www.diariocritico.com

Obama, ven, que te perdonamos

martes 05 de julio de 2016, 22:19h

Lejos estoy de poner a los Estados Unidos, que podrían estar presididos por alguien como Donald Trump, como ejemplo a seguir. Pero hay cosas admirables en la política norteamericana. Lo digo ahora que viene Barack Obama, en su gira de despedida como (a mi juicio gran) presidente de la nación más poderosa de la tierra. Imposible desconocer el papel jugado por el ilustre visitante a la hora de la reconciliación, tras más de medio siglo de hostilidades, con la Cuba de Castro. No sé si Obama, que sí interfiere en asuntos no solamente de política exterior, como tratar de impedir la locura que fue la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, comentará en privado con sus interlocutores españoles acerca de otra locura: la situación política en nuestro país. Y no lo digo en broma: sin duda, a Washington, que tiene sus más importantes bases europeas en el sur de España, le interesa mucho la estabilidad del Gobierno de su 'aliado ibérico'.

Y ahora, no sé si en broma o en serio (porque lo nuestro es una tragicomedia), añado: por lo que vamos viendo y escuchando, como esto no nos lo arregle el presidente norteamericano, ya casi en funciones como buen 'pato cojo' que es, no lo arregla nadie; idénticos vetos y las mismas 'líneas rojas' de siempre por estos lares. Porque aquí seguimos oyendo lo mismo que el pasado mes de diciembre, los mismos pretextos, parecidos egoísmos; como si los españoles no hubiesen mostrado, con sus votos del pasado domingo 26 de junio, que se inclinan por el cambio posible, por las alianzas lógicas para emprender las reformas imprescindibles. Pero veo al Rajoy de siempre, timorato, muy timorato, a la hora de las propuestas reformistas, de las alianzas para que alguien comparta con él el timón del Gobierno. Veo -más bien lo intuyo, aunque ya ha vuelto de sus extrañas vacaciones- a Sánchez y creo que a su partido reafirmarse en el 'no' a una alianza con la formación que ganó las elecciones. Y veo a los emergentes situados en algo que podría parecer un desconcierto pertinaz en sus errores.

Así que nada: sin progresos a la vista. Ven, Obama, que te perdonamos. Bienvenido, míster Obama, welcome: tal vez usted sea capaz de hacer comprender a nuestros próceres que hay cosas más importantes en el mundo que las rencillas de patio de colegio que nos perpetúan las dos Españas. Y, si Obama no quiere mediar por aquello de la no ingerencia en asuntos internos de otros, llamemos a Vicente del Bosque: al fin y al cabo, ha logrado la reconciliación con Iker Casillas, que parecía aún más difícil que lograr una gran coalición 'a la española'.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios