www.diariocritico.com

La falsa socialdemocracia del actual PSOE

sábado 23 de octubre de 2021, 13:45h

En la última Convención Nacional del PSOE, Pedro Sánchez se ha declarado socialdemócrata, como en su día lo hiciera Felipe González, quien todavía y pese a sus discrepancias se ha abrazado a él, y tan amigos. Naturalmente ni Pedro Sánchez es socialdemócrata, ni siquiera es socialista, ni comunista a pesar de estar ligado a Podemos, por la fuerza de mantener la poltrona de presidente y así no tener que convocar elecciones para que se aprueben los presupuestos y una serie de leyes que no tienen nada que ver con la socialdemocracia, base de la relación entre socialistas y liberales que intenta mantener grados de libertad individual unidos a solidaridad.

Tampoco es el PSOE, ni el de los cien años, incluida la república, y toda la Transición, pues el Sanchismo no tiene otro objetivo que Pedro Sánchez duerma en la Moncloa y disponga de ingentes cantidades de dinero con el que mantener a sus amigos y a sus votantes, que cada vez son menos, mientras asfixia el país a impuestos que reparte injustamente a los independentistas, para que su gobierno Frankenstein, se mantenga con la ayuda del PNV, Bildu y Esquerra republicana, entre los gobiernos catalanes y vascos, los primeros arruinando a su Autonomía, los segundos repartiéndose la mejor tajada. Tampoco es obrero, pues no defiende a los movimientos obreristas sino a los espabilados sindicatos de UGT y CCOO que viven gracias a las cuantiosas subvenciones que les da, acaparando 74 de los 98 millones repartidos por el Gobierno en la última década. Además, El Gobierno ha aumentado un 56 % la partida para subvencionar a los sindicatos en 2021. El Consejo de Ministros acordó destinar más de 13,88 millones a financiar las actividades de carácter sindical, cinco millones más que en 2020 / El Gobierno de coalición casi reestablece la cantidad recortada a estos fines por Mariano Rajoy, que consiguió controlar la desnortada economía heredada de Zapatero en 2011.

La socialdemocracia según la Wikipedia, “es una ideología política, social y económica, que busca apoyar las intervenciones estatales, tanto económicas como sociales, para promover la justicia social en el marco de una economía capitalista. Es un régimen de política que implica un compromiso con la democracia representativa, medidas para la redistribución del ingreso y regulación de la economía en las disposiciones de interés general y estado de bienestar.

La socialdemocracia tiene como objetivo crear las condiciones para que el capitalismo conduzca a mayores resultados democráticos, igualitarios y solidarios; y se asocia a menudo con el conjunto de políticas socioeconómicas que se hicieron prominentes en el norte y el oeste de Europa -particularmente de organización social de los países nórdicos- durante la segunda mitad del siglo XX.​

La socialdemocracia moderna se caracteriza por un compromiso con políticas destinadas a reducir la desigualdad, la discriminación de los grupos desfavorecidos y la pobreza, incluido el apoyo a servicios públicos universalmente accesibles como atención a personas mayores, cuidado infantil, educación, atención médica y mejoras laborales. El movimiento socialdemócrata también tiene fuertes conexiones con el movimiento laboral y los sindicatos y apoya los derechos de negociación colectiva para los trabajadores, así como medidas para extender la toma de decisiones democráticas más allá de la política hacia la esfera económica en forma de codecisión para los trabajadores y otros sectores económicos interesados. Se diferencia de otras concepciones del socialismo por la manera que interpreta el significado e implicaciones de ese término, especialmente en materia política, ya que los socialdemócratas se caracterizan por sus políticas reformistas ligadas a la participación ciudadana, protección del medio ambiente e integración de minorías sociales en las democracias modernas, y abordan los valores sociales desde un prisma progresista.

En algunos casos se asocia la socialdemocracia, con la tercera vía, una ideología que se desarrolló en los años noventa y que aparentemente quiere fusionar la economía liberal con las políticas de bienestar social democráticas, aunque algunos analistas han categorizado esta la tercera vía dentro del movimiento social liberal o liberal. Lo que en este caso del PSOE actual, es radicalmente falso. ​

En sentido estricto, la socialdemocracia es una tendencia política que surgió en Europa en la segunda mitad del siglo XIX, como una ideología política de izquierdas de carácter europeísta que promueve un socialismo democrático y reformista.​ Es una versión socialista peculiar de países altamente desarrollados. Es propiamente un fenómeno del norte de Europa —Finlandia, Suecia, Noruega, Alemania, Austria, Dinamarca— que obedece al avance del movimiento obrero de los países nórdicos. La socialdemocracia sostiene que la autoridad pública debe intervenir para restablecer el equilibrio y la libertad económica. «Competencia donde sea posible, planificación donde sea necesaria», fue la proclama del Partido Socialdemócrata Alemán en su Programa de Bad Godesberg de 1959.”

Cualquiera que lea estas definiciones populares, se dará cuenta rápidamente que no tienen nada que ver con el PSOE actual, nacido de los planteamientos , de Zapatero, que ya arruinaron a España en sus ocho años de mal gobierno, como lo esta haciendo ahora Pedro Sánchez, aumentando , la deuda pública que ha crecido así en 134.607 millones con respecto a junio de 2020, un 10,4%, y en 223.906 millones con respecto a febrero del mismo año, el último mes antes del estado de alarma, lo que equivale a un alza del 18,6%. La deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó los casi 1,43 billones de euros en junio de 2021, un nuevo récord que equivale al 122,1% del producto interior bruto (PIB).

Finalmente, la inflación se ha convertido en una molesta compañera de viaje de la recuperación teórica en marcha. La subida de los precios en España, del 3,3% en agosto respecto al año pasado, no se veía desde hace casi una década. Y eso es porque somos más pobres después del Covid 19, pero la causa se halla en el desorden económico del gobierno, hinchándose a dar subvenciones para intentar parece un buen gobierno, pero la verdad es que ira a peor por mucho que Nada Calviño se empeñe en mantener un correcto camino, no dejándose pisar por Yolanda Díaz de Podemos que pretende nada menos que derogar la reforma laboral de Rajoy, lo que está siendo muy mal visto por la Unión Europea, cuya financiación es muy necesaria para no arruinarnos del todo. Veremos que dice el próximo consejo de ministros. De Socialdemócrata nada, Sanchista hasta la médula para mantenerse en el poder, hasta que no le quede más remedio que convocar elecciones ante la posible hambruna de los españoles más desfavorecidos.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios