www.diariocritico.com

La presencia de Román Loaysa distensionó los ánimos

La Asamblea Constituyente aprueba 11 artículos de su reglamento con la mayoría de las fuerzas menos PODEMOS

El 3 de octubre de 2006 pasará a la historia de Bolivia por una impensada cadena de abrazos. La sesión de la Asamblea Constituyente en Sucre se abrió como cualquier otra, con un considerable retraso. A momento de instalarla, la presidenta Silvia Lazarte pidió un voto de aplauso por la reincorporación al plenario de Román Loayza, a un poco más de un mes de su caída en el foso del escenario del Teatro Gran Mariscal. El aplauso fue generalizado, incluyendo a los opositores de todos los frentes.

El cruceño Rubén Darío Cuéllar, jefe de la bancada de Podemos, el principal partido de oposición, tomó la palabra para dar la bienvenida a Loayza a nombre de su partido. A continuación, todos los podemistas, de pie, saludaron con aplausos el retorno del jefe de la bancada del MAS, quien retribuyó la deferencia con un sentido discurso ante un auditorio, como nunca, completamente en silencio.

Notoriamente sensibilizado por el mal paso que lo puso de cara a la muerte, Loayza dijo: ´Estoy volviendo con más fuerza, pero con fuerza de cariño, con fuerza de amor, con fuerza de respeto´. Aseguró que ya no tenía enemigos. ´Todos somos amigos y, como amigos, nos tenemos que tratar. Yo pensaba, ¿qué he hecho mal, por qué me ha castigado Dios? De repente es una prueba, de repente a algunos les he fallado. Perdóname Dios´.

Luego dirigió la mirada al ala de los constituyentes de Podemos y, aludiendo a la madrugada del 1 de septiembre, cuando sufrió el accidente, señaló: ´De repente les he faltado ese día´.

Dijo que en este tiempo de recuperación estuvo rezando en una especie de ´templito´ que su hijo armó con imágenes de Cristo, Luis Espinal, el Che Guevara, Tupac Katari, Tupac Amaru y otros. ´Yo creo que hay que respetar a la Iglesia también, a los sacerdotes, a las monjitas´, apuntó, dando pie a una ovación de todos los asambleístas.

Finalmente, agradeció a los médicos cruceños que lo atendieron y pidió que haya unidad entre todos los bolivianos. Lo que ocurrió después acabó por sorprender a todos. Sensibilizado por las palabras de Loayza, el paceño Cleto Pérez, de Concertación Nacional, pidió a sus colegas asambleístas darse un abrazo. Tan simple como eso.

Claro, no era un abrazo cualquiera, sino uno que rompiera las barreras que hasta ahora venían separando a oficialistas y opositores, tanto dentro como fuera del Teatro Gran Mariscal.

Entonces, constituyentes, asesores, periodistas y público en general comenzaron a mirarse como buscando unos en otros la respuesta a la invitación de Pérez. Habrá pasado un segundo cuando Javier Limpias, de Podemos, se levantó de su curul para cruzar la línea divisoria de la política, el pasillo del Mariscal, y abrazar a Román Loayza.

El hielo se había roto y uno a uno, todos los constituyentes, sin distinción de bancadas, fueron confundiéndose en apretones de brazos, mientras comenzaban a flamear las banderas rojo, amarillo y verde con los primeros sones del ´Viva mi patria Bolivia´. En un momento dado se la vio a la presidenta Lazarte, del MAS, lejos de la testera, en las últimas filas de la platea, riendo afablemente con Samuel Doria Medina, de UN. O a la siempre dura Valentina Carvallo, del MAS, en pleno saludo afectuoso con Guillermo Richter, del MNR.

El sacudón emotivo fue tal, que en medio de los abrazos e incluso lágrimas que derramaron algunos constituyentes, nadie se opuso al cuarto intermedio propuesto por el vicepresidente primero, Roberto Aguilar.

El milagro político se había producido, bajo la influencia de un hombre templado, el campesino otrora incitador Román Loayza, y, coincidencia o no, la idea partió de un asambleísta de CN, la agrupación de los evangelistas. Redacción Sucre

“Todos somos amigos y como amigos nos tenemos que comenzar a tratar”,
Román Loayza

POLÉMICA

Prensa • El artículo 12, inciso m, del proyecto del reglamento proponía que la presidenta de la Constituyente autorice la presencia de los medios de comunicación en la Asamblea, lo que finalmente fue cambiado tras el reclamo de varios constituyentes, entre ellos Antonio Aruquipa (Podemos), aunque éste no emitió su voto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios