www.diariocritico.com

Javier Insulza

Iberoamerica.com

La Patria del hombre es el mundo, y si en mi consistiera borraría de todos los diccionarios la palabra “extranjero”. Justo Arosemena, abogado panameño, “padre de la nacionalidad”.

Por estos días se lleva a cabo en Montevideo, Uruguay, la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno y lo que en ella ocurra se sabrá en muy pocos minutos al otro lado del “charco” (como hoy en día más de uno conoce al Océano Atlántico), al igual que en el resto de los países de la comunidad iberoamericana.

A fin de cuentas, una de las máximas del periodismo, la Proximidad, está quedando de lado. Hoy en día, gracias a las comunicaciones, uno se siente muy cerca de quienes están a miles de kilómetros de distancia y eso se traduce en una necesidad de saber lo que pasa en todo el mundo. Las distancias han dejado de ser una barrera gracias a las comunicaciones que han transformado las ganas de saber lo que ocurría muy lejos en una necesidad con reales posibilidades de llevarse a cabo.

He ahí donde Internet ha pasado a ser una herramienta indispensable para la unión de personas que tienen mucho en común. Desde hace unos años aquellos que tienen el mismo idioma y muchas similitudes en los valores y culturas están posibilitados de que las distancias dejen de ser un obstáculo. Hasta ahora lo que más los acercaba eran los teléfonos y los aviones, sin embargo, todo ello era considerado de alto costo, por lo que no podía ser considerado una herramienta de uso cien por ciento masivo; la llegada de “la red”, como también se le conoce a Internet, ha posibilitado que quienes se encuentran en Europa puedan vivir de cerca los hechos que se llevan acabo en Sudamérica, como es el caso de la mencionada Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

Lo que antes era una novedad muy costosa hoy es una necesidad a bajo precio que nos hace sentir más unidos los unos con los otros. Ahora gracias a Internet se pueden mantener reuniones telefónicas a mínimo costo con personas que se ubican muy lejos.

Pero, ¿es sólo un tema de costo el beneficio de Internet? No. Lo sustancial de esta gran herramienta es la unión de personas en poco tiempo y que nos deja ad portas de unificar una cultura. La Red puede ser la forma que estaba faltándole a Iberoamérica para ser una sola estructura. La distancia entre Madrid y Montevideo ya no es un impedimento para que aquellos que se ubican en la capital hispana (o en cualquier otro lado del mundo) puedan no sólo saber, sino también opinar sobre lo que ocurre en la Cumbre Iberoamericana.

Ya es hora de que Internet y su máximo aprovechamiento sea utilizado por los gobiernos iberoamericanos para hacer un aporte a los ciudadanos de sus países. ¿Cómo? Muchas son las formas que me vienen a la cabeza, pero la más clara es aquella que habla de la educación y la cultura. Últimamente está muy “a la moda” la educación a distancia. Diversas universidades imparten masters y diplomados a través de Internet; los mismos gobiernos han elaborado programas de enseñanza sobre Internet para sus ciudadanos, sin embargo, poco hay, o poco se ha difundido si es que existe, una herramienta interactiva común que nos haga sentir a todos los iberoamericanos como parte de un todo.

Así como en Madrid y Barcelona existe una Casa de América en la que se realizan actividades orientadas a la región, los gobiernos iberoamericanos podrían destinar recursos orientados a tener espacios comunes: una pagina web común y espacios en cada país que difundan, por ejemplo, actividades educativas, culturales, deportivas, acuerdos de cooperación, sería un primer gran paso con miras a sentirnos como parte de ese todo llamado Iberoamérica.

La propuesta esta orientada a involucrar a los ciudadanos de una forma más permanente con ese sentir iberoamericano. Con el uso de Internet las barreras oceánicas se rompen, la información fluye rápidamente y la factibilidad de llevar adelante esta propuesta de formar un sitio web que haga confluir a los iberoamericanos en un espacio común donde con un solo clic pueda a estar al tanto de actividades, beneficios, oportunidades e informaciones de cada uno de los 22 países que forman dicha comunidad es mucho más viable.

Los beneficios de esta propuesta serían casi incalculables. El más importante, de contar con una buena difusión, sería el de la integración plena los 365 días del año y no sólo cada vez que se desarrolla una cumbre presidencial. El segundo, tan importante como el primero, es la promoción constante y permanente de iberoamérica como un todo y no sólo como 22 “individualidades”.

De crear un sitio que cumpla estos y muchos otros objetivos, que podría ser conocido como “iberoamerica.com”, la anhelada integración regional, en todos los sentidos de dicha palabra, estaría varios pasos más cerca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios