www.diariocritico.com

Mascarillas

jueves 01 de octubre de 2020, 08:59h

Hasta marzo de este 2020, de vez en cuando se veía aquí, allá y acullá a alguna persona con mascarilla por distintas y distantes causas. Las primeras imágenes de bastantes personas con mascarilla llegaban a través de documentales-reportajes en las grandes ciudades chinas…hará veintitantos años.

La inmensa mayoría de la población del resto del mundo no sabíamos el por qué y el para qué de las mascarillas; a veces nos parecía ridículo, otras nos hacía gracia la china-chino que iban-venían con el artilugio de marras, y a veces, en función del trapío, de las-los orientales nos parecían seres extraterrestres o raros.

Y mira por donde, demostraron que su “adorno” en la cara llegarían a ser como un complemento-prolongación a nuestras caras, caretos, caretas, caraduras…

El origen y la historia de las máscaras-disfraces, con más menos aceptación-simpatía, creo que es paralelo al origen-historia de los seres humanos.

Primeros fueron pinturas primarias hechas con barro, hollín o piedras menos duras y coloreadas plasmadas en los rostros de las personas, luego pinturas y materiales más sofisticados, después pinturas-caretas-disfraces…actualmente, a todo lo anterior, hay que sumarle los maquillajes “modernos” y las operaciones estéticas más “innovadoras” que hacen de muchas caras, de demasiadas caras, cantidad-variedad de “cuadros” falsos, superficiales, inexpresivos, horrorosos…quizá haya alguna excepción, ¿cómo el semblante de la I.D.A. o el de Berlusconi por ejemplo?

Desde tiempos remotos y hasta los restos, hubo, hay y habrá antifaces-caretas-disfraces-máscaras para alterar el aspecto normal de la cara, aspecto que anima a pasar unas horas-días de bromas-veras a todos o a casi todos los pueblos-públicos del mundo mundial…ahí están como referencias Cádiz, Venecia o Río de Janeiro…

En fin, unas horas-días de ser o no ser, de jolgorio sano a base de máscaras y derivados con ingenio no hace daño a nadie, o casi.

El problema grave-gravísimo son esos rostros-disfraces continuos de todas, o de casi todas las élites para explotar, provocar, humillar, engañar, castigar, disimular, cazar, amenazar, atemorizar o equivocar al prójimo…o para camuflar sus auténticas intenciones-tentaciones. Sí, entre los enmascarados del “arte de camuflar” hay muchos más cobardes que valientes.

Claro, las mascarillas son sucedáneos de las máscaras…las mascarillas suelen ser menos aparatosas porque solo cubren parte-partes del rostro…tapando heridas o para proteger el aspirar-respirar humos, olores, etc.

El caso y la cosa es que estamos rodeados de máscaras-mascarillas… ojo, máscaras-mascarillas que también sirven para echarle más confusión-enredo al lamentable modelo de sociedad-suciedad que diseña-potencia el ultra capitalismo globalizado. La llamada izquierda falsa y la llamada izquierda ingenua van de fracaso en fracaso porque demasiados de sus componentes, en cuanto tienen algo de poder político-económico imitan o se unen a todo o a casi todo lo que representan los apellidos-motes que aparecen en estas páginas…y el pueblo-público y sus necesidades que sigan esperando o le den por donde le quepa. ¡Que chuflas-golfos!

El llamado centro es de derechas, la llamada derecha es extrema derecha, y así vamos tirando globalmente…asfixiados y con muchas dificultades-trampas hasta no se sabe cuando-cuanto… ¿qué es eso de la justicia humana-social? Es decir, la derecha-extrema derecha con sus máscaras-mascarillas de cartón, tela, plástico, cerámica, metal o carne manipulada merodean-ordenan a sus anchas sin control ni reflexión. ¡Que chuflas-golfos! ¡Que crueldad tantísima desigualdad entre seres humanos!

La que se armó con motivo de las urgentes mascarillas que se necesitaban para frenar los estragos del Covid 19. Bueno, malo, pues los herederos políticos de los privatizadores González- Aznar tampoco tienen “chiringuitos públicos” para fabricar-almacenar mascarillas para lidiar más virus, ni para lidiar posibles contaminaciones casi límites y masivas en medianas-grandes ciudades consecuencia del cambio climático o de los múltiples gases-residuos más-menos tóxicos con la que nos obsequia su impresentable bipartidismo de “progreso y bienestar”.

¿Alguien duda que los “vasos” del cambio climático y los “vasos” contaminados están a poco de estallar?

Sí, de ahora en adelante también las mascarillas darán mucho trabajo-negocio… hay que inspeccionar y planificar para que los ricos sean menos ricos y los pobres sean menos pobres… los demás argumentos no pasan de cuentos.

Termino con una exigencia-ruego a todas “las autoridades y expertos del sistema”, es más que urgente hacer-usar mascarillas para proteger-acabar del y con el hedor que desprenden-venden las llamadas elites económicas, políticas, deportivas, artísticas, informativas… o elites de nuevas chorradas, etc. Me imagino lo mal que llevan ese hedor damas tan conservadoras-conservaduros y finas como las Abascal, Aguirre, Lomana… Mi consideración a las excepciones.

Como siga el exceso-desmadre ultra capitalista y las carencias-negligencias de los que no se aplican el Principio de Petter… las máscaras-mascarillas, del peor género, formarán-conformarán-deformarán el todo o casi todo de los criterios-semblantes humanos.

¡Que los dioses auténticos no se hagan los ciegos-sordos-mudos!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios