www.diariocritico.com

Con el referéndum revocatorio

Bolivia se da una nueva oportunidad democrática

Bolivia se da una nueva oportunidad democrática

El gobierno de Evo Morales se juega su futuro político con el referéndum revocatorio.
Por primera vez en la historia republicana se celebra un Referéndum Revocatorio, en medio de circunstancias difíciles, por llamarlas de alguna manera. Cuatro Prefectos en huelga de hambre, reglas interpretativas ambigüas y denuncias de la posibilidad de fraude electoral, sellan la nueva cita democrática boliviana.  

Este 10 de agosto se celebra el primer referéndum revocatorio en la historia de Bolivia, en un ambiente tenso y de incertidumbre por las medidas de presión en cuatro regiones por parte de líderes departamentales y cívicos para exigir la devolución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) confiscado a las prefecturas, la crisis política imperante y por la existencia de dos fórmulas, una del Congreso y otra planteada por la Corte Nacional Electoral (CNE), para determinar el porcentaje de la votación para la ratificación o no de las autoridades que se someterán este día a las urnas.

Lo que está en juego en esta cita democrática son los cargos del Presidente de la República, el Vicepresidente y de ocho prefectos —todos excepto la de Chuquisaca, Savina Cuéllar, quien fue recientemente elegida— los que serán evaluados por el voto ciudadano, aunque no todos anunciaron que se someterán a la consulta porque el prefecto cochabambino, Manfred Reyes Villa, ha desconocido la Ley de Convocatoria emanada del Congreso, a la que tilda de “inconstitucional”.

Cabe recordar que esta iniciativa surgió como un desafío personal en octubre del año pasado, cuando Reyes Villa retó al presidente Evo Morales a someterse a un referéndum revocatorio, junto con las autoridades departamentales, incluso algunas de éstas apoyaron su planteamiento. Ello derivó en un proyecto de Ley de Convocatoria que presentó el Primer Mandatario el 9 de diciembre; incluso con los reparos de varios de sus allegados.

No obstante, tras su aprobación en la Cámara de Diputados —donde el oficialismo tiene mayoría—, el proyecto fue archivado en la Cámara de Senadores —donde la oposición ocupa mayor número de curules— por ser ventajoso para la ratificación del Presidente y Vicepresidente, ya que para ser revocados el No debería superar su porcentaje de votos obtenidos en diciembre de 2005 (53,7 por ciento), mientras que varios de los prefectos no tendrían garantizada su continuidad aun si lograran más del 50 por ciento de la preferencia electoral.

Por ello, y al no haber acuerdo político, el proyecto durmió el sueño de los justos hasta el 8 de mayo. Pero cuatro días después de que Santa Cruz aprobara mediante referéndum y con más del 80 por ciento de los votos su Estatuto Autonómico, la bancada de senadores de Poder Democrático y Social (Podemos) desempolvó la Ley de Convocatoria del Gobierno, instaló una sesión y la validó por unanimidad.

El hecho provocó el rechazo de las autoridades de la denominada “media luna” (Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija), más Cochabamba, el 22 de junio, tras una reunión del Consejo Nacional Democrático (que los aglutina junto con cívicos y organizaciones de sus regiones). Allí rechazaron la actuación del principal partido de oposición en el Congreso (se denunció un pacto entre oficialismo y Podemos) y la consulta. Empero, el 4 de julio, los prefectos cambiaron de posición y anunciaron su sometimiento a las urnas el 10 de agosto. De todo esto se desmarcó Manfred Reyes Villa.

Desde su promulgación, la ley del referéndum revocatorio de mandato popular tuvo piedras en el camino. Incluso hasta hace una semana todavía estaba en duda la consulta por los conflictos en las regiones y las demandas de inconstitucionalidad presentadas por políticos. A finales de julio, la única magistrada del Tribunal Constitucional, Silvia Salame, sugirió frenar el referéndum, basada en la jurisprudencia existente, lo cual fue desestimado por la Corte Nacional Electoral.

La referida norma establece que el referéndum revocatorio “es el mecanismo institucional de consulta al pueblo para que, mediante voto universal, directo, libre y secreto, exprese su decisión sobre la cual se define la continuidad o no de una autoridad elegida también por voto universal (…) Para la aplicación de la revocatoria de mandato de las autoridades referidas en la presente ley, se requiere: a) una votación superior al porcentaje de la votación obtenida en la última elección por la autoridad objeto de la revocatoria y b) un número de votos superior al total obtenido en la última elección por la autoridad objeto de revocatorial”.

Sin embargo, la tensión aún rodea a la celebración de la consulta. Primero, por las amenazas de enfrentamiento entre grupos civiles afines al oficialismo y la oposición regional, que incluso han anunciado que custodiarán, por separado, las mesas de votación y el despliegue de la jornada electoral; lo cual tiene su epicentro en Santa Cruz con dos bandos contrapuestos: la Unión Juvenil Cruceñista y la Unión Juvenil Popular.

Segundo, este referéndum se realiza con simultáneos piquetes de huelga de hambre en demanda de la devolución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos a las prefecturas. Éstos se hallan instalados en Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija, y sus líderes anunciaron que no serán levantados por la consulta, a pesar de que rige un auto de buen gobierno dictado que prohíbe todo tipo de manifestaciones.

Más aún, esta semana estuvo marcada por el rechazo al arribo del Primer Mandatario a los aeropuertos de precisamente esos cuatro departamentos; incluso el estado de apronte de los grupos civiles impidió el martes la llegada de los presidentes de Argentina y Venezuela a un acto en Tarija. Esto va de la mano con las amenazas de cívicos de esas regiones de desconocer la autoridad de Evo Morales si sus prefectos son ratificados, y de aplicar la autonomía departamental.

Así llega Bolivia a este día histórico, con un referéndum inédito en su vida republicana, el cual también rige, por ejemplo, en España, Ecuador y Venezuela.

Vice: “Se reconfigurará el poder”:
El vicepresidente Álvaro García Linera, en una entrevista con la revista Domingo señaló que el Gobierno apunta a una reconfiguración del poder territorial con el referéndum revocatorio, el cual, a la par, es concebido como un paso más en el proceso de definición de la pulseta entre poder central y regiones, utilizando el término que él mismo acuñó en su época de analista: el “empate catastrófico”.

Las autoridades departamentales con las que conversó Domingo coincidieron en su desaprobación de la consulta de este 10 de agosto, aunque aseguraron que, al ser instruido por una ley emanada del Congreso, debe ser cumplido, excepto Manfred Reyes Villa, de Cochabamba. Por separado, los líderes regionales establecieron que el referéndum no solucionará la crisis política en el país e incluso alertaron de que puede ahondar las diferencias entre bolivianos y agravar el clima de enfrentamiento imperante.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios