria general del PSOE como un primer paso hacia mas altas metas políticas. Andalucía cuenta en estos momentos con la cuarta parte de los delegados en el Congreso Federal que apoyarían sin dudarlo a Susana. Pero es que también tendría el apoyo de Extremadura, de Madrid, de Aragón y parte de Castilla-La Mancha, lo que supondría ya casi el setenta por ciento de los votos necesarios. De ahí que Sánchez haya optado por una especie de referéndum entre la militancia como única salida para salvar los muebles y evitar la más que prevista debacle.De hecho han sido los colaboradores más cercanos aSusana Díaz quienes han filtrado a algunos medios de comunicación en Sevilla ese insistente rumor de su presentación como alternativa a Sánchez en el próximo Congreso Federal. Y ni ella ni el propio Sánchez lo han desmentido.

Y mientras siguen los ruídos de sables en el PSOE y las puñaladas traperas en Podemos, Mariano Rajoycontinúa inasequible al desaliento, impasible el ademán sobre los futuros pactos de Gobierno meditando en soladead entre los pinos de Doñana cómo se van a desarrollar las cosas nada más pase la Semana Santa. Por ciento que hay que ver el cariño que le han tomado al Parque Nacional todos los presidentes del Gobierno, desde Felipe González hasta Rajoy. Se debe estar divinamente en el Coto porque no hay vacaciones que nuestros máximos dirigentes no se vayan con toda su familia a tierras onubenses a desestresarse. Puestos a buscar soluciones urgentes para el futuro inmediato de España yo le aconsejaría a Rajoy que invitase al Palacio de las Marismillas a Pedro Sánchez, a Pablo Iglesias y a Albert Riverapara hacer una cumbre entre patos, linces, ciervos y jabalíes a ver si la tranquilidad y el sosiego de esas tierras le devuelven algo de seso y cordura a nuesttos principales políticos. Que falta les hace.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios