www.diariocritico.com
La literatura árabe en América

La literatura árabe en América

La influencia árabe en la literatura y la sociedad latinoamericana protagonizó este lunes una de las mesas redondas en la Feria del Libro de Madrid, convertida en su sesenta y siete edición en foro de difusión de la narrativa y la poesía de ese continente.

Los escritores chilenos Sergio Macías, María Olga Samamé y Edith Chahín desvelan algunas de las claves de la presencia árabe en América Latina en el debate "De la Beeka al Maipo: huella árabe en la literatura latinoamericana", organizado por la Casa Árabe de la capital española.

En conversación con Efe, Macías, autor de una abundante obra poética y varios ensayos, defendió que son muchos los autores latinoamericanos que tienen "una gran presencia árabe en sus obras".

Así, puso como ejemplo al brasileño Jorge Amado y su novela "Gabriela, clavo y canela", en la que uno de sus personajes principales es un ciudadano sirio que ha emigrado al continente americano y sobre el que se articula el texto.

La influencia árabe la extiende Macías al Premio Nobel Gabriel García Márquez y a una de las obras cumbres de la literatura latinoamericana, "Cien años de soledad".

Macias explicó que los primeros habitantes que llegan a Macondo, la aldea inventada por García Márquez, son "gitanos y árabes".

El escritor chileno, radicado en Madrid, no cree que la huella árabe en la literatura de ese continente esté "predeterminada o buscada", por el contrario considera que surge de manera "espontánea e inconsciente, porque el continente latinoamericano es el continente del mestizaje".

A juicio de Macías, la integración de sirios, libaneses y palestinos tras la emigración registrada a finales del siglo XIX y el XX hacia América se produjo sin grandes trabas y la puso como ejemplo de convivencia en paz entre distintas culturas.

Según Macías, los "más hermosos sueños literarios son los que surgen de las leyendas árabes".

En el caso de Edith Chahín su literatura no surgió de la leyenda si no de su propia historia familiar. Así, su primera novela, Nahima, es la búsqueda de las huellas de sus padres que emigraron a Chile desde Siria.

Chahín contó que los relatos que su madre envío a su hijo grabados en una casete durante varios años sembraron la inquietud para investigar sus propias raíces. La autora chilena definió su primera novela como el "intenso esfuerzo por recuperar los recuerdos de un pasado desvanecido por el paso de casi un siglo" y un homenaje a su madre que deseaba que sus descendientes mantuviesen su identidad.

Por último, María Olga Samamé, doctora en Literatura, ahondó en la emigración árabe a América Latina y en su proceso de integración, en concreto en Chile.

Según Samamé, los árabes tuvieron "muchas dificultades", porque no correspondían al "prototipo de ciudadano, pero a pesar de una atmósfera adversa se dedicaron a una actividad que no significaba competencia y encontraron un hueco en el comercio ambulante hasta convertirse algunos de ellos en empresarios y colaborar en la industrialización del país".

Samamé destacó cómo sus investigaciones le han llevado a observar que la lengua árabe fue mantenida por los emigrantes pero se perdió en sus hijos y es hoy la tercera generación la que trata y tiene "interés" en recuperarla.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios