www.diariocritico.com

Goya, que no era antitaurino, se revuelve de dolor en su tumba

jueves 28 de abril de 2016, 13:41h

Goya debe estar revolviéndose de dolor en su tumba. La Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, ubicada en Madrid, acoge hasta el próximo 25 de mayo la exposición ‘Otras tauromaquias. En el 200 aniversario de la Tauromaquia de Goya’, con grabados originales del célebre pintor junto a obras de artistas actuales que reinterpretan la lectura que se ha hecho de esa iconografía en los últimos dos siglos; vamos que quieren presentarnos a Goya como detractor de la Fiesta de Toros. Esta exposición es la primera que proyectará Capital Animal, una plataforma de gestión de proyectos de arte, cultura y pensamiento centrados en la defensa de los derechos de todos los animales, y fue presentada en una rueda de prensa en la Calcografía Nacional.

Me lo temía: en el año que se celebra el 200 aniversario (1816) de la publicación de la Tauromaquia de Goya se ha perpetrado uno de los actos más ignominiosos sobre la figura del pintor aragonés: presentar a Goya como antitaurino. Se puede estar a favor o en contra de la Tauromaquia, pero Goya siempre fue taurino; fue torero en su juventud y se integró en una cuadrilla para pagarse el viaje a Italia. Presumía de “manejar el estoque como nadie”. Su viejo criado Antonio Trueba decía: “Goya en dos cosas es incorregible: en su afición a los toros ya a las hijas de Eva (las mujeres)”. Goya fue íntimo amigo de los tres míticos toreros fundadores de la Tauromaquia tal y como la conocemos hoy: Pedro Romero, Costillares y Pepe Illo. Los días de toros, Goya se ponía su gran sombrero, su chupa (chaquetilla de torero), su capa terciada y su espada de torero, no veía nunca los toros desde el tendido sino desde el callejón y en la Plaza Mayor de Madrid se introducía en el cuadrilátero.

No me preocupan los antitaurinos, porque son consustanciales a la Fiesta de Toros y existen, han existido y existirán siempre; de hecho el movimiento antitaurinos en la actualidad se encuentra en sus momentos más bajos si lo comparamos con la época de Goya en la que se llegaron a prohibir los toros con Carlos III y su hijo Carlos IV, y además digo que ¡ay de quien no tengas enemigos! Goya se autorretrata vestido de torero con un sombrero con velas en la cabeza para pintar de noche; Goya pensaba y vivía como torero. Goya no sólo creó los grabados de la Tauromaquia, sino que los motivos taurinos son una constante en su pincel, en sus litografías y en sus dibujos. Decir que Goya era antitaurino es como afirmar que Cristiano Ronaldo y Messi odian el fútbol.

Lo que verdaderamente me preocupa es que en un año tan importante como el 200 aniversario de la Tauromaquia de Goya LOS TAURINOS (aficionados, empresarios, figuras del torero, medios de comunicación, etc ) hayan obviado este acontecimiento capital en la historia de la Tauromaquia y del arte universal; muchas veces pienso que los principales enemigos de la Fiesta de Toros -por acción y omisión aún sin quererlo - son los propios taurinos. ¿Qué está haciendo el mundo de la Tauromaquia por celebrar tan magno acontecimiento? Nada, absolutamente nada salvo alguna iniciativa de quien escribe estas líneas y sin apoyo de nadie . Luego no nos rasguemos las vestiduras y andemos llorando por las esquinas.

Manos que no dais, ¿qué esperáis? Goya debe estar revolviéndose de dolor en su tumba por las mentiras y manipulación de unos y la pasividad de otros.

Javier Gallego Sánchez es abogado, perito tasador de antigüedades, perito conocedor arte-pintura, connaisseur, Conferenciante sobre la vida y obra de Goya, Comisario Exposiciones Tauromaquia de Goya, autor del libro "Goya visto por los niños" (Editorial Circulo Rojo, 2015) y miembro del Jurado de los Premios Patrimonio Histórico-Artístico.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios