www.diariocritico.com

El Pentágono planea cerrar la polémica oficina de inteligencia

El Pentágono prevé cerrar la controvertida oficina de Actividades de Campo de Contra-inteligencia (CIFA) creada por el ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld (en la foto) para recabar información sobre grupos terroristas en Estados Unidos.

La medida forma parte del esfuerzo del actual secretario de Defensa, Robert Gates, de revisar, reformar y, en algunos casos, desmantelar una "arquitectura de inteligencia" creada por su antecesor en el cargo, informó el diario 'The New York Times'.

Rumsfeld autorizó la oficina después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 como parte de su esfuerzo de contrarrestar las operaciones de los servicios de inteligencia extranjeros y de grupos terroristas dentro y fuera del país.

La oficina ha sido ampliamente criticada por defensores de los derechos civiles y legisladores que acusaban al Departamento de Defensa de querer expandir su autoridad al "espionaje" interno del país y de recopilar información sobre activistas contra la guerra y de otros grupos que no suponían ningún peligro para la seguridad.

La oficina, cuyo tamaño y presupuesto es clasificado, generó en 2005 una gran polémica en la sociedad estadounidense cuando la prensa publicó que manejaba una base de datos que incluía información sobre protestas contra la guerra en iglesias, centros educativos y cuáqueros.

A principios de abril del año pasado el Pentágono reconoció que disponía de unos 260 informes que fueron "indebidamente" recogidos o guardados en una base de datos de sospechosos relacionados con el terrorismo.

Como consecuencia de las críticas, el subsecretario de Inteligencia del Pentágono, James Clapper, recomendó al Departamento de Defensa que se suspenda esa polémica base de datos, y en agosto el Pentágono anunció que pondrá fin al programa, denominado TALON (Aviso de Amenazas y Observación Local) gestionado por la CIFA.

El propio Clapper también ha recomendado ahora a Gates que cierre la controvertida oficina y que algunas de sus operaciones sean puestas bajo el control de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), señalaron fuentes gubernamentales.

El secretario de Defensa aún tiene que aprobar el planteamiento de Clapper. Fue Gates quien pidió a su subsecretario de Inteligencia que revisara la estructura de las operaciones de inteligencia del departamento y su relación con otras agencias de espionaje.

El teniente coronel Patrick Ryder, un portavoz del Pentágono, señaló que el posible cierre de la oficina no tiene nada que ver con su polémico pasado y que la medida permite "crear sinergias y más dinámica en las operaciones" de inteligencia.

El propósito del plan es fortalecer la capacidad del Departamento de Defensa y del país en labores de contra-inteligencia y inteligencia humana, concluyó Ryder.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios