www.diariocritico.com

En la Fundación Lázaro Galdiano

Vivencia y Memoria de la Guerra de la Independencia

La recuperación de la guerra de la independencia a través de los fondos de la Fundación Lázaro Galdiano.
Las conmemoraciones son los hitos que la sociedad se otorga para actualizar la memoria, revisar el pasado y los discursos construidos, y, fundamentalmente, proyectar una nueva mirada hacia el futuro. La polifacética figura de José Lázaro como estudioso, editor y coleccionista ofrecía un campo de trabajo óptimo para recuperar la Guerra de la Independencia, además de una oportunidad sin precedentes para visibilizar esa parte de los ricos fondos de su legado.

Este condicionante de pertenencia exigía que, a pesar de tratarse de piezas sometidas al proceso de descontextualización que afecta a todo bien cultural, proceso que permite su incorporación a discursos diversos e incluso antagónicos, se incidiera en el hecho de ser espejo y retrato de la personalidad, el gusto y los intereses del coleccionista. En otras palabras, la cohesión interna que otorgaba tener un sujeto de referencia enriquecía la investigación porque la abría a la reflexión sobre el archivo, la situaba en el debate sobre la utilización de la imagen y la creación literaria como documento histórico, y, por último, contribuía a la creciente alteración que está teniendo lugar en los hábitos taxonómicos heredados, facilitando nuevos espacios de consulta más acordes con la diversidad multidisciplinar de las humanidades en el mundo actual.

  A las múltiples posibilidades que ofrecía esta nueva forma de aproximación al pasado se sumó la existencia en la biblioteca de dos manuscritos que, por circunstancias ajenas a sus autores y a pesar de su interés para el conocimiento, tanto de los hechos, como de la personalidad de José Lázaro, quedaron inéditos. Se trata en el primer caso del diario del ingeniero militar José María Román en su peripecia como defensor de Zaragoza en 1808 y su vida como prisionero de los franceses hasta 1814. En definitiva una vivencia que fue apuntando en cuadernillos con letra prieta y menuda, probablemente con la intención de una ulterior publicación.

El segundo manuscrito es un texto de recuerdos de esa época de tránsito del siglo XVIII al XIX y el devenir de los acontecimientos que se sucedieron en los albores de la España contemporánea. Su cuidada letra y presentación se debe a que, en realidad, es un original de imprenta, remitido a solicitud de José Lázaro, para publicarlo en la editorial de La España Moderna. Su autor, Ceferino Araujo, construye el discurso y la narración a través de las estampas, fuente principal de información, y verdaderas perchas donde sujetar la frágil memoria humana, evitando su desvanecimiento.

La exposición es una propuesta que se articula en torno a estos dos conceptos: la VIVENCIA y la MEMORIA. La primera se encuentra dividida en cuatro apartados. Se inicia a través del contraste entre la medida belleza del Arte militar en tiempo de paz y la premura e inmediatez que imponen el campo de batalla, el ruido de las armas, los planos estratégicos y las anotaciones de las bajas humanas. En Protagonistas se recogen algunos de los implicados en el conflicto, desde el destronado rey de España hasta los militares enemigos y aliados, además de los héroes populares; pero la gran mayoría de los que se vieron inmersos en la lucha o perecieron en ella quedaron en el anonimato, como lo muestran las estampas de Goya.

Para el artista, como para el resto de la población, se desvaneció el modo que tenían de Vivir antes de la guerra, y esa pérdida se hace presente a través de los testimonios conservados acerca del disfrute del teatro, la poesía, los toros, los bailes, el bullicio y la vida de la ciudad con sus vendedores y edificios en construcción… La nostalgia y el dolor de la pérdida provocaron nuevas Víctimas, escenarios y ruinas, algunas de las cuales, como las de Zaragoza, alimentaron el sentimiento patriótico, tornándose en ruinas heroicas, monumentos venerados y ensalzados por los vates del momento.

  Sobre la vivencia se desarrolla la MEMORIA, entendida como una inscripción, consciente o inconsciente, material o inmaterial, que permite recuperar imaginariamente, pero no por ello de un modo irreal, un acontecimiento pasado, en este caso la Guerra de la Independencia. El hilo conductor son los proyectos de monumentos, escritos y publicaciones que conforman la experiencia y transmisión de la información, fundamentalmente textual y con clara voluntad de discurso, transitando por los distintos aniversarios y el centenario de 1908. Si en un primer momento fue fundamental la transmisión oral, posteriormente se sumó -a medida que se relajaba el control- la información en las publicaciones periódicas y, por último, vieron la luz los trabajos de los historiadores, donde su condición de testigos con frecuencia va pareja a la documentación a través de textos y estampas, muy eficaces éstas últimas para dar forma al recuerdo.

Lugar: Fundación Lázaro Galdiano. C/ Serrano, 122 28006 Madrid
Fecha: Hasta el 14 de julio
Horario: De lunes a domingo de 10.00 a 14.30 h (martes cerrado)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios