www.diariocritico.com

El pulso

   Llegó el nueve de agosto y no ha habido acuerdo en la financiación catalana. El Gobierno, es decir el Presidente, calla y en Cataluña José Montilla lidera la protesta conjunta. El PSC, que siempre amaga pero nunca da, no quiere dejar el terreno libre a los más beligerantes. A fin de cuentas, dicen los socialistas catalanes, el Estatut no es inconstitucional y tienen bien presente que "no se cumple", es obra en último término de una reunión secreta entre Artur Mas y el propio Zapatero.

   Ahora no quieren que ocurra lo mismo. De CiU no acaban de fiarse y de Zapatero, a medias. Para el Tripartito es sustancial que CiU esté con ellos en alma y cuerpo y parece que lo han conseguido. El PP defiende para Cataluña una mayor financiación, pero no quiere formar parte de una iniciativa con ribetes frentistas.

   El pulso está encima de la mesa, pero no hay que alarmarse. La clave es el PSC, que aporta nada menos que 25 escaños en las filas socialistas del Congreso. Van a protestar pero nada van a romper. Esta es al menos la tranquilidad del Gobierno y de su Presidente, que a no tardar y como en otras tantas ocasiones, hará algún movimiento que linde con la magia para resolver una situación que, en definitiva, él propició y apoyó.

   Mientras en Cataluña se plantan, en Madrid  el Tribunal Constitucional tiene ya resueltos puntos muy importantes del Estatut. Si la proclamada renovación del alto tribunal se produjera en octubre, la sentencia final se podría retrasar hasta un año, según el propio TC. Si esto no ocurriera, en diciembre habría fallo. Este es el calendario del TC que, para que no falte nada, en seis semanas podría haber resuelto sobre la ley de consulta vasca. Otro pulso, el vasco, de distinta naturaleza, pero ahí están los nacionalistas, todos juntos, tensando la cuerda.

   Bajo el calor agobiante de este agosto, están ocurriendo cosas. Se tejen  acontecimientos políticos, salpicados por alarmantes cifras económicas. Ni el pulso catalán ni la cuerda vasca son hechos absolutamente nuevos. La tensión, por una razón u otra, siempre ha estado ahí, latente, silenciosa, a punto de rozar el límite que nunca se llega a tocar del todo porque nadie gana nada.

   Sobre la ley de Presupuestos para 2009, ni una preocupación. El PSOE no contará con CiU, ni con ERC, pero el PNV está negociando. CiU aspira a dCAsi ejar alguna huella y BNG y CC no son interlocutores caros. Sólo si los 25 del PSC se plantan, no hay ley presupuestaria; pero eso no va a ocurrir. De momento, pues, mucha protesta, mucha foto y mucho calor. Y mejor que así sea.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios