www.diariocritico.com

Sospechas (XIII)

sábado 16 de mayo de 2020, 09:00h

R E Y E S

El rey Felipe VI solo ha pronunciado un discursillo de escasos minutos referente al Covid 19. Fue al inicio del confinamiento. Lógico, nos dio ánimos y se-nos deseó con la mejor intención una pronta recuperación para volver a la normalidad.

Ojo, la normalidad anterior al encierro era una guerra de guerras como señalo en la crónica número IX de este serial con el título genérico de SOSPECHAS. Es decir, sospecho que Felipe VI, asesorado por reyezuelos-vasallos de distinto pelaje, en el discursillo… metió-metieron la pata por el casi único objetivo de sus ¿sentimientos?: recobrar cuanto antes la normalidad… ¿normalidad es la guerra de guerras que nos desasosiega? El caso es que El Rey no ha vuelto a decir ni pío.

Da la impresión que el resumen, “de todo el tinglado coronavirus”, es una jugada psicológica favorable a la Dictadura Capitalista. En efecto, los augurios-derivados-secuelas del pos confinamiento y su resolución, son tan complejos-dramáticos que infinidad de paisanos y forasteros globales se conformarían con el “virgencita que me quede como estaba-estoy”… a los demás, a la mayoría, que les den por el tararí que te vi.

Los egoísmos, individualismos, negligencias y prisas actuales en el “sistema occidental” produce auténticos atropellos, rechazos y miedos letales, o casi. El que haya otros sistemas, ¿peores?, no justifican los desastres del “sistema menos malo” que es el que nos maneja-marea.

No suelo prestar atención, quizá sea peor, ni dar importancia a las obras-verdades interesadas del rey del bolero; del rock; del rey de las finanzas; de la moda; del petróleo, de las nuevas tecnologías; del rey de las pistas; del rey de Holliwood; del rey de los estadios; del rey de los conciertos; del rey-reina de “corazones”; de la reina de la copla; de la reina triste; de la princesa del pueblo; etc. etc. etc., entre otras cosas porque suelen ser reyes de un día-noche, de una temporada o de unos años. Respeto, con reservas, la parafernalia de reyes efímeros y de sus patrocinadores, pero conmigo que no cuenten. Eso sí, reconozco que entre tantos reyes-reinas de usar y tirar, o casi, los y las hay con coronitas merecidas, los hay con coronitas de bisutería y las hay con coronitas de espinas. Todos y todas tienen como un fondo de coba y todos y todas forman parte de la simbología de las “elites” y del ultra capitalismo también. ¿Excepciones?

Con frecuencia son reyes, reyezuelos o aspirantes sobre valorados que poco o nada aportan a la calma y bienestar del conjunto de “vasallos” que todos los días trabajan-producen en el mundo mundial. Poco tienen que ver con la verdadera realidad.

Por cierto, con esto de la cuarentena, no sabemos en qué han quedado o quedarán las posibles corruptelas económicas del Rey Mayor, Juan Carlos I, padre de Felipe VI. Y tampoco hay noticias de las posibles corruptelas carnales del rey tenor: Plácido Domingo.

Los casos, cosas y cosos en general y en global son tan chungos que parece que las elites y sus mandados politicastros-voceros se empeñen en normalizar lo anormal. La guerra de guerras puede ser una tapadera para intentar olvidar la urgencia de asuntos principales por abordar-solucionar. Uno de estos días escribo sobre ese asunto de asuntos.

  1. D. Hoy 16/5/2020 guardo un minuto de respeto y de silencio por el centenario de la muerte, a los 25 años, de José Gómez Ortega “Joselito”, -también conocido como “Gallito” o “Rey de los toreros”-, en la plaza La Caprichosa de Talavera de la Reina. Un toro llamado Bailador, lo corneó-mató, era de la Señora viuda de Ortega, y era burriciego y de peso medio bajo para la época.

Joselito” quizá sea el torero de toreros, quizá sea el maestro de maestros más joven, inteligente, generoso, decisivo y completo de la Historia del Toreo. ¡Los saben los dioses y seguro que lo admiran!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios