www.diariocritico.com
Tiempos duros en Euskadi y también en el PP

Tiempos duros en Euskadi y también en el PP

El atentado contra el cuartel de Legutiano ha confirmado los peores pronósticos del Ministerio de Interior: ETA ha conseguido construir una estructura estanca y potente que le permitirá realizar atentados con muertos en un proceso que se ha iniciado y que tiene como objetivo desestabilizar las próximas elecciones autonómicas vascas.

   La única buena noticia -que de momento sólo es transitoria- viene del Congreso de los Diputados y del cambio de actitud ocurrido en el PP de Mariano Rajoy. Pero no es una situación estable. La confirmación de la ofensiva iniciada por Jaime Mayor Oreja y María San Gil el mismo día del atentado terrorista, indica que las maniobras para impedir un giro de moderación en la política del PP ya han comenzado con toda intensidad.

   El procedimiento es el que más daño puede hacer al líder del PP. María San Gil no ha dudado en utilizar su imagen de mujer perseguida en el País Vasco y su pedigrí en la lucha antiterrorista para enarbolar una posición de desconfianza hacia Mariano Rajoy y los cambios de estrategia emprendidos en el partido conservador en la búsqueda de posiciones de centro y de entendimiento con el Gobierno en materia antiterrorista. San Gil, que representa el valor y la firmeza de una mujer que ha superado muchas dificultades, se alinea con el sector más duro y conservador del partido azuzado y apoyado por la derecha mediática que está dando un órdago para que el PP no se centre. Es lo que Mayor Oreja, para que no haya equívocos, llama elegir entre la 'rendición' -se supone que así conceptualiza la línea que esboza Mariano Rajoy- y la 'resistencia', que sería la consagración de la política de confrontación de la anterior legislatura.

   Caben pocas dudas de que habrá más atentados y de que ETA intentará llevar a cabo masacres con bombas explotadas sin previo aviso. La Unidad de los demócratas es una condición necesaria para hacer frente a esa ofensiva. Mariano Rajoy está por ella pero no está claro que Jaime Mayor Oreja, María San Gil y los que se mueven con ellos entre bambalinas tengan la fuerza suficiente para impedir esa estrategia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios