www.diariocritico.com

Pedro Sánchez, heredero del comunismo: nuevo presidente de la Internacional Socialista

lunes 28 de noviembre de 2022, 12:46h

Pedro Sánchez acaba de ser proclamado Presidente de la Internacional Socialista que proviene del comunismo más acendrado de la 1ª Internacional Comunista. De la Segunda Internacional a la Internacional Socialista de 1951 según Oscar Fernández, el 14 de julio de 1889, en el centenario de la Revolución Francesa, Friedrich Engels fundaba en Inglaterra la Segunda Internacional, junto a los dirigentes alemanes August Bebel, Wilhelm Liebknecht y Karl Kautsky, entre otros. Tras la derrota de la Comuna de París en 1871, la burguesía europea comenzó una fuerte persecución contra todas las tendencias revolucionarias y socialistas, causando que miles de obreros emigraran a América. El Congreso de la Primera Internacional, reunido en 1876 en Filadelfia, decide entonces disolver la organización debido a la represión constante de la que eran objeto..

El partido más destacado en este aspecto fue el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), que resultó de la fusión entre marxistas y los seguidores de Ferdinand Lassalle. Surgido en la clandestinidad y el exilio debido a las políticas antisocialistas de Bismarck, el SPD fue un ejemplo para los socialistas de Europa, por su forma de organizar a las masas y combinar la lucha en el parlamento con la lucha en las calles, las acciones legales y clandestinas y ganar millones de trabajadores a sus filas.

En 1889, en la celebración del centenario de la Revolución Francesa, Friedrich Engels se encargaría de organizar la fundación de una Segunda Internacional que organizara a los nuevos partidos obreros que surgían en el mundo. Tras la muerte de Engels, la Segunda Internacional tomó algunas medidas destacadas y progresivas como la lucha por la jornada laboral de 8 horas diarias con descanso los fines de semana, la conmemoración del Primero de Mayo como el Día Internacional de los Trabajadores (mismo que sería un día de lucha por reivindicaciones sociales) en honor a los obreros anarquistas asesinados en la plaza de Haymarket en Chicago y la conmemoración el 8 de marzo como el Día Internacional de las Mujeres Esto derivó a que, por ejemplo, los dirigentes socialistas en Inglaterra solamente pelearan por demandas nacionales y no denunciaran las condiciones a las que su país sometía a los trabajadores en India, Irlanda o África. El internacionalismo se convirtió solo en consignas “rojas” y vacías para relucir el Primero de Mayo.

Rosa Luxemburgo —como parte de un ala izquierda donde estaban también Lenin y Trotsky— derrotó teóricamente al ala revisionista encabezada por Eduard Berstein, que expresaba mas “consecuentemente” este fenómeno reaccionario en las filas de la Internacional y abandonaba abiertamente una política revolucionaria en favor de una línea reformista. A la vez, el estallido de la Revolución de 1905 en Rusia comprobó que las revoluciones no eran cosa del pasado (como sostenían los revisionistas). Sin embargo y a pesar de ello, estas desviaciones oportunistas siguieron desarrollándose en los años siguientes.

Por esta razón es que Rosa Luxemburgo describiría a la socialdemocracia como “un cadáver hediondo” y Lenin sugeriría abandonar el nombre de socialdemócrata en favor del de comunista para los partidos que se resistían a capitulación socialpatriota. Tras el estallido de la guerra, los socialdemócratas —llamados despectivamente por el ala izquierda como “socialpatriotas”, “socialchovinistas” o “socialtraidores”— se ajustaron a la política de sus respectivos países, mientras que Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo organizaban a los socialistas internacionalistas para discutir cómo enfrentar la guerra.

Esto se expresó en las conferencias en Zimmerwald en 1915 y Kienthal en 1916 (Suiza), donde Trotsky diría con ironía que “era escandaloso que todos los internacionalistas del mundo cupieran en sólo cuatro coches”. Tras el estallido de la Revolución Rusa y la toma del poder por parte de los bolcheviques, la Segunda Internacional se fragmentó entre quienes seguían la línea de la antigua organización y quienes criticaban los aspectos más escandalosos de su política, aunque no compartían los métodos revolucionarios de los comunistas.

Las tendencias contradictorias de la Internacional “dos y medio” no podían coexistir. Los elementos más revolucionarios se unirían a la Internacional Comunista, y los más reformistas regresarían a la Segunda Internacional en 1923, renombrándose Internacional Obrera y Socialista. Continuó existiendo hasta finales de los años 30 y principios de los 40, cuando el surgimiento del fascismo en Italia, Alemania y España y el estallido de la Segunda Guerra Mundial (de la mano de la ocupación nazi) harían que prácticamente todos los partidos socialistas pasaran nuevamente a la clandestinidad.

Esta situación continuaría hasta 1951. En Fráncfort se reunirían nuevamente los partidos socialdemócratas para agruparse bajo el nombre de Internacional Socialista. Estos partidos abandonaron definitivamente toda adscripción al marxismo.

Según el Independiente Sánchez se propone hacer de la Internacional Socialista un "polo ideológico" influyente en el mundo en artículo de Juanma Moreno sobre el Congreso de la Internacional Socialista, en el que es proclamado nuevo líder de la internacional socialista. La Internacional Socialista, una organización que en su forma actual existe desde 1951, cuando fue reestablecida en el congreso de Fráncfort, seguía viviendo dificultosamente, con respiración asistida. No es ningún secreto. Pedro Sánchez toma ahora las riendas y pretende darle la vuelta por completo, conferirle mayor empaque. Y darle más peso en el orden mundial. De ahí que uno de sus propósitos sea hacer de ella un «polo ideológico» influyente dentro incluso de Naciones Unidas, y que a ella se adhieran —o regresen, más bien— partidos socialdemócratas y socialistas de todo el planeta. Un mensaje que se dirige al SPD alemán y a las formaciones hermanas de los países nórdicos, que abandonaron hace años las filas del movimiento. Recordó Sánchez, en ese sentido, que la IS fue quien también «el mayor contribuyente» de la acción de la ONU, siendo decisiva en el nacimiento y desarrollo de la ONU. Pues bien, ahora es el momento, remarcó, de «fortalecer y renovar el vínculo entre la Internacional Socialista y Naciones Unidas». «Este debe ser el polo ideológico en defensa de Naciones Unidas, del multilateralismo, para combatir esas amenazas globales que no se detienen ante ninguna aduana. Nuestro internacionalismo es el mejor antídoto contra la política miope de las trincheras y las fronteras», sostuvo.

«Ser de izquierdas imprime carácter —sostuvo Sánchez ante las delegaciones llegadas a Madrid para el XXVI de la IS, entidad que agrupa a 132 partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas de todo el mundo—, y por eso es necesario que en momentos tan complejos promovamos los valores de sentido común, los de la socialdemocracia». Valores como la igualdad de género puertas para fuera pero también «puertas para dentro, garantizando la paridad y la igualdad real y efectiva entre compañeros».

El presidente recogía en ese punto el guante de la nueva presidenta de la Internacional Socialista de Mujeres, la dominicana Janet Camilo, que también accedió a su cargo esta semana en Madrid y que es la primera latinoamericana en hacerse con el liderazgo del brazo femenino de la Internacional. Camilo se quejó de que algunas delegaciones arribadas a Madrid estaban compuestas mayoritariamente por hombres.

El líder socialista se refirió en ese punto, tras hacer un «llamamiento global en favor de la paz», a la guerra en Ucrania. Esgrimió que la invasión rusa demuestra lo importante que es la defensa de la legalidad internacional, de un orden mundial «basado en reglas«. Ahora debe abrirse el «tiempo de la diplomacia«, para poner fin a la guerra en Ucrania y en otros puntos del globo. «Vamos a trabajar por el cese de todos los conflictos en todos los continentes. Ahí va a estar la IS», mantuvo.

Ante el plenario intervinieron, además de Zapatero, la nueva presidenta de la Internacional de Mujeres, Janet Camilo; la responsable de Internacional del PSOE y hacedora —como la reconocen sus compañeros— de este XXVI Congreso, Hana Jalloul, y por supuesto la nueva secretaria general de la IS, Benedicta Lasi, quien aseguró que es su responsabilidad asegurar que las voces de los africanos «se escuchan en todo el mundo». «No vais a tener en mí un presidente eurocéntrico de la IS —les prometió Sánchez en el cierre—. Nuestro propósito no es otro que hacer un mundo mejor». A pesar de su abandono del marxismo todas sus actuaciones en España siguen asociadas al comunismo con cuyo partido forma la coalición llamada Frankenstein.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios