www.diariocritico.com

Igualdad o diversidad de la mujer

sábado 10 de marzo de 2018, 12:23h

El día 8 ha sido el día de la Mujer, lo que equivale a considerar la mujer un grupo social, independiente del resto de la humanidad, como si hubiera sido el día del proletariado o de los marginados, naturalmente que solo queda el hombre, de forma que, de hecho, supone una marginación para el uno de la otra.

Además se ha apropiado de la palabra género que según el diccionario: Género, del lat. genus, -ĕris, que es un término técnico específico en ciencias sociales, que alude al «conjunto de características diferenciadas que cada sociedad asigna a hombres y mujeres». No se trata de una clasificación de los sujetos en grupos identitarios, sino que según la Organización Mundial de la Salud, se refiere a «los roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera como apropiados para hombres y mujeres», orientado a visibilizar aquellas diferencias y desigualdades sociales entre hombres y mujeres que provienen del aprendizaje, así como los estereotipos, los prejuicios y la influencia de las relaciones de poder en la construcción de los géneros.

Así se ha legislado para la violencia de género, que es la violencia del hombre sobre la mujer, penada especialmente, por lo que el hombre esta perjudicado de forma global, frente a la violencia de la mujer sobre el hombre.

Efectivamente la mencionada jornada se dividió en dos partes, una de huelga, escasamente seguida por las mujeres y una de manifestación, que ha sido multitudinaria, un clamor de todo un sexo, frente al otro, que lo tuvo que aceptar pacientemente, al igual que si se hubieran manifestado por la verdad o la bondad o cualquier otra idea positiva para la sociedad.

Naturalmente este clamor esconde su uso político, básicamente por la izquierda, que lo transforma en votos. Solo la izquierda defiende a la mujer y la derecha no ha podido ni protestar pues no era políticamente correcto. Naturalmente se olvidan de que la mujer no es un todo coherente, hay clases sociales, hay diferentes niveles de capacidad de dirección, de intelectualidad y de riqueza, y también la hay de sexualidad, como es lógico las lesbianas, las madres solteras y todos lo que apoyan la manera de ser que llaman progresista, que defiende la Liga LGTB, para todos ellos la mujer promiscua o no, no ligada a la familia, no religiosa, independiente totalmente del hombre sería lo ideal, olvidando que existen unas enfermedades de transmisión sexual (ETS)que penalizan la promiscuidad y que no se pueden prevenir fácilmente como el VHB, el Papiloma virus, el SIDA etc. etc.

Olvidan que la diversidad, hace atractivas a las mujeres hacia los hombres y viceversa y que, según las leyes de la Genética, la diversidad de procedencias familiares y de etnias o razas hacen más fuertes a los descendientes. Además, por el momento los niños necesitan un útero materno y nueve meses de gestación que obligan a la mujer, sin que tenga el tema remedio alguno. Naturalmente esto obliga a la Sociedad o al Estado a sobreproteger a la mujer para que eso si pueda ser casi igualmente libre que el hombre que no esta sujeto a esas condiciones.

Igualdad de género, supone que se pueda tener acceso a las mismas oportunidades que los varones, pero para alcanzar el supuesto 50%, no puede ser obligatorio, pues habrá habilidades en que las mujeres pueden tener mas de un 50% dependiendo de las capacidades y aptitudes de la “personas” que no de las mujeres o de los hombres.

Ahora es evidente que muchas mujeres no estuvieron de acuerdo con la huelga, que sí que era política, sindicalista o partidaria, pues yo estuve en urgencias de un hospital donde había, trabajando por ejemplo más mujeres que hombres, en cambio se habla de unos seis millones de mujeres que acudieron a las manifestaciones, lo que evidencia que existe un clamor y que las mujeres no están muy de acuerdo con su situación en general en España, pero esto pertenece al reino de la psicología y de la sociología, que se presta ampliamente a la manipulación, por eso yo preferiría hoy, más ser mujer que hombre, pues he trabajado como una mula, más de cincuenta años, tomando riesgos, manteniendo una familia y ahora haciendo de “cuidador” de mi mujer que esta bastante debilitada por una cardiopatía isquémica, pero somos y hemos sido felices porque somos diversos. Pero evidentemente ni hemos sido ni somos iguales, seria el mundo de Matrix, es decir Ciencia ficción.

También es verdad, que la izquierda se quiere cargar a la familia, por lo menos a la patriarcal, pero con ello destruyen la base de la Sociedad, y la renovación de las generaciones, necesaria para que pueda haber en su día jubilados/as, que cierren el ciclo vital de la biodiversidad humana.

BERNARDO RABASSA ASENJO.

PRESIDENTE DE CLUBS Y FUNDACIONES LIBERALES.

MIEMBRO ASOCIADO DE ALIANZA LIBERAL EUROPEA (ALDE), PREMIO 1812(2008).

PREMIO CIUDADANO EUROPEO 2013. MEDALLA AL MÉRITO CULTURAL 2015, PSICOLOGO SOCIAL

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios