www.diariocritico.com

Sospechas (XXV)

lunes 15 de junio de 2020, 08:27h

SALARIOS

La desigualdad de los salaries en el régimen Ultra Capitalista es de atraco, es de juzgado de guardia, es de cárcel-trabajos forzados. Es inhumano, es perverso, es explosivo… y es un atentado letal a la dignidad humana.

Claro, estoy pensando-escribiendo en los salarios que el híper reaccionario sector privadísimo propaga y potencia… y tiene tantas o más contradicciones que el productor-trabajador que entrega su voto a las elites económicas establecidas.

¿Cómo es posible que los gobiernos en general, y los públicos-pueblos en particular, consientan diferencias de uno a cien, incluso de uno a mil entre los salarios de trabajadores en la misma empresa o grupo de empresas mixtas-privadas? ¿Qué degeneraciones-despropósitos tiene el conjunto de la sociedad-suciedad para asumir-asimilar semejante esperpento? ¿La insaciabilidad-prepotencia de unos y la explotación-humillación de los otros no tiene límites?

Para que haya un mínimo-máximo de armonía-equilibrio económico-social en “nuestra” Nación, Europa y Tierra: ¿las personas que denunciamos esa evidente fealdad-tristeza que podemos hacer para empezar a caminar hacia un mínimo-máximo de alegría y felicidad? Predicar con el ejemplo en primer lugar. Ojo, la alegría-felicidad continua y completa no existe…pero, consentir tanta fealdad-tristeza es un genocidio, o casi, contra un sector más-menos amplio de los seres humanos.

También es verdad que un sector de los públicos-pueblos ha de hacer autocrítica y ha de superarse en conocimientos-culturas para participar con responsabilidad y un mínimo de igualdad en el destino personal, integral y colectivo que obligan los virus en general y el coronavirus en particular. Eso de échame pan y llámame tonto es y será impresentable.

Las elites económicas, están tan acaudaladas en las formas como acojonadas en los fondos. Arman y pagan de lujo a sus capataces-representantes… y desarman-hipotecan a sus aislados súbditos hasta límites tan invisibles como asfixiantes-estrangulantes…esa es la verdad. El Régimen Ultra Capitalista es un polvorín donde las elites están en sus fortalezas y gran parte del público-pueblo están a verlas venir.

Vienen tiempos confusos, complejos, contradictorios… ojo, las elites intentarán que sean tiempos a contracorriente de la Historia Necesaria y Racional.

Se empieza siento “tradicionalista” –tradición de qué y para qué-, después conservador –conservar qué y para qué-, y se acaba siendo reaccionario-reacio…ese recorrido es la negación de la evolución humana y humanista del conjunto de la Sociedad.

Esas histerias de los reaccionarios suelen ser las páginas más sangrientas-sanguinarias de todas las Historias Humanas.

Sí, todos, o casi todos los males nacen, se desarrollan y crecen a partir de las enormes desigualdades que han impuesto las elites económicas-privadísimas a la inmensa mayoría de los asalariados.

No entiendo, ni entenderé como parte de la Iglesia, de las Fuerzas Armadas y del funcionariado apoya sin disimulos al Ultra Capitalismo cuando sus salarios son los más aproximados a la Justicia Social. En efecto, el cardenal no ingresa más allá de cinco-seis veces más que el párroco más modesto; lo mismo se puede decir del general y del sargento chusquero; ídem del presidente del gobierno y un concejal de cualquier capital de provincia… en esos salarios de Justicia Social nadie se hace rico para que nadie sea pobre. ¿Por qué dicho apoyo? ¿Hay intereses, corrupciones, compra-venta de traicioneras voluntades, complicidades o prebendas ocultas en ese sector de ciudadanos más-menos funcionarial que defienden a ultranza el Régimen Ultra Capitalista? ¿Hay personal que confunde la patria con la tripa, la unidad con la barbaridad o la bandera con la cartera?

Algunos creemos, exigimos, que la distribución de la riqueza-salario del sector público sea ejemplo a seguir por el sector mixto y privado. Solo los ciudadanos energúmenos no lo tienen mínimamente claro. La globalización, esta globalización tan caótica solo es la voluntad de los prebostes para asignar prebendas… de ahí nace la desigualdad-precariedad de un porcentaje de salarios que descalifica a todas o casi todas las elites.

“Elogio de la Estupidez” del clérigo rebelde Erasmo de Rotterdam es un libro de culto desde hace 509 años… si las elites y los profanos lo leyesen-entendiesen no se consentirían las atrocidades por las que pasa la mayoría de seres humanos. A todas las carencias-excesos que denuncia en su época, hoy, añadiría las justificaciones-sandeces de los horteras y de los nuevos riquillos… y “sacaría los colores a los máximos expertos de la Dictadura Capitalista”. Hacen falta Erasmos Rebeldes en todas entidades-instituciones locales, nacionales y globales. ¡YA!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios